01/08/2011

En México, la pobreza moderada afecta a 52 millones



Angélica Enciso L.
Periódico La Jornada
Lunes 1º de agosto de 2011, p. 8

Mientras en Guerrero, Chiapas y Oaxaca una de cada tres personas vive en pobreza extrema, en los estados donde la miseria es menor, como Distrito Federal, Baja California Sur, Baja California y Nuevo León, más de 30 por ciento de la población vive con carencias sociales, aseguró el Observatorio de Política Social y Derechos Humanos.

En un análisis enfatizó que se trata de entidades donde el ingreso es relativamente alto pero hay importantes rezagos en el cumplimiento de varios derechos sociales, entre ellos salud, educación, calidad en la vivienda, alimentación, seguridad social y servicios en la vivienda.

En el Distrito Federal una de cada cuatro personas se encuentra en situación de pobreza multidimensional moderada, es decir, que presenta al menos una carencia social y su ingreso se encuentra entre mil 20 pesos y 2 mil 180 pesos. Ello indica un crecimiento de 0.7 por ciento, indican datos de la delegación de la Secretaría de Desarrollo Social en esta ciudad.

Ante el incremento a escala nacional de la pobreza moderada en 3.2 millones de personas, para llegar a un total de 52 millones en esa situación, de acuerdo con la medición oficial que presentó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), la Sedeso aseveró que sus programas han incidido directa o indirectamente en el abatimiento de las carencias y en los niveles de pobreza.

En un comunicado explicó ayer que este año el presupuesto para la superación de la pobreza alcanza un récord histórico de casi 1.5 billones de pesos, que representan 57 por ciento del gasto programable.

Destacó que, de acuerdo con esa medición, sólo 19.3 por ciento de la población, es decir, 21.7 millones de personas, no tiene problemas de ingreso y cubre todas sus carencias, o sea, no son pobres multidimensionales y tampoco son vulnerables. A ese sector se sumaron 2.2 millones de personas entre 2008 y 2010.

El Observatorio de Política Social consideró que la crisis puso en evidencia que la política económica juega un papel fundamental en la reducción de la pobreza y los ingresos de las personas que trabajan fueron la causa del aumento del número de personas en pobreza, dada la caída de los salarios.

Indicó que, tomando en cuenta dichas cifras, es fundamental que el Estado mexicano asuma sus obligaciones respecto de los derechos sociales, con el fin de reducir con mayor celeridad las restricciones de acceso a educación, salud, seguridad social, vivienda y, en especial, la alimentación.

Explicó que la crisis económica “siempre tendrá un papel central en el análisis de la pobreza en el mundo; sin embargo, la medida de la profundidad de las privaciones sociales –promedio de carencias– del Coneval revela la faceta estructural del problema en México”.

En términos de profundidad, para 2010 se muestra que las personas en pobreza moderada tienen 2.1 carencias sociales, es decir, que aún se encuentran lejos de tener un ejercicio adecuado de sus derechos y corren el riesgo de caer en pobreza extrema.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario