09/07/2010

MARCHAN PERDIODISTAS MEXICANOS EN MORELIA PARA EXIGIR SEGURIDAD AL EJERCER SU PROFESIÓN A DOS DÍAS DE LA MUERTE DE HUGO OLIVERA


NOTA ANTERIOR, UNA FUENTE EN TIEMPO REAL: CONDENA LA SIP SÉPTIMO ASESINATO DE PERIODISTA DE MÉXICO


LA CRÓNICA DE HOY anuncia que medio centenar de periodistas mexicanos marcharon hoy por calles de Morelia, capital de Michoacán, para exigir seguridad en su profesión, dos días después del asesinato en ese estado del sur de México del informador Hugo Olivera.

Los periodistas llegaron al Congreso michoacano, donde se reunieron con una comisión de legisladores para explicar la difícil situación que viven los reporteros en ese estado, donde en ocho meses ha sido asesinado un informador y dos más están en paradero desconocido.

Michoacán, con costas en el Pacífico mexicano, es un importante sitio de recepción de cocaína suramericana y de precursores de drogas sintéticas, así como productor de marihuana y heroína, estupefacientes que tienen como destino final Estados Unidos.

El cartel más poderoso en esa región es La Familia Michoacana, que sostiene una guerra a muerte con Los Zetas, antes sicarios del cartel del Golfo y ahora convertidos en cartel.

El pasado martes, El periodista Hugo Olivera, colaborador de la agencia de noticias Quadratín y editor del Día de Michoacán, fue asesinado por desconocidos que le dispararon cuando se encontraba en su camioneta cerca de la ciudad de Apatzingan.

Fuentes de la familia aseguraron a Efe que Hugo Olivera, casado y padre de dos hijos, nunca había recibido amenazas, aunque el pasado año presentó una denuncia ante la Comisión de Derechos Humanos tras ser golpeado por agentes policiales.

Los periodistas que se manifestaron hoy dijeron a los legisladores que los reporteros en Michoacán están expuestos a agresiones, amenazas y desapariciones forzadas.

El presidente de la Mesa Directiva del Congreso de Michoacán, Carlos Humberto Quintana Martínez, señaló que se trata de un asunto preocupante por lo que propuso establecer una mesa de trabajo y emprender acciones orientadas a garantizar la integridad de los comunicadores y el ejercicio libre de su profesión.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México ha afirmado que el asesinato de Olivera “confirma que la libertad de expresión en México pasa por una de las etapas más críticas de los años recientes”.

Con este crimen se eleva a seis el número de periodistas muertos este año, mientras que entre 2000 y 2010 suman 63 los comunicadores asesinados en México, refiere LA CRÓNICA DE HOY.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario