03/04/2014

"Hacemos un llamado a toda la sociedad para que trate y respete a toda gente que migra, porque son seres humanos"



Entrevista al sacerdote Fray Tomás González, responsable de la Casa del Migrante en Tenosique (Tabasco)


El sacerdote Fray Tomás González es quien está a cargo de la Casa del Migrante en Tenosique, Tabasco, México que lleva por nombre: Hogar-Refugio para personas migrantes “La 72”. En julio de 2010 mientras estaba como formador de franciscanos en Izamal, Yucatán, lo enviaron a Tabasco para ser el párroco de la iglesia Cristo Resucitado, ahí podría decirse que comenzó su ardua lucha en defensa de los derechos humanos de los migrantes sin documentos que atraviesan México en busca de llegar a la frontera con Estados Unidos.
Sus amigos migrantes lo llaman “Fraile Tormenta”. El padre Alejandro Solalinde se refiere a él como un hermano “explosivamente profético”.
En palabras del Obispo Raúl Vera: “ Inmediatamente se ha hecho notar por su arrojo. En el terreno de la migración es una de las personas que se ha destacado por el grado de dificultad”.
En septiembre de 2013 obtuvo el reconocimiento Premio Franco Alemán de Derechos Humanos “Gilberto Borges” que otorgan los países de Alemania y Francia.
Es el sacerdote más cercano a la frontera entre Guatemala y México por el lado del río Suchiate, es quien ha recibido durante tres años consecutivos la Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos. La Casa del Migrante “La 72” es la más cercana a la línea del tren donde abordan “La Bestia” miles que buscan llegar a Estados Unidos.
Fray Tomás González viste una túnica de San Francisco; característica de color café y una cinta blanca amarrada a la cintura. No puede pasar desapercibido para quienes están en contra de la defensa de los derechos de los migrantes sin documentos. Tuve la oportunidad de entrevistarlo vía telefónica, escuché la voz de un hombre decidido, íntegro y sobre todo justo.
Dejo con ustedes a uno de los hombres que hacen la diferencia dentro y fuera de la iglesia.
¿Qué sucedió cuando le avisaron de su traslado de Yucatán donde era formador de franciscanos y lo enviaron a Tabasco para ser párroco de una iglesia?
Mire nosotros estamos acostumbrados a este tipo de situaciones de cambios porque así somos todos los religiosos de repente nos mandan a una misión y así es esto y yo vine con mucho gusto para acá.
¿Con qué se encontró usted al llegar a Tenosique?
El albergue funcionaba en la parroquia. El proyecto de ayuda al migrante arrancó desde 1995, era un proyecto de atención dentro del proyecto de la parroquia de franciscanos, era un grupo más. La Pastoral de Migrantes atendía a quienes eventualmente llegaban a la parroquia a pedir comida u hospedaje. Cuando yo llegué sacamos el albergue de la parroquia conseguimos un predio mucho más grande, de 3,000 metros cuadrados y empezamos a construir y a trabajar.
¿Cómo surge “La 72”?
“La 72” surge porque a mi me mandaron a Tenosique a principios de julio de 2010 y me encontré con un proyecto muy bueno pero muy sencillo, con normas que cumplían hasta ese momento el proyecto: las familias no podían quedarse más de tres días, no se aceptaban mujeres, no había un trabajo en defensoría de derechos humanos, un trabajo meramente asistencial, era bueno pero para la realidad que estábamos viviendo en ese momento en Tenosique ya no era suficiente.
Porque estaban llegando muchas víctimas de secuestro, abuso sexual, de situación de las autoridades y en agosto de ese mismo año estalló la bomba de los 72 migrantes asesinados en San Fernando, Tamaulipas y yo estuve muy cercano a la investigación. Investigué por mi propia cuenta, quiénes eran, de dónde venían y muchos de los que fueron masacrados pasaron por Tenosique. Entonces decidí sacar el albergue de ahí y entregarnos con más ahínco sobre todo a la denuncia de todo lo que estaba pasando en la región, porque se escuchaba en Tenosique sobre todo por ser un punto fronterizo de cruce, los migrantes cuando llegaban al centro o al norte del país daban algunos testimonios y ya se animaban a decir todo lo que estaba pasando.
Convocamos a una primera observación y meses después vinieron 10 organizaciones, hicimos un trabajo de investigación y publicamos un informa que se llamó La Frontera Olvidada, en el que dábamos cuenta de todas las atrocidades que estaban pasando en la frontera de Tabasco, en Tenosique y en la ruta ferroviaria de Tabasco.
¿Del 2010 a la fecha cuántas personas han pasado por el albergue?
Hemos atendido a más de 25.000 migrantes.
¿Qué hacen con las personas heridas, las atienden ahí o las llevan a un hospital cercano tienen ustedes los recursos médicos al alcance?
Mire, si yo le dijera cómo hemos atendido a las personas heridas sería un catálogo, un catálogo muy grueso. Para empezar todos y todas son víctimas porque vienen huyendo de una situación económica muy precaria en sus países de origen, es gente que se endeuda y que la vienen prácticamente despellejando nosotros recibimos a la migración más pobre porque son los que se suben al tren, a “ La Bestia”.
Personas que no tienen para pagar un coyote, para pagar un autobús o para pagar una extorsión y aun así muchas de ellas no imaginan lo que les puede pasar en el trayecto, por eso le digo que hablamos de un catálogo muy, muy grande porque a quien no lo han asaltado lo han desnudado, le han pegado hombres y mujeres por igual. Los han extorsionado las autoridades, les han cobrado cuota las maras que abordan el tren. Los testimonios que hemos recibido por supuesto son los secuestros, las muertes, la violación sexual y la impunidad de las autoridades corrompidas.
Las autoridades del Instituto Nacional de Migración están trabajando junto a los carteles. ¿Qué sucede en Tabasco?
Yo cuando llegué a Tenosique denuncié varios secuestros masivos, Migración actuaba de la siguiente manera en conexión con el crimen organizado: hacían operativos, paraban el tren fuera de Tenosique aparte que actuaban sin que nadie les dijera nada, llevaban dos, tres, cuatro camionetas del Instituto Nacional de Migración, el tren siempre va por arriba de doscientas, trescientas personas es lógico que los agentes de migración no pueden detener a todos la táctica era que una vez que se los llevaba el INM ahí llegaba el crimen organizado y secuestraba a los que podía que era la mayoría porque ellos con armas largas someten a las personas.
Nosotros denunciamos esta corrupción, cómo es posible que coincidían cuando había retenes, una vez pues bueno pero era siempre. Era toda una táctica, una operación del crimen organizado.
¿Cómo está la situación con el Gobernador del Estado, qué apoyo tienen?
Hasta ahora el señor Gobernador nos ha mandado embajadores por mencionarle le diría que al Presidente Municipal y a otras personas pero él nunca se ha hecho presente y lamentablemente los discursos. Cuando el señor Gobernador habla sobre el fenómeno migratorio nos damos cuenta de su total desconocimiento no solo de la migración de Centro América si no de la migración en general.
Pero bueno, en el gobierno anterior como dijo Salinas “ni nos ven ni nos escuchan” en este momento por lo menos ya nos escuchan eso es ya una ganancia.
Nosotros seguimos insistiendo en que debe haber una política migratoria local de atención a la población migrante de sensibilidad. Una política migratoria que tenga que ver con las políticas sociales. México tiene que abrir sus puertas como las abrió en el siglo pasado para recibir a los refugiados guatemaltecos, a los refugiados europeos que venían huyendo de las guerras civiles. Esto es lo que se les está proponiendo.
¿Qué apoyo han tenido de los consulados centroamericanos en Tabasco?
Para decirle una cosa la Dirección del Migrante del Estado de Veracruz, propuso al Cónsul General de Honduras en Veracruz para un premio que otorga la gente de las Naciones Unidas, varias organizaciones levantamos la voz, firmamos para que esto no fuera posible. Unas semanas después el Embajador de Honduras en México le da un premio al Gobernador de Veracruz por su atención a los migrantes, eso para nosotros es una burla porque son pilotos que se mandan las autoridades y desafortunadamente Veracruz hoy por hoy es el estado donde más sangre han derramado los migrantes.
Lo que le quiero decir con esto es que lejos de ayudar a sus connacionales los están traicionando, porque no hay ninguna denuncia enérgica del cuerpo diplomático de ningún país para hacerle ver al Estado mexicano lo que están haciendo sus connacionales.
¿Cuántas personas llegan al día a la Casa del Migrante?
Ahora que estamos en temporada alta llega una media de 50 personas por día. Cuando llegan a la casa les explicamos las normas, les decimos quién quiere tramitar una visa humanitaria, quién quiere legalizar su situación, quien aplica para solicitar refugio. La mayoría depende del tren carguero de “La Bestia” a la hora que pase la mayoría se va. Los despedimos. No tenemos una norma que indique el tiempo que se tienen que quedar en la casa.
¿Ustedes como Casa del Migrante han rescatado a personas secuestradas?
Nosotros somos mediadores con los secuestrados para que liberen a la gente que tienen secuestrada. Y por supuesta llegan personas que se escapan de ser secuestradas o que se escapan de las casas donde las han tenido secuestradas.
¿Llegan niños y niñas que viajan solos?
Es una población que ha estado creciendo de manera sorprendente se ha disparado el flujo migratorio de niñas, niños y adolescentes que viajan no acompañados. En el año 2012 el 5% de la población que viajó era de menores de edad no acompañados. En el año 2013 subió al 20% y en lo que llevamos del 2014 está disparándose al 16%.
Sé que ha sufrido de hostigamiento, acoso e inclusive amenazas de muerte.
Aquí todo mundo nos ha venido a amenazar inclusive nos han mandado correos electrónicos de parte del crimen organizado, la delincuencia común o las mismas autoridades. Hemos recibido acoso de todos.
En septiembre del 2012 después de ir poner una denuncia en contra del Instituto Nacional de Migración y el Ejercito mexicano porque en los retenes que ponían estaban desnudando a la gente y la estaban obligando a hacer cosas muy vergonzosas. El siguiente día el Ejército mexicano me rodeó junto a otros colaboradores, alrededor de 25 personas. Nos rodeó durante más de 5 horas, nos encañonaron, decían que éramos sospechosos de ser portadores de droga.
Posteriormente hicimos una denuncia, pidieron disculpas después y hasta el momento no han podido dar con quien me amenazó. Porque hubo un alto funcionario del ejército que llegó al lugar a amenazarme, a quererme golpear.
Dígame, ¿qué tanto pesa eso de “estamos para servir” cuando la causa es la defensa de los derechos humanos de migrantes indocumentados en un lugar como Tenosique? 
Por supuesto que es difícil yo digo que estamos en medio de una guerra contra gente inocente, como generalmente son las guerras verdad, una persecución, una política migratoria de exterminio que la gente no alcanza a entender por qué la sociedad mexicana, por qué las autoridades mexicanas, por qué en los puestos de seguridad, la golpean, la denudan, la violan, por qué tanta saña contra ella.
Como los migrantes muy bien dicen: lo único que queremos es cruzar su país, si México no se nos atravesara en el camino no nos interesaría para nada. Algunas veces nos dicen: no queremos quedarnos en México porque el dinero mexicano no vale. Y tienen mucha razón.
Lo que ellos quieren es ganar dólares, las mismas empresas maquiladoras que están en sus países de origen y vienen desde Estados Unidos que les van a poner o a imponer en sus países de origen, ellos no quieren trabajar ahí porque les pagan con dinero dicen que no vale. Dicen que el dinero del día en Guatemala no vale porque no podemos vivir con eso.
Entonces de manera muy consciente llegan a trabajar a Estados Unidos a la misma empresa de maquiladoras pero con otro salario.
Hay cámaras de seguridad dentro y fuera del refugio, pero se han colado personas que trabajan con el crimen organizado que se hacen pasar por migrantes, ¿cómo las detectan?
Tenemos que ser muy inteligentes, muy astutos. Ellos trabajan con el miedo su estrategia es violenta. Nuestra estrategia debe ser totalmente otra, nosotros creemos que tenemos la razón. Si entra un zeta a nuestra casa, un mara, un coyote, un halcón –informante-, sabemos perfectamente qué tenemos qué hacer con ellos. No nos enfrentamos directamente porque perderíamos, les decimos que tienen que salir de la casa y si alguien se empecina en querer hacer mal para eso están las autoridades.
Sé que hicieron ustedes una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
Efectivamente la Comisión Interamericana de Derechos Humanos dictó medidas cautelares porque incluso un mes después de que habíamos sido beneficiarios de un mecanismo para defensores y defensoras de derechos humanos y periodistas aquí en México, aun así nos seguían haciendo daño con todo lo que significaba esto. Se supone que ya teníamos la protección del Estado mexicano y seguían haciéndonos daño, claro esto demuestra la simulación que estaba orquestando el Estado mexicano.
La Comisión Interamericana entonces dictó medidas cautelares, es un mandato al Estado mexicano que tiene que obedecer.
¿Ha funcionado eso?
Para nada al contrario se no ha revertido esta situación. Para decirle algo los policías federales que están a cargo de la seguridad del albergue hace dos meses dañaron a dos migrantes, los golpearon, los amenazaron de muerte, les quisieron quitar los celulares, ésta es una situación muy complicada.
O sea que no se puede confiar para nada en los dos policías que están ahí las 24 hora del día en una patrulla estacionada fuera del refugio.
Para nada, no se puede confiar en ellos en absoluto.
En el año 2012 usted se encadenó a los barrotes de la valla que circundan las oficinas de la delegación local del Instituto Nacional de Migración, inclusive ahí mismo hizo un ayuno de 12 horas, su petición era el “cese de los operativos violentos y fuera de la ley”. ¿Qué logró con esto? ¿Alcanzó su objetivo?
Sí, en ese momento estaban todos los operativos que hasta el día de hoy no se hacen. Ese ayuno lo realizamos con el equipo de voluntarios de la Casa del Migrante.
Hemos visto la mutilación de personas en las vías del tren. Normalmente nos trasladamos cada vez que viene el tren para acompañar a los migrantes. Estamos cerca, la Casa del Migrante está ubicada a 200 metros de la ferrovía.
¿Qué población migrante es la que más transita?
Hondureña, guatemalteca, salvadoreña, nicaragüense y últimamente estamos recibiendo muchos cubanos.
Cuando supe del apodo que le pusieron me causó tanta gracia, ¿qué tan Tormenta es usted?
Ese apodo me lo pusieron los compañero migrantes en una caravana que hicimos en tren que nos fuimos con ellos, entonces íbamos denunciando en las plazas públicas, levantando la voz y bueno, alguien me puso por ahí ese adjetivo.
Si quiere agregar algo más a esta conversación el espacio es suyo.
Aquí vamos a seguir. Los medios de comunicación, ustedes los periodistas, comunicadores serios son los primeros aliados que tenemos, si nosotros llegáramos a callar alguna vez significaría no solamente la muerte muestra sino la de miles de personas. Cuando alguien nos hace alguna entrevista nos visibiliza, está siendo también parte de nuestro equipo, de nuestra denuncia porque la voz que tienen las personas migrantes no se les escucha tanto como cuando alguien levanta la voz en los medios de comunicación. Entonces yo le agradezco mucho a usted, a los periodistas, a todos los comunicadores por estas acciones, por este trabajo que están haciendo. Aquí vamos a estar haciendo un llamado a toda la sociedad para que trate y respete a toda gente que migra, porque son seres humanos.
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario