14/08/2010

Polémica por los jóvenes

Despreciar el trabajo doméstico, un problema de género en la sociedad

Laura Poy Solano
Periódico La Jornada
Sábado 14 de agosto de 2010, p. 2

La titular del Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve), Priscila Vera Hernández, demandó que en México se deje de etiquetar y estereotipar a los jóvenes como una población que no estudia ni trabaja, que es conflictiva, que son drogadictos y delincuentes, cuando no es así. Son la generación más educada y sana que hemos tenido, afirmó.

En entrevista con La Jornada, desestimó las declaraciones del rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro Robles, –quien consideró vergonzoso que 7.5 millones de jóvenes en nuestro país no estudien ni trabajen–, pues afirmó “hay que ser muy cuidadoso en cómo se plantean las cosas. No es una generación de ninis –que no estudia ni trabaja–, hay que reconocer, y se está haciendo, que hay algunos en situación de vulnerabilidad”, pero consideró que llamar perdida a toda una generación, es pasarle ese calificativo a todos.

Cuando falta poco para el inicio de la Conferencia Mundial de la Juventud 2010, que se realizará en León, Guanuajuato, a finales de este mes, insistió en que no podemos seguir pensando en los jóvenes sólo como parte de una categoría negativa, pues destacó que México tiene el mayor bono demográfico, con 36 millones de personas menores de 29 años.

Sin embargo, enfatizó que es doblemente preocupante que de los 7.5 millones de jóvenes que no estudian ni trabajan, seis millones sean mujeres. Afirmó que estamos ante un tema de género, pues las labores domésticas no están reconocidas en esta sociedad.

–Ante los retos que enfrentan los jóvenes en México, ¿con qué objetivo se organiza la CMJ 2010?

–El gran objetivo es suscribir una declaratoria que México entregue como insumo a la Organización de Naciones Unidas para abrir la discusión y que se haga visibles a los jóvenes para alcanzar los objetivos y las metas del milenio. De tal suerte que para 2015, cuando se haga un balance, esté incorporado el sector.

–¿Cuántos recursos públicos se destinaron para la organización de la conferencia?

–Se invirtieron 60 millones de pesos, y contamos con el apoyo de varias agencias de Naciones Unidas para el traslado de ponentes y delegados, así como para la asistencia técnica en la elaboración de la propuesta de declaratoria.

Foto
La situación de las mujeres jóvenes en México es preocupante, señala el ImjuveFoto Cristina Rodríguez

–¿Cuál es el eje vertebral que deberá articular los trabajos de la CMJ 2010?

–Es incorporar a los jóvenes a las metas de desarrollo del milenio. Deben ser visibles en la agenda. Lo más importante es que se invierta en ellos. La CMJ tiene como objetivo posicionarlos en la agenda. La población juvenil es la más alta en la historia, son mil 500 millones de personas, de los cuales mil 300 millones viven en países en vías de desarrollo.

–¿Qué se espera de este encuentro para México?

–Que se deje de estigmatizar a los jóvenes y que se les reconozca como sujetos activos del desarrollo. México tiene la población juvenil más alta en su historia –más de 36 millones–, son una enorme riqueza para el país. No existe sólo el petróleo. Ser joven muchas veces es etiquetado como sinónimo de conflicto, drogadicción y delincuencia. No se están dando cuenta que los jóvenes son un enorme capital.

En ese sentido el gobierno federal hará un anuncio en la conferencia muy enfocado a reposicionar la temática juvenil como parte de la agenda nacional.

–¿Quée pasa con un país que tiene a 7.5 millones de sus jóvenes en una condición en la que ni estudian ni trabajan?

–Estamos en el momento idóneo, porque estamos enfrentando aún el bono poblacional, tenemos 10 o 15 años para aprovecharlo, para invertir en ellos, y por eso el llamado que hacemos a reflexionar con los jóvenes, primero reconociéndolos como actores estratégicos y después invirtiendo más en ellos. Estamos ante un momento crucial.

–¿Qué propuesta hay en materia laboral para los jóvenes?

–Es una de sus principales demandas, enfrentan casi el doble de la tasa de desempleo adulto. He sostenido que debe discutirse el tema de la flexibilidad del mercado laboral, a los jóvenes no les dan trabajo porque no tienen experiencia, y los que están estudiando quieren trabajar, pero necesitan jornadas de medio tiempo, y las leyes laborales aún no lo permiten. En la gran discusión de la reforma laboral no sólo deben escuchar a los sindicatos y a los empleadores, también a los jóvenes, concluyó.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario