21/11/2011

En 2008 se firmó el pacto Huauxca Manaka para la preservación de la cultura huichol

Otorgó el gobierno 22 concesiones mineras en Wirikuta, sitio sagrado

La canadiense First Majestic obtuvo 6 mil 326 hectáreas que incluyen 70% de la superficie de Wirikuta

La Semarnat aún no ha recibido solicitud de impacto ambiental de esa empresa

Foto
En Wirikuta están nuestros guardianes. Es nuestra catedral y adentro hay varias capillas. También es una universidad. Ahí está nuestro hermano el venado y el padre Sol para dar luz al mundoFoto Jesús Villaseca

Angélica Enciso L.
Periódico La Jornada
Lunes 21 de noviembre de 2011, p. 39

Wirikuta, territorio sagrado del pueblo huichol (wixárica), en San Luis Potosí, está incluido desde 1988 en la red mundial de sitios sagrados naturales de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco); es reserva ecológica natural y cultural estatal, además, el 28 de abril de 2008, en presencia del presidente Felipe Calderón, cuatro gobernadores firmaron el pacto Huauxa Manaka para la preservación y desarrollo de la cultura de este pueblo, pese a todo ello el gobierno federal otorgó 22 concesiones para explotación minera a la empresa canadiense First Majestic.

En un caso similar al de Minera San Xavier, en el mismo estado, que opera sin permisos ambientales en Cerro San Pedro, y que se estableció en un área natural protegida a escala estatal, First Majestic obtuvo las concesiones de 6 mil 326 hectáreas que incluyen 70 por ciento de la superficie de Wirikuta y la antigua mina Real de Catorce, que dejó de operar en 1990. Según la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), aún no recibe solicitud de impacto ambiental de la empresa.

Según información de la página web de la compañía, los métodos de minería subterránea que se han usado allí en el pasado son la única forma económica de mirar esta mina. Cabe señalar que la minería subterránea es totalmente indetectable por los asentamientos humanos en la superficie de la zona. Menciona que el trabajo en el proyecto denominado La Luz Silver se atendrá a normas estrictas y reglamentos ambientales.

El gobierno federal ya otorgó concesiones para otros 30 proyectos mineros en la región desértica que se extiende desde Real de Catorce, San Luis Potosí, hacia municipios como Bernalejo, que forman parte del territorio sagrado de los wixárica, informan los afectados.

Wirikuta abarca la sierra de Catorce y parte del Bajío; es parte de la declaratoria de reserva Ecológica Natural y Cultural –donde se prohíben actividades extractivas– que abarca 140 mil hectáreas entre los municipios de Catorce, Charcas, Matehuala, Villa de Guadalupe, Villa de La Paz y Villa de Ramos. Fue incorporada en 1988 por la Unesco a la Red Mundial de Sitios Sagrados Naturales.

La Comisión Nacional para el Uso y Conocimiento de la Biodiversidad (Conabio) cataloga la sierra de los huicholes como una de las regiones terrestres prioritarias de México. Se trata de la superficie que se halla entre Jalisco y Nayarit, en los municipios Bolaños, Chimaltitán, La Yesca, Mezquitic, San Martín de Bolaños, Villa Guerrero. Es una zona con alta concentración de especies en riesgo de extinción, como la guacamaya enana, una especie de ardilla y el guajolote silvestre, y donde está el último registro del lobo mexicano.

Los huicholes recuerdan que en abril de hace tres años, el presidente Calderón, vestido con indumentaria huichol, atestiguó la firma del pacto de los gobernadores de San Luis Potosí, Durango, Jalisco, Nayarit y Zacatecas –estados donde hay comunidades huicholas–, y el presidente de la Unión Wixarica de Centros Ceremoniales.

La defensa de Wirikuta

En Wirikuta culmina el recorrido de los antepasados, incluye Real de Catorce y el Bajío. Lo que más nos duele es que Wirikuta está amenazada por First Majestic y otras empresas. El gobierno mexicano les da concesiones y para nosotros es un dolor fuerte, dice Santos de la Cruz, uno de los voceros de las comunidades huicholas organizadas.

Afirma que está en riesgo la existencia del pueblo huichol, que en la actualidad cuenta con alrededor de 45 mil miembros. En Wirikuta están nuestros guardianes. Es nuestra catedral y dentro de ella hay varias capillas. También es una universidad. Ahí esta nuestro hermano el venado y el padre Sol para dar luz en el mundo. Nosotros somos sus discípulos. Esto es lo que defendemos.

Dice que así como para otras religiones sus templos son importantes, es el caso de La Villa para los católicos, para ellos es Wirikuta. No creo que estuvieran de acuerdo que en La Villa se hiciera una gasolinera, algo que va a alterar el santuario. De ese tamaño es el problema. Incluso más fuerte. Porque allí están las energías, no sólo para nuestro pueblo, sino para todo el planeta. Además de este lugar, los wixárika tiene otros centros ceremoniales en San Blas y al sur del lago de Chapala. Este año, además del agobio por el proyecto minero, sufrieron por la baja producción del maíz, otro de sus bienes preciados.

Nosotros vivimos del maíz, somos los guardianes de conservar los cinco colores que nos heredaron nuestros antepasados. El blanco, azul o prieto, amarillo, pinto y rosita. El pueblo vive de ese maíz. No negociamos con él, no vendemos. Lo sembramos para la subsistencia de las familias, esa es la base de la alimentación fundamental.

Aniceto Torres, de Santa Catarina, explica que hay cuatro comunidades wixárikas unidas de cuatro estados, Santa Catarina, San Sebastián, San Andrés, y San Hipólito. Dice que la religión es fundamental en su vida cotidiana. Los niños, desde los cinco o siete años, se inician en las prácticas con los dioses fuego, lluvia y la madre tierra.

Algunos van a la peregrinación desde los cinco años, esto es una buena oportunidad con la intención de que sea un buen estudiante, todo lo que es bueno. Si uno va mayor no tiene caso, sólo va a pedir por la salud y sus familias.

El derecho a su territorio
Angélica Enciso L.
Periódico La Jornada
Lunes 21 de noviembre de 2011, p. 39

Alfredo López Austin, investigador del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, historiador experto en culturas indígenas y mesoamericanas, señala en entrevista: “Debemos tomar en cuenta que hay una gran distancia entre el territorio sagrado y la tierra como propiedad privada o comunal. Hay una parte de los mexicanos que tienen derecho a su territorio en sentido amplio, porque en él han formado su cultura, su religión; la percepción de su subsistencia, una fuente de riqueza y entrega. Esto es clarísimo entre los huicholes.

“Su concepción del mundo implica penetrar en territorio sagrado. Una entrega de todo el grupo peregrinante frente a lo divino y que esperan sea el móvil de lo divino hacia ellos. Quitarles esta oportunidad a estos grupos humanos, apropiarse indebidamente de su territorio, es troncharles sus esperanzas de vida. No es cuestión de fe. Es toda una forma de ser cultural, a la que tienen derecho.

“Los indígenas han ido quedando en el territorio menos productivo y la empresa avanza. A lo largo de toda su historia el pueblo huichol ha sido relegado; la diferencia con otros pueblos es que se había mantenido en territorios más inaccesibles, pero ya le tocó. Y en una época en que la aceleración de la explotación es mayor.

“Una religión como la huichola relaciona toda su vida íntima, cotidiana y social con la presencia de lo divino. No es ir a misa los domingos. Es vivir religiosamente. Para ellos, los dioses están presentes en todas partes, ¿no tienen derecho a eso?

Vivimos en una concepción absurda, que no corresponde a la realidad nacional; simplemente se da todo a la empresa, sin tomar en cuenta que México pertenece a los mexicanos. No nada más son lotes de tierra que pueden vender. El gobierno ni siquiera tiene conciencia de todo esto, tiene una mentalidad tan cerrada que no se da cuenta del mosaico cultural que significa México y ve al país como una fuente de ganancias, con la idea de que sólo funciona con capital extranjero y sacrifica todo en función de este dogma.

Enviaron cartas al Ejecutivo, han ido a la ONU y se preparan para demandar al Estado

Los huicholes no van a ceder, porque su historia es de resistencia: Neurath

El gobierno no ha respetado el derecho a su existencia ni el de la consulta: López Bárcenas

Foto
Representantes de comunidades huicholas realizaron una ceremonia en la pirámide de Cuicuilco, durante su estancia en la ciudad de México, donde demandaron la cancelación de las concesiones minerasFoto Carlos Cisneros

Angélica Enciso L.
Periódico La Jornada
Lunes 21 de noviembre de 2011, p. 40

Johannes Neurath, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), adscrito al museo de Antropología, curador de la Sala Cora Huichol y con 20 años de estudio sobre los huicholes, explica que “los huicholes son un grupo que no ha sido conquistado. Tienen una historia de resistencia, nunca se han dejado someter, son conscientes de su importancia. Y en este caso no van a ceder. Es una cultura muy viva; todos hablan la lengua, muchos practican la religión con alta dedicación, defienden su autonomía y tienen un complejo sistema de gobierno. Llevan una vida ritual muy intensa, son los menos cristianizados. A escala internacional es uno de los grupos indígenas más conocidos y paradigmáticos.

“En Wirikuta culminan un viaje de iniciación; no lo hacen todos los miembros del pueblo. Son unos elegidos por la comunidad para ser los dioses. El rito requiere mucho sacrificio: casi no duermen, una dieta limitada, caminatas, abstinencia sexual. Son toda una serie de reglas a las que se someten y se purifican para lograr el estado que les permita tener las visiones del peyote y se convierten en él. Los dioses huicholes no existen independientemente de los humanos.

“Lo que hacen allí es tratar de convertirse en sus propios ancestros. La experiencia es volver a ser, regresar al origen y convertirse en dioses; éstos nacen en estas experiencias visionarias. En el viaje recrean la comunidad original y todas las cosas importantes. La luz, en primer lugar, es el cerro del Amanecer (el cerro Quemado) y es donde los ancestros la encuentran. La lluvia, el peyote. Es un rito muy fuerte, no todos logran llegar a esas experiencias. Quienes lo logran serán los chamanes.

“Para el arte es importante, porque cuando van a Wirikuta obtienen inspiración. El arte huichol es una reflexión sobre la experiencia iniciática. La ceremonia que hacen aquí es diferente a la de otros de sus sitios sagrados porque hay énfasis en la experiencia visionaria. Hay un viaje iniciático del mar –el lugar de origen– al desierto, de abajo arriba, de la oscuridad a la luz. Todo culmina allí. Los que quieren ser artistas participan en los ritos tradicionales. Lo más representativo del arte es el concepto nierica. Esto significa, entre otras cosas, el don de dar; es lo que se ve, las visiones que se obtienen y las que se inventan. Es una capacidad creadora, generativa que tiene el chamán y el artista, y éstos son similares porque crean imágenes y seres poderosos. Se plasma en objetos circulares: los rombos con el ojo de Dios, jícaras, cuadros. Esto solamente se entiende participando en el rito que culmina en Wirikuta y no es un conocimiento acabado; cada vez que acuden es la primera. Son los dioses en su primer viaje.”

Angélica Enciso L.

Francisco López Barcenas, abogado especialista en temas indígenas, da su punto de vista.

“Los derechos de los pueblos indígenas vienen de la diferencia cultural y existen porque éstos tienen una cultura distinta a la dominante. En este caso les pueden decir que les construyen su centro ceremonial en otro lado, como si fuera una iglesia, pero no es posible. Para mantenerse como pueblo, mantienen sus prácticas en Wirikuta. Atentar contra esto es atentar contra su existencia.

“Los huicholes se han movilizado, han mandando cartas al presidente Felipe Calderón y han ido a la Organización de Naciones Unidas. También es importante demandar legalmente al Estado mexicano por no respetar el derecho a su existencia ni el derecho a la consulta. Pueden hacerlo por varias vías. Una es el amparo: pedir al Poder Judicial que los ampare contra estos actos. Otra es por medio del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa y fincar responsabilidad a la Secretaría de Economía y al Presidente de la República por violar sus derechos. Y pueden ir a la Comisión Internacional de Derechos Humanos (CIDH). Las acciones políticas quedan cortas sin la parte jurídica.

“Una de las herramientas es el artículo primero constitucional, reformado el 10 de junio por el Congreso de la Unión, con lo que ahora todos los tratados de derechos humanos ratificados por México pasaron a formar parte de la Constitución y todas las autoridades están obligadas a aplicarlo. Con esta reforma ya ni siquiera tiene sentido la discusión de si la ley Cocopa quedó corta, porque lo que era el sustento de los acuerdos de San Andrés y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ya están dentro de la Carta Magna.

“También está el segundo constitucional, que habla del derecho preferente: si hay dos postores sobre un territorio, la Secretaría de Economía debe decir al pueblo si quiere la concesión. Deberían ser avisados. Y otra regulación, en este caso internacional, es el Convenio 169 de la OIT y su jurisprudencia, así como la Declaración Universal de los pueblos indígenas.

La jurisprudencia del Convenio 169 de la OIT, integrada por la CIDH, hace referencia a que el Estado debe proveer las condiciones para que los pueblos indígenas existan. Estos instrumentos son fundamentales para emprender la defensa de Wirikuta.

Oculta Grupo México dos explosiones en planta de cobre de SLP

Persisten irregularidades en las mineras, denuncia la Familia Pasta de Conchos

Patricia Muñoz Ríos
Periódico La Jornada
Lunes 21 de noviembre de 2011, p. 40

Continúan los accidentes en empresas mineras sin que haya sanciones adecuadas contra los responsables. Hace unos días, en una mina de Grupo México ocurrieron dos explosiones que la compañía ocultó, según denunció la Familia Pasta de Conchos, la cual puntualizó que la explosión ocurrió en la planta de cobre de Industrial Minero México, localizada en la zona poniente de San Luis Potosí.

En la misma planta hubo otra explosión, provocada por una enorme fuga de vapor que causó alarma no sólo de los trabajadores, sino incluso de los habitantes, lo que ejemplifica las graves irregularidades que continúan en las mineras.

La empresa fue multada únicamente con 90 mil pesos, según informó la delegación de la Secretaria del Trabajo.

La Familia Pasta de Conchos indicó que en esta planta la organización ciudadana Ni un Día Más advirtió sobre la inseguridad que viven miles de potosinos vecinos de IMMSA, donde hay enormes irregularidades. La mina y dos plantas, que operan desde 1925, así como una refinería de zinc, construida en 1982, no cuentan con las medidas de seguridad e higiene mínimas para operar por lo que se teme que pudiera repetirse lo mismo que en Pasta de Conchos.

Según la organización ciudadana, mientras Grupo México reporta un incremento de 74 por ciento de la tasa anual en sus ganancias del tercer trimestre de 2011, una utilidad neta de 693 millones de dólares y aumento en las ventas de casi 32 por ciento, el 17 de noviembre la delegación de la Secretaría del Trabajo en San Luis Potosí multó con 90 mil pesos a Minera México debido a las dos explosiones de la planta, denunciadas por la ciudadanía y, sin embargo, sigue incumpliendo con las obligaciones de higiene y seguridad, así como con la falta de mantenimiento.

El caso potosino, señala la Familia Pasta de Conchos, patentiza la irresponsabilidad social de una empresa que se ostenta como líder de la producción a bajo costo, multiplica sus ganancias y no invierte en seguridad.

Asimismo, planteó que el 16 de noviembre, por orden del juez federal tercero de distrito, Edmundo Adame, agentes de la policía federal ministerial dependientes de la Procuraduría General de la República, aprehendieron a los dos concesionarios de la mina de Beneficios Internacionales (BINSA) del municipio de Sabinas, Coahuila, siniestrada el 3 de mayo.

Melchor González e Hilda Graciela Montemayor fueron trasladados al Cereso de Piedras Negras, acusados como presuntos culpables de varios delitos, como homicidio culposo de 14 mineros, lesiones graves del menor Jesús Fernando Lara, de 14 años de edad, quien perdió un brazo en el accidente, ocurrido en el pocito 3, y tentativa de fraude

Esto último porque los concesionarios intentaron dar de alta en el Instituto Mexicano del Seguro Social a los trabajadores, cuando estaban atrapados en el pocito. En el caso de BINSA, intentaron lo mismo cuando el niño Jesús Fernando ya estaba en el IMSS con el brazo desgarrado, indicó esta organización y sostuvo que es la primera vez que las autoridades actúan contra los responsables de los siniestros.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario