08/08/2010

El concepto oficial se basa sólo en la mano dura: Édgar Cortez

ONG se dicen excluidas del diálogo

Emir Olivares Alonso
Periódico La Jornada
Domingo 8 de agosto de 2010, p. 5

La mayoría de las organizaciones pro derechos humanos han sido relegadas de los diálogos convocados por el gobierno federal sobre seguridad. Esto refleja el escaso o nulo interés de la administración de Felipe Calderón en el respeto a las garantías fundamentales de la ciudadanía, señalaron varias de esas agrupaciones.

Juan Carlos Gutiérrez, director de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, indicó que ninguna de las organizaciones que hemos documentado casos de abusos, denuncias, violaciones a esas garantías o que exigimos reglamentar el fuero militar, hemos sido convocadas al diálogo sobre el tema. Esto marca la pauta del gobierno de Calderón y su visión sobre seguridad pública, la cual no se basa en la democracia ni el respeto a las garantías básicas.

Estas organizaciones, dijo, tampoco han sido llamadas a alguna reunión con el nuevo titular de la Secretaría de Gobernación, José Francisco Blake, lo que sólo refleja la actitud del actual gobierno hacia los derechos humanos.

Édgar Cortez, del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia, señaló que “Calderón sólo ha convocado a sus diálogos a organizaciones encabezadas por familiares de víctimas del delito y a las mediáticas.

No convocarnos [a los activistas] es sólo la continuación de lo que en su momento fue el acuerdo nacional por la seguridad, donde tampoco fuimos llamados ni se abordaron las garantías fundamentales. El gobierno tiene una concepción sobre la seguridad basada sólo en la mano dura y no en los derechos humanos, sobre la creencia que será más efectivo, pero los hechos demuestran lo contrario.

Adrián Ramírez, presidente de la Liga Mexicana de Defensa de los Derechos Humanos, dijo que el objetivo de dichos diálogos no tienen como fin mejorar o transformar su estrategia de seguridad, sino obtener legitimidad mediática. Añadió que desde el inicio de la política calderonista de seguridad las ONG han expresado sus posiciones, recomendaciones y análisis y no han sido escuchadas.

Quiere legitimar a ese nivel el uso de las fuerzas armadas en las labores de seguridad y la credibilidad de las cifras y aparentes resultados. [El Prsidente] ha dejado de lado lo más importante: la atención a las políticas integrales para resolver el conflicto.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario