20/08/2010

Con el apoyo de autoridades, trasnacionales depredan la zona

San Cristóbal de las Casas, rumbo al colapso ambiental y vial: especialistas

Hermann Bellinghausen

Enviado
Periódico La Jornada
Martes 10 de agosto de 2010, p. 14

San Cristóbal de las Casas, Chis. 9 de agosto. Esta ciudad en los Altos de Chiapas podría encontrarse al borde de un colapso ambiental y vial, pues atraviesa una crisis de importantes proporciones, coinciden decenas de organismos y ciudadanos. Así, las Comunidades Eclesiales de Base de las siete parroquias del centro de San Cristóbal denunciaron hoy la situación triste y dolorosa por el deterioro y la devastación de los cerros, la explotación indiscriminada de bancos de arena y grava (en Salsipuedes y otros sitios) y el otorgamiento de permisos de cambio de uso de suelo para fraccionamientos en zona de humedales.

Apenas el jueves pasado, ciudadanos, redes y organismos ambientalistas y de la sociedad civil, así como reconocidos académicos de Ecosur, Ciesas y de la UNAM, preocupados y comprometidos por el futuro y supervivencia de nuestra bella ciudad y por la defensa de los inalienables derechos de la población sancristobalense a la salud, la cultura, la recreación y un medio ambiente sano, declararon que la ciudad, desde 1974 Monumento Histórico Nacional, se encuentra sometida a una brutal depredación ecológica y destrucción de su riqueza cultural arquitectónica, realizada por la ambición de poderosas cadenas comerciales, que han contado con la corrupta complicidad de autoridades estatales y locales.

El abandono oficial al mantenimiento elemental de la estructura urbana agrava el deterioro ambiental. Las lluvias torrenciales han dejado inservibles calles, puentes, carreteras y avenidas, han destruido los sistemas de desagüe; grandes áreas de la ciudad padecen constantes inundaciones y otras escasez de agua. El caos vial es permanente.

Ambientalistas, académicos y comunidades eclesiales coinciden en señalar los daños que traería la programada construcción de un centro comercial de La Soriana, con todo el apoyo del gobierno estatal y del presidente municipal Mariano Díaz Ochoa, sobre el bulevar Juan Sabines, desplazando los estadios municipales de futbol y beisbol, gimnasios y otras instalaciones deportivas que por más de 40 años han servido para la recreación y el ejercicio de deportistas y jóvenes sancristobalenses.

Las autoridades prometen a cambio nuevos estadios, mucho más pequeños, que se construirían sobre humedales del predio La Primavera, coadyuvando con la desaparición de estos importantísimos ecosistemas acuáticos que contienen alta biodiversidad y contribuyen de forma importante con la infiltración de miles de metros cúbicos de agua a los mantos freáticos y con la regulación climática del valle de Jovel.

Las comunidades de base, dirigiéndose a los gobiernos federal, estatal y municipal y las juntas de buen gobierno del EZLN, subrayan que no se consultó a los ciudadanos. Las autoridades actúan de manera arbitraria, pasando por alto sus obligaciones de proteger, cuidar y defender espacios decretados como zonas de recreación y conservación ecológica.

Tales obras obedecen a intereses de empresas “que con el discurso de generar ‘empleo y desarrollo’ están imponiéndose a costa del deterioro ambiental”, lo cual traerá consecuencia graves en nuestro futuro. Llaman a la sociedad en general a sumarse en la defensa de los recursos naturales en nuestros territorios y construir un frente común contra el avance de proyectos trasnacionales, al amparo de los gobiernos, que pretenden despojarnos.

Citan como ejemplo los proyectos ecoturísticos en San Sebastián Bachajón, Agua Clara, Agua Azul y la autopista San Cristóbal-Palenque y Comitán, proyecto que ha causado división, muerte, amenazas y encarcelamiento, como es el caso de Mitzitón.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario