24/06/2011

El senador Felipe González presenta estudio al Parlatino



Propicia sobrepoblación auge de redes criminales en cárceles

La mezcla de presos provoca que algunos se enganchen a cárteles

Andrea Becerril
Periódico La Jornada
Viernes 24 de junio de 2011, p. 14

El sistema carcelario en México está en crisis; con una sobrepoblación de 22 por ciento en los 429 centros de reclusión, donde se mezcla a sentenciados con procesados y a delincuentes comunes con los de alta peligrosidad, se propicia que prosperen las redes del crimen organizado en los penales.

Estos datos forman parte del estudio El sistema penitenciario mexicano, que el senador Felipe González, del PAN, presentó ayer a la subcomisión de Políticas Carcelarias del Parlamento Latinoamericano (Parlatino).

Expuso que en ocho penales federales hay capacidad para albergar 13 mil 214 reclusos, pero la población encarcelada por delitos del fuero federal llega a 30 mil 754.

El Centro de Readaptación Social del Altiplano tiene capacidad para 816 reos y en la actualidad alberga 812. La mayor sobrepoblación carcelaria se presenta en el Distrito Federal, con 110.41 por ciento; le siguen Sonora (88.25), Nayarit (84.46) y el estado de México (82.75.

En el país hay 226 mil 976 presos: 175 mil 509 del fuero común y 50 mil 467 del federal.

Más de la mitad de los del fuero común están sentenciados (59.2 por ciento) y el resto (40.8) sigue bajo proceso.

En cuanto a los presos del fuero federal, 55.1 por ciento tiene sentencia y 44.9 están procesados. Cuarenta y cuatro mil internos se ubican en centros de reclusión estatales y del Distrito Federal y 6 mil 500 en siete penales federales.

El senador Felipe González, presidente de la Comisión de Seguridad Pública de la Cámara de Senadores, señaló que el hacinamiento creció especialmente en los penales estatales, lo cual limita la separación entre sentenciados y procesados, y además se viola la ley.

Destacó que el hacinamiento ha favorecido la corrupción entre reclusos, custodios y autoridades, lo que genera privilegios para algunos internos y que prolifere la delincuencia.

En los recorridos realizados por los reclusorios, detalló, hemos encontrado que gran cantidad de las llamadas de extorsión o de presuntos secuestros se dan desde las cárceles.

Sostuvo que los delincuentes presos siguen manejando grupos criminales que están en el exterior lastimando a la sociedad.

En los penales, insistió, hay caos y desorden, porque en algunas ocasiones se mezclan sentenciados con sujetos sometidos a proceso penal.

“Esa mezcla de delincuencia común con delincuencia organizada, y una mezcla de delincuentes de alta peligrosidad con delincuentes que purgan sentencias cortas, genera que se presione a los grupos de internos para que al salir queden enganchados con algunos de los cárteles”, alertó.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario