06/08/2010

Evidencian familias constante falta de seguridad

De nuevo, dos mineros atrapados en mina de Coahuila

Por Guadalupe Cruz Jaimes

México, DF 5 ago 10 (CIMAC).- Debido a la negligencia del Estado mexicano, que permite la explotación de yacimientos de carbón sin que cumplan con los requisitos mínimos para garantizar la vida y salud de los trabajadores, desde hace cinco días, dos mineros permanecen atrapados en el pocito “El Boker”, en San Juan Sabinas, Coahuila.

El viernes pasado, en “El Boker”, propiedad de “Refacciones y Materiales de Sabinas”, se registró un siniestro en el que quedaron atrapados 14 trabajadores del carbón, de los que sólo 12 fueron rescatados, Ramón Sánchez Arellano y Plutarco Ruiz Laredo aún no han sido rescatados y se desconoce en qué condiciones están.

Sus familias permanecen en las inmediaciones del pozo en espera de noticias, por parte del Grupo Acerero del Norte (GAN), quienes se hicieron cargo del rescate, junto con otras personas de la comunidad, debido a que las autoridades del estado se presentaron hasta el lunes pasado.

Los mineros que sobrevivieron fueron rescatados con cuerdas que GAN y personas de la comunidad les proporcionaron, informó a Cimacnoticias Cristina Auerbach, de la Organización Familia Pasta de Conchos (OFPC), asociación conformada por viudas y familiares de los 63 trabajadores que permanecen sepultados en la mina Pasta de Conchos desde 2006.

Ramón y Plutarco no pudieron ser rescatados porque el sistema que utilizan para subir y bajar carbón y mineros (malacate) se destruyó, y el cable del sistema manual “para emergencias”, también se rompió al intentar rescatar a los trabajadores.

En los tres años de operación de “El Boker”, el yacimiento no ha tenido una sola inspección por parte de la delegación en Coahuila de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), a pesar de que una representación se encuentra en el mismo municipio donde ocurrió el siniestro.

La defensora de derechos humanos denunció que el pocito inició operaciones el mismo día que se registró el siniestro, ya que dos meses atrás se inundó, y un mes después el huracán “Alex”, provocó graves afectaciones en la región.

Todo ello es una prueba de que las autoridades del Trabajo locales y federales incumplen con su responsabilidad de proteger la vida y salud de los trabajadores, “no les hacen un favor, es su responsabilidad garantizar esos derechos en sus centros de trabajo”, afirmó.

En lugar de realizar de manera inmediata el rescate, el delegado de la STPS en Coahuila, Manuel Hernández Rocha, se apresuró a dar “las condolencias” a las familias de Ramón y Plutarco, lamentó Auerbach, también dirigente de Equipo Nacional de Pastoral Laboral.

VIOLACIONES A DERECHOS LABORALES

El viernes pasado, pese a no solucionar las averías del pocito, “Guicho”, único nombre con el que se le conoce al encargado del yacimiento, ordenó el ingreso de los trabajadores para que comenzaran a extraer carbón.

El primer turno logró cumplir con sus tareas, por las que reciben 110 pesos diarios, pero durante el segundo, y debido a la falta de seguridad, el pocito nuevamente se inundó.

Además de las condiciones de inseguridad en las minas y pocitos, los patrones incurren en violaciones laborales, como dar de baja a los trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social, (IMSS) aún cuando continúen trabajando para ellos.

Es el caso de Plutarco, quien, a pesar de llevar 3 años laborando para “Refacciones y Materiales de Sabinas”, fue dado de baja del IMSS en tres ocasiones, la última vez lo dieron de alta el pasado 26 de julio, cuatro días antes del “accidente”.

Los trabajadores lesionados por el siniestro fueron trasladados a la clínica del IMSS en Palaú, sin embargo, “como no había especialista”, fueron trasladados a la clínica de Nueva Rosita.

Marco Antonio Cruz Martínez y José René Pérez Zúñiga, fueron dados de alta por primera vez el 28 de julio, dos días antes de que el pozo reiniciara las operaciones de extracción de carbón.

Sumado a la falta de registros médicos, los trabajadores no recibían capacitación, no estaban sindicalizados y tampoco tenían un ingeniero responsable de las obras.

En “El Boker”, como en pocito “Ferber”, la Mina Lulú y Vertical 4, donde se han registrado siniestros semejantes, “son el resultado de la permanente y sistemática negligencia de la STPS” aseguró Auerbach, quien junto con la OFPC documenta las violaciones a los derechos humanos de los mineros en la región carbonífera de Coahuila.

La OFPC indicó en un comunicado que conocen el resultado de la investigación que realizará la delegación de la STPS en el pocito, “como en todos los casos señalados, se impondrá una multa de menos de 700 mil pesos por no cumplir con las normas de seguridad e higiene. La empresa promoverá un amparo, y la STPS podrá disputarlo para asegurar estos ingresos extras”.

Y así, “mañana abrirán un nuevo pocito y el círculo se repite interminablemente”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario