18/06/2010

Amenazas constantes contra Blanca Mesina y Silvia Vázquez Medidas cautelares para defensoras de DH, pide CDHDF

Por Anayeli García MartínezMéxico, D.F., 17 jun 10 (CIMAC).-

A pesar de que en noviembre del año pasado las defensoras de Derechos Humanos (DH), Blanca Mesina Nevar
ez y Silvia Vázquez Camacho, denunciaron amenazas y actos de hostigamiento en su contra, las autoridades estatales y municipales no han cumplido con su responsabilidad de resguardar su integridad física y, por el contrario, las han exiliado de Baja California, su estado natal.

En conferencia de prensa, ambas defensoras denunciaron que siguen siendo hostigadas. La amenaza más grave la recibió Blanca, cuando el 18 de mayo, un hombre encapuchado, con pistola en mano, le dijo: “Qué pasó Blanquita, quedamos que ya no ibas a denunciar. Hay un contacto que nos está informando ¿Quieres perder a un familiar?... Si no te mato en este momento es porque están las elecciones presidenciales y tu caso está a nivel internacional, y no queremos provocar un escándalo”.

Así lo reveló ella quien al igual que Silvia ha sido hostigada por denunciar que entre marzo y mayo de 2009, 25 policías fueron arraigados y sometidos a actos de tortura en el Batallón Militar 28 denominado “Aguaje de la Tuna”, en Tijuana. Desde entonces, ambas representaron a los familiares de las víctimas y denunciaron los hechos ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).MEDIDAS CAUTELARES SIN GARANTÍA En entrevista con Cimacnoticias Blanca relató que el 5 de noviembre de 2009, cuando acudió a la sede de la CIDH, en Washington, a denunciar actos de tortura cometidos por militares, su madre recibió llamadas telefónicas de amenazas dirigidas contra su hija, estas amenazas telefónicas fueron recurrentes.

Por su parte Silvia ha sido vigilada de forma constante. Ante esta situación, la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH), solicitó a la CIDH medidas cautelares en favor de ambas defensoras, pero aunque estas fueron otorgadas en mayo pasado, el gobierno de Baja California, -encargado de hacerlas efectivas- no las ha implementado en su totalidad.En este sentido Silvia señala: “es muy lamentable que el Estado mexicano no pueda cumplir las medidas cautelares, pues por lo menos debe existir la obligación moral de dar protección a sus defensores”, mientras que para Blanca pedir esta protección significa evidenciar la situación que viven las y los defensores de DH. Al respecto, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) hoy hizo un llamado al gobierno de Baja California, y a la Secretaría de Gobernación, para que a la brevedad se instrumenten las medidas cautelares dictadas por la CIDH , a favor ambas activistas. “CÚBRASE Y RESGUÁRDESE”A decir de Blanca y Silvia, las autoridades les dijeron que las medidas de protección iban a mejorar, pero no les informaron cuándo, pues hasta antes de salir de Baja California, dos policías debían dar tres rondines diarios cerca de sus domicilios, lo cual sólo sucedía dos a tres veces por semana.

Además tenían un número de emergencia a donde comunicarse en una situación de riesgo, la última vez que Silvia lo usó, la respuesta fue: “cúbrase y resguárdese”. Por otra parte, las defensoras también señalaron que se ha documentado que los repetidos actos de hostigamiento y amenazas han sido perpetrados por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de Tijuana, cuyo titular es el coronel. Julián Leyzaola Pérez, quien también ha sido señalado como responsable de graves violaciones a los DH, como la tortura.

En este escenario, ellas se vieron obligadas a tomar sus propias medidas de seguridad, la más importante consistió en salir de la entidad para continuar con su trabajo lejos de quienes deben protegerlas y que son quienes las amenazan.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario