21/07/2010

Ejidatarios de Mitzitón exigen reubicación del Ejército de Dios

Agreden y torturan en Teopisca a dos adherentes de la otra campaña

Hermann Bellinghausen
Periódico La Jornada
Miércoles 21 de julio de 2010, p. 18

Dos adherentes de la otra campaña del municipio de Teopisca, Chiapas, Gilberto Hernández Pérez y su hijo Enrique Hernández Hernández, fueron interceptados por un grupo de personas del Ejército de Dios en la entrada de la comunidad Agua Escondida. Allí fueron golpeados y torturados.

Según las autoridades ejidales de Mitzitón, municipio San Cristóbal de las Casas, “el único motivo de la agresión es porque participan en la otra campaña y apoyan a los ejidatarios que defienden su territorio”.

Y refieren: Eran las 19:30 horas del domingo, cuando el señor Gilberto, que regresaba a su comunidad después de visitar familiares en Mitzitón, fue detenido por unos 70 integrantes del Ejército de Dios. Lo bajaron de su camioneta, comenzaron a golpearlo con puñetazos y patadas. Luego le amarraron una soga en el cuello y le vendaron los ojos.

Media hora más tarde, su hijo Enrique, al enterarse de que su padre estaba detenido y era golpeado, se dirigió a Agua Escondida. Allí, los del mismo grupo abrieron las puertas de su camioneta, lo tomaron de los cabellos, lo bajaron y comenzaron a golpearlo, lo amarraron con una soga, lo ataron a un poste y también le vendaron los ojos, mientras seguían golpeándolo.

Luego llegó su esposa. A ella le dijeron que la iban a violar y a amarrar. Pasada la medianoche fueron llevados a la comunidad Ricardo Flores Magón (también Teopisca), donde residen los líderes del grupo evangélico. Allí los interrogaron con falsas preguntas que ocultaban la verdadera intención de sus acciones: ¿Por qué tenías tu carro atravesado en el camino? ¿Por qué estás surtiendo armas a los de Mitzitón?

Hacia las 3:00 horas del lunes fueron liberados, después de ser obligados a firmar un documento sobre la velocidad de los vehículos en el poblado. Acudieron a denunciar la agresión ante la Fiscalía Indígena, en San Cristóbal, a las cuatro de la mañana, donde les tomaron fotografías, los miraron y anotaron las lesiones que tenían. El médico legista no los atendió debido a que se había terminado su turno.

El propio fiscal del Ministerio Público vio cómo están de golpeados y lesionados nuestros compañeros. Le solicitamos que ordenara que sean atendidos, diciéndonos que no podía hacer nada. Los heridos fueron regresados a su domicilio porque no aguantaban los dolores. A la mañana siguiente ya no se pudieron levantar de la cama. Una enfermera recomendó estudios para descartar lesiones internas.

Según las autoridades de Mitzitón, coordinaban al agrupo agresor –y también golpearon–: Juan Díaz Hernández, jefe de Sector de Chiapas Solidario en Teopisca; Antonio López Hernández y Felipe Díaz Hernández (de Agua Escondida); Manuel Hernández de La Cruz y Antonio Díaz Hernández (de San Antonio Sibacá), y Francisco Gómez Díaz (de Mitzitón). Todos, del Ejército de Dios.

Los primeros días de julio los ejidatarios de Mitzitón mantuvieron bloqueda la carretera San Cristóbal-Palenque para exigir la reubicación de los miembros del Ejército de Dios, a quienes responsabilizan de numerosos delitos y de no cooperar con la comunidad. Con enviados del gobierno estatal firmaron una minuta de acuerdo el día 5.

Una semana después, el ex pastor evangélico y líder político del Ejército de Dios en los Altos de Chiapas, Esdras Alonso, afiliado al PRI, declaró a la prensa estatal que los evangélicos de Mitzitón no se irán, y que la exigencia de los ejidatarios de la otra campaña significa una expulsión por motivos religiosos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario