10/08/2011

México, el país más letal para periodistas en América: LATimes


Por:

De acuerdo con el sitio UnaFuente, México es el país más mortífero del continente americano para los periodistas, según un grupo de derechos humanos, citados esta mañana por Los Angeles Times. En su editorial, el diario destaca que, desde 2006, más de 30 profesionales del periodismo han sido asesinados y, por ello, no extraña que muchos de ellos estén solicitando asilo en Canadá y Estados Unidos.

Por ejemplo, el cuerpo de la periodista mexicana Yolanda Ordaz de la Cruz fue descubierto el mes pasado en Veracruz. Un mes antes, su colega Miguel Ángel López fue encontrado muerto a tiros dentro de su casa en la misma ciudad de ese del puerto. Su esposa y su hijo fueron asesinados también.

Esas muertes elevan a siete el número de periodistas asesinados en lo que va del año en México, según Reporteros sin Fronteras. Ellos son un recordatorio más de la espiral de violencia que ha cobrado casi 40 mil vidas desde 2006, cuando el presidente Felipe Calderón declaró la guerra a los cárteles de la droga.

México es el país más mortífero del continente americano para los periodistas, según grupos de derechos humanos. Más de 30 periodistas han sido asesinados desde 2006. El gobierno ha establecido una fiscalía especial para delitos contra periodistas. Pero la situación no ha mejorado.

No es de extrañar que los periodistas mexicanos se están presentando en Canadá o los Estados Unidos, solicitando asilo. Entre ellos está Emilio Gutiérrez, quien huyó de Chihuahua a Nuevo México en 2008 después de recibir amenazas de muerte, quien atribuyó su persecución por las denuncias que hizo sobre presuntos abusos cometidos por las fuerzas armadas mexicanas. En repetidas ocasiones ha hablado sobre la violencia en su tierra natal y, recientemente, presentó una petición ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos alegando que el gobierno mexicano es incapaz de detener a los militares de cometer crímenes contra sus compatriotas.

El caso de Gutiérrez, junto con los de otros tres periodistas actualmente en los EU, permanece en un limbo legal, pues sus solicitudes se sitúan en un sistema de corte de inmigración sobrecargado o, incluso antes, por la lentitud de los funcionarios de asilo para decidir tales reclamos. Sin embargo, estos casos requieren una atención urgente. En la década de 1990, las autoridades aprobaron con prontitud las solicitudes de asilo presentadas por los periodistas colombianos que enfrentaban amenazas similares.

Pero ahora es complicado. Los solicitantes deben estar preparados para demostrar que tienen un temor bien fundado de persecución por su raza, religión, nacionalidad, opinión política o pertenencia a un grupo, y que su gobierno no puede o no para protegerlos de la persecución.

Algunos grupos anti-inmigrantes temen que la concesión de asilo a los periodistas mexicanos abrirá las puertas a otros que sostienen que son víctimas de la violencia narco. En 2010, poco más de 160 solicitudes de asilo fueron aprobadas, menos de 3% de todas las solicitudes de asilo presentadas por mexicanos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario