12/06/2011

Las elecciones de 2012 serán una simulación, plantea junto con Rosa Albina Garavito



Economía y política, secuestradas por los poderes fácticos: Porfirio Muñoz Ledo

Presentaron el libro Génesis de los artículos 27 y 123 de la Constitución política de 1917

Carolina Gómez Mena
Periódico La Jornada
Domingo 12 de junio de 2011, p. 19

En México urge un reparto del poder, plantearon Rosa Albina Garavito, académica de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), y Porfirio Muñoz Ledo, diputado por el PT, quienes aseguraron que en las actuales circunstancias en que la vida política y económica del país está secuestrada por los poderes fácticos, los comicios de 2012 serán una simulación, será la elección de la ignominia.

En la presentación de la redición del libro Génesis de los artículos 27 y 123 de la Constitución política de 1917, Muñoz Ledo, quien es presidente de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, señaló que en el país conviven la concentración del poder en ciertos monopolios, el adelgazamiento del Estado y el secuestro del poder público, y sostuvo que una forma de cambiar ese escenario es concretar una reforma del Estado.

En entrevista posterior refirió que el reparto del poder significa la democratización de las instituciones públicas, de la vida pública y la reconstrucción de las instituciones que están secuestradas por los poderes ajenos al Estado, y añadió que en este panorama los comicios serán una simulación.

Lo vamos a ver en el estado de México donde hay un abuso de recursos que no para la autoridad electoral, ya vimos en el debate de Eruviel Ávila, (Felipe) Bravo Mena y Alejandro Encinas; la diferencia inmensa que hay de propuestas, de la derrota intelectual y moral del PRI y, sin embargo, ellos están haciendo acopio de dinero para ganar.

Añadió que el cambio en México lo hará una gran movilización social, dentro de un proceso pacífico que implica a las elecciones, y agregó que la refroma del Estado por la que ha abogado desde hace 20 años contribuiría a acabar con la supeditación a los poderes fácticos.

Garavito, quien es investigadora de la UAM, estimó que las elecciones no resuelven en absoluto el problema que tiene el país: la altísima concentración del poder, y añadió que este problema esencial está, por desgracia, al margen del proceso electoral, el cual debería tener como meta lograr una transformación de México para que alcance sus metas de justicia, crecimiento y democratización.

Apuntó que un tema fundamental que planteó el Ejército Zapatista de Liberación Nacional en 1994 fue la redistribución del poder y la refundación del Estado para el siglo XXI, pero el proceso electoral (de 2012) lo veo marginal a esos procesos fundamentales.

La ex legisladora precisó que lo que nos espera son las elecciones de la ignominia en manos de los poderes fácticos y sin tener en agenda los problemas fundamentales; señaló que los resultados de esos comicios son la crónica de una subordinación anunciada en favor de esos poderes, que no sólo están representados por monopolios televisivos y económicos, sino también por el crimen organizado, el cual es un poder fáctico en ascenso, indicó.

Expuso que los poderes fácticos conviven con los autoritarismos, pues éstos se apuntalan con ellos, se retroalimentan, y señaló que la obra presentada, cuya primera edición data de 1945, del ingeniero Pastor Rouaix, radica en que plantea la importancia de establecer un pacto social para lograr un proyecto democrático de nación.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario