11/01/2013

Exigen libertad absoluta para las personas en proceso por los hechos del primero de diciembre


Entregan pliego petitorio en las sedes de la ALDF, el gobierno capitalino y Palacio Nacional

Piden derogar el artículo 362 del Código Penal capitalino, porque criminaliza la protesta social
Emir Olivares Alonso
 Periódico La Jornada
Viernes 11 de enero de 2013, p. 19

Integrantes de la Coordinadora Primero de Diciembre marcharon una vez más para demandar la libertad absoluta de las 14 personas que siguen bajo proceso judicial por los hechos del primero de diciembre pasado.
Unas 200 personas iniciaron la movilización en el Monumento a la Revolución hacia tres destinos: la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, la sede del gobierno capitalino y el Palacio Nacional, donde entregaron sendos documentos con sus demandas.
Las peticiones centrales de los manifestantes son el desistimiento de los procesos penales contra las 14 personas que estuvieron detenidas 27 días, acusadas del delito de ataques a la paz pública por los sucesos del primero de diciembre, y que obtuvieron su libertad bajo caución tras las modificaciones del artículo 362 del Código Penal capitalino, realizadas por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal al quitar a ese ilícito el carácter de grave.
Asimismo, reclaman la derogación de dicho artículo, porque criminaliza la protesta social; la indemnización y reparación del daño a todas las víctimas de la primera represión de Enrique Peña Nieto, y castigo a los responsables materiales e intelectuales de las detenciones arbitrarias, vejaciones y torturas de ese día; la proscripción de las balas de goma en territorio nacional; la desaparición de los cuerpos parapoliciacos y de policías civiles que sin identificación oficial realizaron detenciones, agresiones y provocaciones.
Durante la movilización se responsabilizó a Peña Nieto, a Marcelo Ebrard, a Miguel Ángel Mancera y a Manuel Mondragón de las agresiones sufridas por las personas que se manifestaron el primero de diciembre. Aseguraron que en caso de que se presente una detención arbitraria o un acto de hostigamiento contra cualquier luchador social en el país, será culpa del gobierno capitalino y del Ejecutivo federal.
Cuando los manifestantes ingresaron a la Plaza de la Constitución se encontraron con la ceremonia de arreo de la bandera realizada por militares. Un grupo de inconformes dejó la marcha para enfrentar a los soldados, a los que algunos les gritaron asesinos, asesinos. Los uniformados se replegaron tranquilamente tras una vaya metálica que se instaló alrededor de la plancha del Zócalo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario