24/03/2015

Cada 26 horas un periodista es agredido en México: Artículo 19


Distrito Federal, Quintana Roo y Veracruz son las entidades con más agresiones a periodistas.


Nayeli Roldán (@nayaroldan)

Demanda el Ifai datos de granja canadiense


De la Redacción
 
El Instituto Federal de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos (Ifai) ordenó a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) buscar y proporcionar todos los documentos, reportes o declaraciones relacionadas con la amonestación realizada a la granja Red Rock, que forma parte del Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales México-Canadá, que regula las relaciones laborales de connacionales que acuden a ese país.


Mediante una resolución, el Ifai revocó la respuesta que ofreció la dependencia a la solicitud de información bajo el argumento de que se trataba de datos confidenciales. Para los comisionados del Ifai, esto no constituye un dato de la persona física y tampoco es una información que eventualmente pudiera ser reveladora del patrimonio de la misma.

En la resolución que fue elaborada por la comisionada presidenta, Ximena Puente, se desestima la postura de la STPS de que esta información podría entorpecer el proceso de negociación internacional en trámite.

Asimismo, la dependencia no verificó que la información que le fue remitida sobre la granja tuviera carácter confidencial.

Con la resolución, la STPS deberá proporcionar una nueva versión pública de los siguientes documentos: informes de retorno de trabajadores agrícolas, reportes recibidos por los trabajadores sobre conflictos con empleadores y requisiciones del patrón, en los que deberá dejar a la vista el nombre de las granjas que contratan a connacionales.

En la respuesta al particular, la STPS proporcionó versiones públicas de los documentos referidos, pero eliminó el nombre de las granjas, por considerar que se trata de datos de carácter confidencial. Incluso, el Ifai hace referencia a que en el sitio oficial del Departamento de Empleo y Desarrollo Social de Canadá se difunde la relación de las granjas que han sido suspendidas o excluidas de citado programa por no haber cumplido con las condiciones establecidas en el Reglamento de Inmigración y Protección de Refugiados.

El Ifai detectó que la STPS incumplió con el procedimiento de búsqueda de información que se establece en la Ley Federal de Transparencia, ya que no turnó la solicitud a la Unidad de Asuntos Internacionales, que debió indagar sobre la información disponible.


Periódico La Jornada
Martes 24 de marzo de 2015, p. 8

Insiste Montemayor en descalificar la versión sobre ‘‘quema’’ de normalistas


Foto
Presenta el investigador de la UNAM elementos termodinámicos

Jorge Montemayor, ayer en la Facultad de Medicina

El investigador del Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Jorge Montemayor Aldrete volvió a presentar argumentos contra la principal hipótesis de la Procuraduría General de la República (PGR) que apunta a que los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos desde hace seis meses fueron incinerados por miembros del crimen organizado en el basurero de Cocula, Guerrero.

Durante la conferencia Evidencias científicas en el caso Ayotzinapa, realizada en la Facultad de Medicina, el científico aportó elementos apegados a la termodinámica para contravenir los argumentos del ex procurador Jesús Murillo Karam.

Consideró que la nueva titular de la PGR, Arely Gómez González, debe extender la investigación para indagar sobre la posible participación del Ejército en los hechos. Un elemento que ‘‘da una pista’’ de esa posibilidad es el caso del normalista que fue desollado y cuyas fotografías circularon en redes sociales.

‘‘Mis abuelos tenían un rancho y por eso sé que al quitarle la piel a un borrego, cabrito o pollo, éstos no sangran porque ya están muertos. Pero en el caso de este joven era lo contrario, pareciera que lo desollaron vivo, lo torturaron. Eso sólo lo puede hacer un profesional entrenado por ejemplo por kaibiles (tropas de élite guatemaltecas) o por soldados estadunideses. Y se sabe que desde 2001 elementos de las fuerzas armadas mexicanas van a ese tipo de cursos.’’

El especialista en ciencias materiales, termodinámica y otras disciplinas indicó que la versión de la PGR es que los normalistas fueron incinerados en una barranca profunda del basurero, con una extensión de entre 125 y 150 metros cuadrados, pero para poder apilar todos los cuerpos a una distancia adecuada en tres hileras se necesitaba un espacio de al menos 468 metros cuadrados.

Reiteró que para poder incinerar esa cantidad de cuerpos se hubiesen requerido 33 toneladas de leña o mil llantas, las cuales hubiesen dejado una huella de acero líquido debido a que la hoguera alcanzó mil 600 grados.
Foto Cristina Rodríguez
Emir Olivares Alonso
 Periódico La Jornada
Martes 24 de marzo de 2015, p. 5

En manos del PJF, petición de la CIDH sobre desaparición forzada


Será ese poder el que tome la decisión: Gómez Robledo

Ciro Pérez Silva
 
La decisión de aceptar como desaparición forzada y no sólo homicidio, secuestro y delincuencia organizada el caso de los alumnos de la Normal de Ayotzinapa, como pidió el grupo de expertos independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que da asesoría al Estado mexicano en el tema de los normalistas, depende del Poder Judicial, insistió este lunes el subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la cancillería, Juan Manuel Gómez Robledo.

‘‘La razón de esta recomendación tiene que ver con la importancia de proteger en toda su dimensión el bien jurídico y a juicio del grupo de expertos quedaría mejor protegido si se recurriera al tipo penal de la desaparición forzada’’, puntualizó el funcionario.

El pasado viernes, la jurista colombiana Ángela Buitrago, integrante del grupo de expertos, subrayó que ‘‘hablar de homicidio, secuestro o de otro tipo penal no involucra bienes jurídicos internacionales… vemos elementos que estructuran el delito de desaparición forzada […] Los otros delitos son especializados o comunes, pero no con las características y la importancia de protección a la vida, a la integridad y a la dignidad de la persona’’.

Gómez Robledo agregó por su parte que antes de salir de México –volverán después de Semana Santa– el grupo de la CIDH planteó ‘‘como parte de la confirmación de sus entrevistas con distintos actores que han tenido alguna participación en las investigaciones, poder entrevistarse con aquellos elementos militares que forman parte del 27 batallón de infantería, con sede en Iguala, que ya declararon ante el Ministerio Público, y eso es lo que vamos a transmitir a las autoridades correspondientes’’.

El subsecretario fue interrogado al término del lanzamiento del Decenio Internacional de las Personas Afrodescendientes, en el que se planteó la necesidad de ‘‘visibilizar’’ a este sector, uno de los más discriminados.

En el mismo acto, el titular del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), Eduardo Sojo, reconoció que este sector de la población (los afrodescendientes) no ha sido contemplado en ninguna de las encuestas realizadas, por lo que en esta ocasión integraron específicamente una pregunta para identificar a este grupo en el cuestionario intercensal que aplica actualmente el instituto. Este ejercicio para identificar y ubicar a la población afrodescendiente se realiza en 270 municipios a manera de censo y en tres más de forma muestral.

Todos somos afrodescendientes

A su vez, el antropólogo Diego Prieto Hernández llamó la atención sobre el hecho de que desde el siglo XX se determinó que, biológicamente, no hay razas entre los seres humanos, ‘‘pero a pesar de ello hay racismo’’. En todo caso, subrayó, ‘‘todos somos afrodescendientes en razón de que el origen del homo sapiens tuvo lugar en África’’.

Periódico La Jornada
Martes 24 de marzo de 2015, p. 5

Académica de Berkeley pide aclarar Ayotzinapa



Advierte sobre riesgos en las protestas

Emir Olivares Alonso

La filósofa feminista Judith Butler se manifestó por el derecho a la verdad y a la justicia en el caso Ayotzinapa. Al ofrecer una conferencia magistral en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a invitación del Programa Universitario de Estudios de Género y la Facultad de Filosofía y Letras, la académica de la Universidad de Berkeley basó sus palabras en el caso de los estudiantes de esa normal rural.
Indicó que tanto en México como en el mundo protestar en las calles ‘‘puede ser fatal’’, pues incluso hay un riesgo contra la vida misma de quienes se manifiestan, debido a que en lugar de garantizar los derechos a la protesta y la seguridad en estos actos, la policía ‘‘los arresta, mata o desaparece’’.

En la Sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario, la estadunidense planteó una interrogante: ‘‘¿Cómo puede haber justicia cuando los que están en el poder son injustos?’’ El caso Ayotzinapa, dijo, es simbólico, pues los normalistas, en su legítimo derecho a la reunión, intentaban juntar dinero para sumarse a la movilización por un aniversario más de la masacre estudiantil del 2 de octubre de 1968, para reclamar justicia y verdad por esos hechos. Sin embargo, hoy en el mundo se exige lo mismo en su caso.

‘‘La lucha no ha terminado y se debe continuar exigiendo el acceso a la verdad y a la justicia, llevar a los responsables (de este crimen) ante los tribunales’’, dijo al expresar su solidaridad con quienes en el país y el mundo se han movilizado para alcanzar esos objetivos.

En la que fue su primera visita a México para impartir una conferencia magistral, Butler, autora de obras como El género en disputa, El feminismo y la subversión de la identidad, Cuerpos que importan y El grito de Antígona, expuso tres conceptos de su obra: performatividad de género, precariedad y vulnerabilidad.

La feminista subrayó que los derechos a la vida, a reunirse y a protestar deben ser salvaguardados por cualquier gobierno responsable. Pero por el contrario, no sólo en el caso de Ayotzinapa, sino en diversos sitios del orbe, hay fuerzas policiales militarizadas que atacan a quienes protestan para exigir sus derechos.

Periódico La Jornada
Martes 24 de marzo de 2015, p. 5