11/07/2010

Busca dividir a las comunidades por medio de programas asistencialistas, afirman

Zapatistas llaman a la población a evitar caer en las trampas del mal gobierno

El proyecto de introducción de drenaje en Libertad Jolnixtié dañaría a más de mil familias, mencionan



Hermann Bellinghausen
Periódico La Jornada
Domingo 11 de julio de 2010, p. 17

Los zapatistas no quieren pelearse con miembros de las mismas comunidades y caer en la trampa del mal gobierno, expresó la junta de buen gobierno (JBG) del caracol de Oventic, en las Altos de Chiapas, a la Brigada Europea de Solidaridad con los Zapatistas, que actualmente recorre las regiones indígenas en resistencia en el estado.

Según la brigada, la JBG expresó que el gobierno busca dividir a las comunidades por medio de programas asistencialistas como Procampo o Provivienda, respaldando a sectas religiosas, o apoyando grupos paramilitares para provocar enfrentamientos y justificar la intervención de la policía o el Ejército federal.

Los activistas europeos pudieron informarse también sobre los avances de la autonomía. En materia de agroecología, las comunidades resisten y construyen alternativas al sistema capitalista que exige producir y producir y no devolver a la tierra; así, desarrollan proyectos como La Semilla Madre en Resistencia, contra los cultivos transgénicos.

Promovemos la educación, no enseñamos, dijo uno de los responsables del sistema de educación autónoma, explicando a los observadores la razón por la que los docentes zapatistas son llamados promotores. Los brigadistas recogieron testimonios sobre el funcionamiento de la salud y la justicia autónomas, las cooperativas de producción y los trabajos colectivos de las mujeres rebeldes. Subrayan las palabras de la JBG:

Ante los golpes políticos, económicos y morales, seguimos resistiendo, desarrollando conciencia. Resistimos rechazando las ayudas del gobierno, pero también organizando mejor nuestra autonomía. Nos cuesta, pero queremos demostrar que somos capaces de vivir y hacer las cosas solos.

En tanto, la comunidad de Jolnixtié Primera Sección, municipio de Tila, miembros de Pueblos Unidos por la Defensa de la Energía Eléctrica (Pudee), adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona del EZLN, denunciaron al mal gobierno federal, estatal y municipal porque están violentando nuestro derecho a vivir dignamente en nuestras tierras.

Señalan como parte del despojo, la destrucción y la implementación de planes y proyectos del monstruo capitalista la introducción de drenaje en la comunidad Libertad Jolnixtié, promovida por Límber Gregorio Gutiérrez Gómez, presidente municipal, con el comisariado ejidal y un grupo de paramilitares de Paz y Justicia ligados a los partidos PRI, PRD y Verde Ecologista. La construcción afectará un predio cultivado propiedad de Francisco García Hernández. Pudee refiere que a principios de julio llegaron estos grupos paramilitares a limpiar sin respeto ni autorización, tiraron árboles frutales y maderables, insultaron y amenazaron de expulsar.

Los indígenas sostienen que está proyectado almacenar al aire libre las aguas negras del drenaje, y después tirarlas en los arroyos que pasan en medio de nuestra comunidad y la ranchería El Castaño, para desembocar en el río Paso Chinal, afectando y contaminando kilómetros de ríos, arroyos, manantiales y mantos acuíferos. Se verán afectadas más de mil familias. Nunca fuimos consultados.

Pudee demanda la cancelación del proyecto. También, que las autoridades intervengan para evitar confrontaciones intercomunitarias, y que se respeten nuestros recursos de acuerdo a la Constitución y la legislación federal y estatal del equilibrio ecológico y protección del medio ambiente.

Concluye: Exigimos respeto a nuestro territorio ante los proyectos neoliberales. Su intención es despojarnos, como tales planes en Montes Azules, Bolom Ajaw, Mitzitón, Jotolá. No al despojo de tierras recuperadas por el EZLN en 1994, y respeto a la comunidad Choles de Tumbalá (en Palenque).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario