14/05/2014

Campesinos de AL repudian el asesinato del zapatista Galeano


Responsabilizan al gobierno de la agresión


Foto
Luego de la agresión a bases de apoyo del EZLN del caracol La Realidad, a principios de mes, los 13 heridos pertenecientes a la CIOAC recibieron atención de la Cruz Roja –algunos de ellos en la imagen– y tres fueron trasladados al hospital de Guadalupe TepeyacFoto Moysés Zúñiga Santiago
Hermann Bellinghausen
Enviado
Periódico La Jornada
Miércoles 14 de mayo de 2014, p. 23
San Cristóbal de las Casas, Chis., 13 de mayo.

Las organizaciones de La Vía Campesina en la región América del Norte y Latinoamérica, “frente a las agresiones que terminaron con la vida del maestro Galeano, un hermano y compañero zapatista, en La Realidad, Chiapas”, sostuvieron que estas agresiones contra los zapatistas, como todas las anteriores, parten del mal gobierno, de los empresarios y del imperialismo, que buscan aniquilar a quienes luchan por la libertad y la justicia, que buscan eliminar a quienes siembran esperanza.

La declaración de solidaridad, firmada también por la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC) apunta que esa esperanza crece y se multiplica en luchas y experiencias de los pueblos del mundo entero frente a un capitalismo que ha demostrado por enésima vez ser el causante de las injusticias. Y la respuesta que encuentra es violencia y muerte.

La Vía Campesina y CLOC reiteran algo que ya han dicho anteriormente: La violencia contra los humildes, contra hermanos indígenas y campesinos, sólo responde a la lógica egoísta del imperio, el capital y sus gobiernos. Servir a esta lógica, es traicionarnos como clase, traicionar a los pueblos, a los trabajadores y trabajadoras, es traicionarnos a nosotros mismos. No importa bajo qué organización, o de qué tipo, se produzcan estos hechos, sólo sirven a los planes del enemigo que se relame en su ambición y avaricia.
Repudian el asesinato, las agresiones y daños en la comunidad, así como los falsos relatos y mentiras que intentan encubrir la agresión, que hablan de confrontaciones y disputas internas en la comunidad como origen y causa del asesinato, como justificación. No hay justificación.

Las organizaciones campesinas, con presencia en de todo el continente, expresaron su solidaridad con los heridos, con la comunidad agredida, las familias, las compañeras y los compañeros, y les decimos que no están solos, que nosotros no estamos solos. Responsabilizan principalmente al Estado mexicano y al gobierno de Chiapas y su campaña contrainsurgente, así como a las organizaciones y paramilitares que se prestan a sus intereses de dividir, de asesinar y de destruir por las dádivas que les ofrecen los de arriba.

A escala local, los órganos de representación ejidal del ejido Tila y los ejidatarios adherentes de la Sexta declaración de la selva Lacandona dijeron este martes que “el compañero Galeano seguirá viviendo entre nosotros, en nuestra mente y corazón, porque es un ejemplo de lucha por su pueblo que debemos seguir”. Los ejidatarios choles demandaron que no reine la injusticia en nuestra propia tierra, pues bien sabemos que todo lo que está sucediendo es por las anomalías del mal gobierno.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario