19/08/2011

Según el gobernador César Duarte, la violencia en Chihuahua va "en caída libre"


Por temor a ser asesinados, 13 familiares de Isela Hernández pidieron asilo en Texas

Es la mujer levantada el domingo cuando cuidaba a un nieto de la activista Marisela Reyes

Foto
En febrero pasado, Marisela Reyes se mantuvo en huelga de hambre frente a la plaza Tolsá, en la ciudad de México, en protesta por el asesinato de sus familiaresFoto Carlos Ramos Mamahua

Miroslava Breach y Rubén Villalpando
Corresponsales
Periódico La Jornada
Viernes 19 de agosto de 2011, p. 17

Trece integrantes de la familia de Isela Hernández Lara, la mujer levantada el pasado domingo por un comando armado en el municipio de Guadalupe, Distrito Bravo, mientras cuidaba a un nieto de la activista Marisela Reyes Salazar, solicitaron asilo ante autoridades migratorias de El Paso, Texas, por temor a ser asesinados. A su vez, el Congreso de Chihuahua aprobó un punto de acuerdo para exhortar a las autoridades federales a que se investiguen los homicidios de los miembros de la familia Reyes Salazar, perpetrados en febrero pasado.

La organización civil Comité Ciudad Juárez, No Están Solos aseguró que la noche que Isela fue desaparecida, sus parientes acudieron al puente internacional de Fabens-Caseta para pedir protección a las autoridades estadunidenses. Esta reacción fue similar a la de más de 20 integrantes de la familia Reyes Salazar, quienes huyeron del Valle de Juárez por los asesinatos de cinco parientes.

El organismo indicó que al momento, cinco familiares de Isela se encuentran en el Centro de Detención para Migrantes de El Paso, Texas, mientras las autoridades investigan su situación; los ocho restantes recibieron ya una visa humanitaria temporal: son mujeres y niños.

Las primeras indagatorias apuntan que Isela Hernández fue secuestrada por el mismo grupo que ha acechado a la familia Reyes Salazar desde hace años, y que el objetivo era un niño de tres años de edad que ella cuidaba, nieto de Marisela Reyes.

De acuerdo con la Fiscalía General del Estado, Isela es familiar del ex alcalde de Guadalupe, Jesús Manuel Lara Rodríguez, asesinado en Juárez el 19 de junio de 2010.

La familia Reyes Salazar se involucró en causas sociales desde la década de 1990, cuando uno de los hermanos, Josefina, inició actividades en contra de un basurero tóxico en la frontera de Texas con México. Posteriormente rechazó la militarización en Chihuahua y las detenciones de civiles sin órdenes de aprehensión, implementadas por militares.

Fue regidora por el Partido de la Revolución Democrática en el municipio de Guadalupe, y se integró a organismos no gubernamentales en contra de la presencia de militares en el estado. Asimismo, participó en un comité civil que denunciaba la desaparición de personas a manos de militares.

La familia recibió amenazas de muerte a partir de 2008, para que abandonara Guadalupe. El 21 de agosto de ese año Miguel Ángel Reyes, uno de los hijos de Josefina, fue levantado por militares y liberado un mes después. Otro de sus vástagos, Julio César Reyes, fue asesinado en agosto de 2009.

Josefina fue asesinada el 3 de enero de 2010, y se dio muerte a su hermano Rubén el 18 de agosto de ese año. El 7 de febrero de 2011, Malena y Elías Reyes, hermanos de Josefina y Marisela, fueron secuestrados en presencia de su madre, Sara Salazar, junto con Luisa Ornelas, esposa de Elías. Los tres fueron hallados sin vida el día 25 de ese mes.

Destaca mandatario estatal avances en la vida social

El gobernador de Chihuahua, César Duarte, afirmó este jueves que después de recibir el gobierno del estado sumido en la peor crisis de seguridad, que colocó a la entidad en el primer lugar de violencia en el país, se logró revertir esa situación, y ahora vamos en caída libre. Por este dicho, pretendió asegurar que los índices de inseguridad presentan una tendencia constante hacia la baja.

Durante una gira de trabajo por el sur del estado, el gobernador subrayó que el secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, le informó directamente sobre la disminución en los hechos violentos documentados en Chihuahua, que llevaron al estado a pasar del primero al sexto lugar a escala nacional.

Dijo que el logro es importante, especialmente por los resultados obtenidos en el trabajo conjunto que emprendieron los tres niveles de gobierno para atacar el fenómeno de criminalidad; sin embargo, no se puede cantar victoria en cuanto a que el problema se tiene resuelto.

Duarte sostuvo que la percepción de la ciudadanía respecto a la inseguridad empieza a cambiar, y ahora el estado, en vez de destacar por la nota roja, comienza a resaltar por avances en ámbitos fundamentales de la vida social como la educación, rubro en el cual se logró cobertura universal para los estudiantes de nuevo ingreso a los niveles medio superior y superior, durante el ciclo escolar que comenzó el lunes pasado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario