26/08/2011

Estudiosos del tema ven en la incertidumbre constante una semilla de insensibilidad




La violencia cotidiana explica que los jóvenes apoyen medidas anticrimen radicales: expertos

Preocupa a académicos que más personas no crean en la ley; ésta no los ha respetado

Emir Olivares, Víctor Ballinas y José Antonio Román
Periódico La Jornada
Viernes 26 de agosto de 2011, p. 14

La desigualdad, la falta de oportunidades y la inseguridad que se viven en el país explican que los jóvenes se inclinen por el uso de métodos violentos para combatir al crimen organizado, señalaron académicos y políticos que comentaron los resultados de la encuesta sobre cultura constitucional aplicada por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

José Antonio Pérez Islas, coordinador del seminario de investigación en juventud de la UNAM, indicó que no puede existir una juventud más abierta y progresista cuando la sociedad mexicana es conservadora. Situación que se ha agudizado por la apuesta del gobierno a la polarización.

Resaltó que de 2000 a la fecha, los jóvenes enfrentan gran incertidumbre en todos los sentidos, por lo que la seguridad es uno de sus anhelos. Generalmente se busca lo que no se tiene: mi generación confrontó a padres, maestros y a un Estado autoritarios, peleábamos por liberarnos de eso. Las nuevas generaciones ya no tienen tan claro al enemigo.

En tanto, el presidente de la Comisión de Juventud y Deporte del Senado, Javier Orozco, calificó de preocupante la manera de pensar de los jóvenes de entre 15 y 19 años. Llama la atención que se pronuncien por permitir que se aplique la tortura a los narcotraficantes, y que se pronuncien por un castigo de la misma intensidad al fenómeno que tiene atemorizada a la población.

En entrevista, el legislador del Partido Verde apuntó: la respuesta de los jóvenes muestra su ausencia de sensibilidad por la inseguridad que se vive en el país. Resulta muy interesante que ante la pregunta de si prefieren libertad o seguridad, la mayoría opta por seguridad. Quieren tener un ambiente de mayor tranquilidad y confianza para poder desarrollar sus actividades cotidianas, como ir a la escuela, al trabajo o poder divertirse.

Para la secretaria de asuntos juveniles del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Alejandra Soriano, los datos de la encuesta de la UNAM son resultado del clima de violencia, terror e inseguridad en el que los jóvenes han crecido, y que ha fomentado el gobierno federal con esta guerra no planificada contra el narcotráfico.

Alfredo Nateras, de la Universidad Autónoma Metropolitana, unidad Iztapalapa, aseveró que se ha idealizado a la juventud al construirle una imagen de que por el hecho de ser jóvenes siempre estarán en favor de las causas sociales y humanitarias. No es así, existen los liberales y democráticos, pero también los conservadores y proclives a las posturas de la ultraderecha clerical, advirtió.

Otras de las posibles causas de que los chicos manifiesten posiciones favorables a prácticas autoritarias y violentas, resaltó el académico, es la condición conservadora de la ciudadanía, contenidos violentos en medios de comunicación, la falta de formación académica y hasta la información en Internet.

Por su parte, Herlinda Suárez, especialista del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM, con sede en Cuernavaca, Morelos, subrayó que no se puede afirmar que toda la juventud está en favor de que se utilicen medidas autoritarias para combatir la violencia.

Resaltó que diversos estudios que este sector muestran que quienes se inclinan por soluciones violentas son los jóvenes en situaciones vulnerables, sin protección institucional, con baja escolaridad y en rezago económico y social. No creen en la ley porque ésta no los ha respetado.

Para el coordinador de los senadores del Partido del Trabajo, Ricardo Monreal, la encuesta refleja el producto de la mercadotecnia de derecha, de una descomposición social, donde los derechos humanos no importan en una sociedad individualista, es una sociedad que se construye y se forma de jóvenes sectarios, cercanos al fascismo.

Lo que hace falta, apuntó, es más educación y formación, este tipo de pensamientos se fortalecen por la falta de materias como civismo, así como mayor cultura en las escuelas de educación media, y genera sociedades individualistas, egoístas.

Por separado, Rafael Becerra, presidente de la Alianza Internacional de la Juventud, agrupación ligada a la Iglesia católica y a grupos antiabortistas en el país, señaló que si los jóvenes apoyan la tortura y la pena de muerte como alternativas para combatir al crimen organizado se debe a que se encuentran ofuscados por el clima de violencia de que han sido víctimas y por lo tanto no ven otra solución que atacar de la misma forma.

Con información de Ariane Díaz

Siete de cada 10 creen que el toque de queda reduciría la inseguridad

Políticos y policías, quienes más violan las leyes, según encuesta de la UNAM
Emir Olivares Alonso
Periódico La Jornada
Viernes 26 de agosto de 2011, p. 14

La mayoría de los participantes en la encuesta sobre cultura constitucional 2011 aplicada por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), 34.3 por ciento, consideró que corresponde a la familia poner los límites en las conductas de los individuos, mientras que 26.3 aseguró que esa es una de las principales tareas de la ley.

Resultados de este sondeo muestran que 90 por ciento de los entrevistados mencionó que se guía poco o nada por las recomendaciones de los ministros religiosos para tomar decisiones importantes en su vida. Además, seis de cada 10 personas encuestadas se dijeron en contra de que un gobernante base sus decisiones en las recomendaciones o sugerencias de su religión.

La segunda encuesta nacional de cultura constitucional: legalidad, legitimidad de las instituciones y rediseño del Estado, elaborada por especialistas del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la máxima casa de estudios, revela que ocho de cada 10 entrevistados creen que las personas en el país no están protegidas contra el abuso de la autoridad.

Las conclusiones del estudio, que se aplicó en mayo de este año a 2 mil 208 personas en todo el país y cuyos resultados son 95 por ciento confiables, indican que los encuestados manifestaron que los políticos (23.2 por ciento) y los policías (21.9) son quienes más violan las leyes en el país.

Además, en una escala de cero a 10, los individuos afirmaron que la ciudadanía en general está reprobada en el respeto a las leyes, con 5.65 de calificación.

La figura de un liderazgo que transforme la situación actual de México no es una idea generalizada entre la mayoría de los participantes en este sondeo, pues se consideró inferior la capacidad de un líder para hacer cosas por el país a la capacidad de las leyes para lograrlo. Seis de cada 10 encuestadas dijo que es falso que un líder pueda hacer más por la nación que todas las leyes, contra 33 por ciento que opinó lo contrario.

En lo correspondiente al ámbito de la seguridad, siete de cada 10 creyeron que un toque de queda ayuda en general o en parte a reducir la inseguridad.

Sesenta por ciento de la muestra indicó que corresponde al presidente de la República tomar la decisión de utilizar al Ejército para combatir el narcotráfico, y dos de cada 10 sostuvieron que esa decisión debe ser tomada entre el Congreso y el Ejecutivo federal.

Además, 57 por ciento consideró que en la lucha contra la delincuencia organizada las fuerzas armadas deben actuar bajo el mando militar y 20 por ciento dijo que las órdenes deben ser tanto del orden castrense como del civil.

La necesidad de resolver los problemas de inseguridad pública en México no lleva a los encuestados a estar de acuerdo en que se violen sus garantías individuales. Cincuenta y seis por ciento se dijo nada o poco dispuesto a que se le impida salir a la calle, casi ocho de cada 10 se negó a ser detenido indefinidamente.

Nueve de cada 10 se dijeron poco o nada dispuestos a que se hagan cateos en su domicilio sin una orden judicial; 80 por ciento se opuso a que se suspendan las clases en las escuelas, y dos de cada tres se negó a que sus llamadas telefónicas sean interceptadas.

En comparación con la primera encuesta sobe este temática aplicada por el IIJ en 2003, los resultados de la investigación de 2011 muestran un incremento en el número de personas que se manifiestan en favor de la importancia de que se apliquen las leyes y no exista delincuencia.

25 años, edad promedio de migrantes mexicanos
Laura Poy
Periódico La Jornada
Viernes 26 de agosto de 2011, p. 18

El bono demográfico de México se ha transferido a Estados Unidos, donde el promedio de edad de los migrantes mexicanos es de 25 años, frente a los 36 de los estadunidenses y 27 del resto de latinoamericanos en ese país, lo que representa una pérdida para México, afirmó Rubén Beltrán, subsecretario para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE). Al participar en el seminario La otra cara de la gran manzana: migrantes mexicanos en Nueva York, organizado por el Departamento de Sicología y el Programa de Asuntos Migratorios de la Universidad Iberoamericana (Uia), destacó que 31.8 millones de personas de origen mexicano viven en Estados Unidos (12.4 millones nacidos en México), las cuales representan 10.2 por ciento de la población total (308.7 millones), y 63 por ciento de los habitantes de origen latino (50.4 millones). En un comunicado de esa casa de estudios, agregó que seis de cada diez migrantes mexicanos en Estados Unidos son indocumentados, lo que tiene enorme peso para ellos al provocarles vivir con incertidumbre durante años, por miedo a ser deportados, situación que les detona problemas emocionales como violencia y desintegración familiar, y propensión al alcoholismo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario