25/08/2010

Continúa campaña para exculpar a paramilitares, denuncia Las Abejas

Quieren liberar a más responsables de Acteal

Hermann Bellinghausen
Periódico La Jornada

La organización civil Las Abejas, de Chiapas, denunció que prosigue la campaña para liberar a más paramilitares responsables de la masacre de Acteal en diciembre de 1997, e insistió en la culpabilidad de los indígenas que aún cumplen condenas. En nuestras campañas contra la impunidad no pensamos nada más en nosotros mismos, sostienen. Pensamos en todos los mexicanos para que no se repita otro Acteal en ninguna parte. En cambio, quienes pretenden liberar a los paramilitares propician que siga la impunidad, se profundice la división, se extiendan el engaño y la mentira, y de esta manera preparan la tierra para que surjan otros Acteales y para que el pueblo pueda ser más fácilmente despojado de su territorio y sus recursos.

Mientras Las Abejas, agregan, tejemos la verdad y la memoria, el mal gobierno y las personas que defienden y protegen a los paramilitares cambian nuestra palabra y arman estrategias políticas para borrar la memoria. A muchos aún no les ha entrado en la conciencia y corazón que Acteal es producto de una guerra de contrainsurgencia diseñada por el Estado mexicano. En tanto, señalan, en periódicos y videos aparecen testimonios de amigos de los paramilitares que dicen que los liberados el año pasado por la Suprema Corte no representan un peligro para los sobrevivientes y que es injusto que no puedan regresar a sus casas en Chenalhó; finalmente siguen con su campaña por la liberación de los que masacraron a 45 personas el 22 de diciembre de 1997.

Citan palabras de los liberados y de los que siguen presos, que dicen que están en la cárcel sólo porque son evangélicos, o pobres e indígenas. Y es cierto, admiten Las Abejas. “Son tzotziles, están jodidos como nosotros por las políticas del mal gobierno, pero no es cierto que estén en la cárcel por ser evangélicos. Durante los hechos previos de la masacre, denunciamos que en el grupo paramilitar conformado por el PRI y el Frente Cardenista era bien clara su consigna cuando llegaban a amenazarnos en nuestras casas. Estos bandos, unidos para acabar con la lucha del EZLN y Las Abejas en Chenalhó, estaban integrados por gente ‘costumbres’ (que no pertenecen a ninguna religión cristiana), católicos, presbiterianos, pentecosteses”.

No obstante, el gobierno con la complicidad de pastores evangélicos, buscando “desviar la investigación de los autores intelectuales, trató de dar un giro a la causa de la masacre, que fue por un ‘pleito interreligioso’, y muchos paramilitares que no pertenecían a esa religión se hicieron evangélicos dentro del penal”. Con esta manipulación de la verdad, muchos evangélicos y laicos han caído en la trampa, sin percatarse de que es una vieja táctica de los poderosos y los opresores presentar a las víctimas como victimarios y a los victimarios como víctimas. Así, “ahora resulta que los paramilitares que robaron y mataron son las víctimas que sufren por su religión evangélica, mientras que las víctimas y sobrevivientes de la masacre somos los malos que hacemos que metan en la cárcel a unos ‘inocentes’”.

En otras mentiras y manipulaciones, los paramilitares “firman como ‘La Voz de los Mártires’, usan en sus videos nuestras imágenes de los sobrevivientes de Acteal y argumentan que no tuvieron nada que ver con la masacre”. Sin embargo, según Las Abejas existen testimonios de familiares y esposas de los paramilitares que no niegan lo que pasó antes y en la masacre, que les dijeron que no se metieran en problemas cuando empezaron a robar las pertenencias y quemar las casas de nuestros hermanos zapatistas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario