15/06/2011

Ello deriva en el absoluto fracaso de su estrategia contra las bandas criminales, advierten

Calderón utiliza la mentira en el combate a la delincuencia, dicen diputados del PRI

Roberto Garduño y Enrique Méndez
Periódico La Jornada
Miércoles 15 de junio de 2011, p. 9

El gobierno de Felipe Calderón utiliza la mentira en el terreno del combate a la delincuencia organizada y eso deriva en el absoluto fracaso de su estrategia contra las bandas criminales, recriminó el grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la Cámara de Diputados.

El priísmo en San Lázaro dio a conocer que en 10 años de administraciones panistas el aumento de la violencia, de la inseguridad, la pérdida de gobernabilidad, la desconfianza en las instituciones y el crecimiento explosivo de la corrupción son muestra evidente y palpable del fracaso de los gobiernos de Acción Nacional.

Alfonso Navarrete Prida y Rogelio Cerda, legisladores del tricolor, dieron a conocer el informe denominado Gobernabilidad, corrupción e inseguridad pública. Diez años de panismo, donde plasman cifras aportadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) que manifiestan el fracaso del calderonismo:

(El) Ejecutivo federal vinculó el éxito o el fracaso de todo su gobierno, de todo el régimen, a una sola política pública, al tema de la seguridad, y la política pública lo mismo la ha utilizado en discursos oficiales que en discursos de carácter electoral, y el costo para el propio gobierno está siendo alto, al no haber resultado exitosa esa política pública sobre la cual vinculó el éxito o el fracaso del régimen, adujo Navarrete.

También expuso las fórmulas de su partido para enfrentar los resultados negativos de la guerra de Felipe Calderón contra la delincuencia. Que el problema de la inseguridad sea atendido en toda su complejidad y no únicamente en su vertiente armada; distinguir entre seguridad nacional y seguridad pública; que se dé el marco jurídico adecuado para la acción de las fuerzas armadas en los casos de alteración grave de la seguridad interior, como el caso del narcotráfico, y que se regule la facultad constitucional que detenta el Ejecutivo federal para movilizar a las fuerzas armadas en tiempos de paz.

También, que se combata en serio la corrupción, la complicidad y la impunidad en todos los órganos responsables de la seguridad pública y la procuración e impartición de justicia.

Refirió que ante la ausencia de parámetros oficiales de la Secretaría de Seguridad Pública, la oficina de Naciones Unidas y el Centro Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad determinaron que en la pasada década se registró un incremento en la incidencia delictiva de cerca de 15 por ciento en promedio anual, al pasar de 4 mil 412 delitos por cada 100 mil habitantes en 2001, a 13 mil 287 delitos en 2009.

Tan sólo en el trienio 2006-2009, los delitos de mayor impacto fueron el secuestro, con un incremento de 83.3 por ciento; homicidios dolosos, que crecieron casi en 40 por ciento, y el robo con violencia, en 31.6.

Los hechos demuestran que desde que se iniciaron los gobiernos panistas no solamente no ha decrecido la violencia, sino ésta sigue en aumento. En la trata de personas, México ocupa el nada honroso segundo lugar de violencia de magnitud de este delito en el mundo entero, superado sólo por Tailandia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario