09/07/2010

Grupo paramilitar que mantiene el terror en comunidades de Chiapas

Impunidad y crimen de la organización

“Paz y Justicia”

Por Patricia Chandomí, corresponsal

Tuxtla Gtz. Chis. 9 jul 10 (CIMAC).- Antes de que la asesinaran de un machetazo y que la ultimaran con una bala calibre 22, Minerva de 19 años de edad, fue violada por 81 hombres miembros de la organización paramilitar Paz y Justicia, dos días antes de ser detenida por los miembros de esta organización.

El 20 junio de 1996, cuatro días antes de la fiesta de San Juan, Minerva salió de la cabecera municipal de Tila, Chiapas donde estudiaba, para dirigirse a la comunidad Masojá Shucjá, con el objetivo de ir al encuentro de su papá; había recibido una llamada de una persona desconocida, que le dijo que era urgente que fuera a ver a Don Sebastián, que se encontraba muy enfermo, a punto de morir.

En la región se sabía del terror instaurado por Paz y Justicia. A pesar de eso Minerva, llena de valentía y coraje, dejando a un lado el miedo abordó la camioneta que la llevaría a Masojá Shucjá. Sólo un pensamiento, ver a su padre. A medio camino de terracería la camioneta se detuvo y Minerva decidió proseguir a pie con otras personas.

Continuaron el camino, pero fue en la comunidad Miguel Alemán, Tila, cuando la detuvieron los de la organización paramilitar Paz y Justicia, en este lugar fue donde se concentraba la mayoría de los líderes del grupo paramilitar. La comunidad Miguel Alemán fue uno de los centros estratégicos de acción que mantuvo asolada a las comunidades de la zona Norte de Chiapas, situación que aún no ha acabado.

De acuerdo con el testimonio de Armando, uno de los paramilitares que participó en la detención de Minerva, después de haberla interceptado, la tuvieron tres días en casa de José Gómez Martínez.

Ahí permaneció junto con otras personas de la comunidad Masojá Grande, entre ellas Nicolás Gómez Díaz, actual regidor del municipio de Tila y los Hernández López de Masojá, Manuel Cornelio y Samuel de los mismos apellidos participaron en la detención, violación y asesinato de Minerva.

“Como 50 personas pasaron sobre ella, el 25 de junio al otro día, la llevaron a las 12 del día a Masojá Grande, la violaron otras 31 personas, ahí la desnudaron, le dieron un machetazo en la espalda, Ignacio de Masojá le disparó con una pistola calibre 22; ahí estaban Sabelino, Cristóbal, Valentín Torres Díaz, todos ellos están trabajando ahorita en el Ayuntamiento de Tila” confesó Armando, ex delegado de Paz y Justicia en Tila.

Señaló que el asesinato de Minerva fue en venganza porque habían muerto tres miembros de Paz y Justicia.

“A pesar de sus obligaciones, el Estado no ha cumplido y sigue negando la existencia de grupos paramilitares en Chiapas, lo cual contradice el contenido del informe Grupos Subversivos y Delictivos con presencia en Chiapas, con membrete de la Secretaría General de Gobierno del estado de Chiapas, de fecha 27 de mayo del 2009, donde aparece una ficha descriptiva del grupo paramilitar Paz y Justicia.

“También aparecen sus vínculos con el Estado a través del Ejército Mexicano y el financiamiento con recursos públicos provenientes de la Secretaría del Campo y la Secretaría de Desarrollo Social de Chiapas” sostiene una declaración del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, sobre el feminicidio de Minerva.

El informe evidencia porqué se crearon los grupos paramilitares y las relaciones con operadores políticos del Estado.

“ Exigimos que el gobierno mexicano cumpla con su obligación de: dar a conocer con el paradero de las personas desaparecidas; investigar de manera clara y exhaustiva los hechos; que establezca la verdad; que se haga justicia; que se repare el daño y que se implementen medidas de no repetición” sostuvo el organismo.

Los restos de Minerva aún no son encontrados, su familia sigue esperando que un día regrese a casa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario