19/03/2014

Conavim y Fevimtra están de adorno: Imelda Marrufo




   Víctimas de violencia no tienen respuesta institucional

Imelda Marrufo Nava, galardonada con el premio Anne Klein 2014 | Archivo CIMACFoto: César Martínez López
Por: Anayeli García Martínez
Cimacnoticias | México, DF.- 

A las mujeres organizadas les corresponde reclamar que las instituciones sean transparentes y rindan cuentas pero, a decir de la defensora Imelda Marrufo Nava, de ninguna manera les toca suplir la labor del Estado en la prevención e investigación de desapariciones y asesinatos de mujeres.

La coordinadora de la Red Mesa de Mujeres de Ciudad Juárez sostuvo que los colectivos de feministas y las familias de las víctimas realizan tareas que van desde monitoreos periodísticos y generación de datos, hasta recopilación de pruebas de una pesquisa penal y análisis de líneas de investigación.    

Tras ser galardonada con el premio Anne Klein 2014, que el pasado 7 de marzo le otorgó la Fundación Heinrich Böll en Berlín, Alemania, la abogada se reunió con periodistas en la Ciudad de México para hablar de la situación de las defensoras de Derechos Humanos (DH), y en particular de las acciones contra la violencia de género.

La feminista señaló que la inacción del Estado se demuestra cuando las víctimas y sus familias tocan las puertas de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) y de la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas (Fevimtra), sin encontrar respuesta alguna.

Es evidente, dijo, que en la actualidad las mujeres se pregunten qué están haciendo las instituciones encargadas de generar estrategias de prevención y mecanismos de investigación, procuración y administración de justicia, ya que desde su perspectiva la Conavim y la Fevimtra son instancias decorativas y sin contenido.

Mencionó que ambas instituciones, la primera dependiente de la Secretaría de Gobernación (Segob) y la segunda de la Procuraduría General de la República (PGR), ni siquiera tienen personal suficiente para realizar su trabajo en Ciudad Juárez, Chihuahua. 

Al hacer un balance sobre la actuación de las autoridades, Marrufo Nava destacó que durante la gestión de Felipe Calderón la Segob “era un caos” y lució por su desorganización, y por tanto no tuvo grandes logros en el manejo de la política de DH a nivel nacional.

La defensora aseguró que fue hasta finales del sexenio pasado que el gobierno trató de tomar acciones en la materia y en 2012 Calderón expidió la Ley para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, como una forma de paliar los problemas denunciados por activistas.

Ahora con Enrique Peña Nieto en el Ejecutivo, la abogada aseguró que el panorama es similar y puso como ejemplo que las áreas operativas de la Segob no reciben apoyo de los mandos superiores, y por lo tanto no hay acciones pese a contar con personas capaces y con iniciativas para mejorar la situación de los DH.

Destacó que hoy como hace dos años, el Estado mexicano envía tímidos mensajes contra la violencia de género y a favor de los derechos de las mujeres, y hasta puede condenar los asesinatos y agresiones contra las defensoras, pero después busca borrar lo sucedido porque cada denuncia representa un hecho bochornoso que mancha a las autoridades.

Imelda Marrufo llamó a la prensa a no abandonar a las mujeres y dar seguimiento a las denuncias ciudadanas a través del trabajo periodístico, a fin de que los casos no queden en notas aisladas.

En un país donde sólo en 2013 se registraron 155 casos de violencia contra defensoras y 14 agresiones contra mujeres periodistas en una década (2002-2013), la feminista apeló a la interlocución y trabajo conjunto entre organizaciones, reporteras y reporteros, porque consideró que lo que no se documenta no existe.
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario