08/11/2011

Las madres traen una lista de 360 desaparecidos, dice activista

Silencio oficial en ocho días de caravana de centroamericanas

Foto
Las centroamericanas que buscan a sus hijos marcharon ayer en Tultitlán mostrando fotos y la bandera de HondurasFoto Mario Antonio Núñez López

Silvia Chávez González
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 8 de noviembre de 2011, p. 21

Tultitlán México, 7 de noviembre. La caravana de 33 madres centroamericanas que buscan a sus hijos desaparecidos en territorio nacional llegó este lunes a la Casa del Migrante San Juan Diego, ubicada en cerrada de la Cruz, colonia Lechería, donde las mujeres pidieron el apoyo de las autoridades mexicanas para localizar a sus familiares y que proporcionen seguridad en la ruta migratoria hacia Estados Unidos.

Martha Sánchez, coordinadora del Movimiento Migrante Centroamericano, al frente de la Caravana Sigo tus Huellas con la Esperanza de Encontrarte, expuso que el grupo de madres trae una lista de 360 nombres de migrantes que, presumen, desaparecieron en territorio nacional; aunque indicó que podrían ser más de 10 mil los extraviados.

La representante dijo que después de ocho días de recorrido, la caravana no ha tenido respuesta de autoridades mexicanas que permitan considerar que existe un interés real por localizar a sus familiares desaparecidos.

El sacerdote Hugo Raudel Romero, responsable del albergue, ofició una misa y entregó rosas y velas a las peregrinas; luego salió del templo encabezando la caravana que caminó sobre las vías del ferrocarril de la colonia, paso habitual de extranjeros indocumentados.

Una cruz de madera, a menos de un metro de las vías, ubica el lugar en que fue localizado el cadáver del guatemalteco Julio Fernando Cardona Agustín, de 19 años, asesinado por policías municipales de Tultitlán en agosto de este año.

A menos de 50 metros de la cruz de Julio, también en los alrededores de la Casa del Migrante, las madres centroamericanas oraron por el descanso de María Marisol Ortiz Hernández, originaria de Honduras, cuyo cuerpo semidesnudo y con huellas de estrangulamiento fue encontrado el jueves 13 de octubre también de este año. Ella dejó un bebé de seis meses que permanece bajo resguardo del DIF Querétaro para quedar sujeto a adopción.

Rubén Figueroa, coordinador de la caravana e integrante del Movimiento Migrante Centroamericano, detalló que solamente en el estado de Tabasco, y después de que diputados de esa entidad enviaron un exhorto al gobierno del estado y al Instituto Nacional de Migración, las madres pudieron cotejar su lista de desaparecidos con nombres de migrantes encarcelados u hospitalizados.

Nosotros en San Fernando [Tamaulipas, donde fueron exhumados 72 migrantes en agosto de 2010], exigimos justicia [a las autoridades mexicanas] y desde ahí los responsabilizamos de lo que sigue pasando en la ruta migratoria, por ejemplo lo que sucede aquí, en Tultitlán, donde se ha matado a migrantes y se ha visto la xenofobia, agregó Figueroa.

Es horrible vivir sin un hijo en la casa, porque entrar en el cuarto donde ellos dormían y mirarlo vacío, es horrible, comentó Clementina Murcia González, de 67 años, quien viene en busca de sus hijos Jorge y Mauro Orlando Funes.

El cura Raudel Romero expresó que en promedio mil 200 personas se alojan cada semana en el albergue. Insistió en que el lugar es insuficiente, que está hacinado y es urgente reubicarlo.

La caravana ya recorrió los estados de Oaxaca, Tabasco, Chiapas, Veracruz, San Luis Potosí, Tamaulipas, Coahuila, Querétaro y México. A las seis de la tarde de este lunes partió al Distrito Federal.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario