28/04/2011

A un año ni perdón, ni olvido: Justicia para Bety y Jyri


  • A un año del asesinato de Bety Cariño y Jyri Jaakkola ¿Con que palabras se puede expresar la indignación y el coraje? ¿Quiénes quieren aniquilar al municipio Autónomo de San Juan Copala?
Huajuapan de León, 24 de abril del 2011
Familiares / Movimiento Agrario Indígena Zapatista
Hermanas, hermanos, compañer@s tod@s:

Un año del asesinato de Bety Cariño y Jyri Jaakkola ¿Con que palabras se puede expresar nuestra indignación y nuestro coraje? La rabia que sentimos por la impunidad otorgada a quienes sin piedad, remordimiento y con odio dispararon contra la Caravana Humanitaria que se dirigía a Copala, ¿Quién cuestiona la solidaridad hacia un pueblo que estuvo sitiado durante 11 meses? antes de ser agredido por los intereses de Ulises Ruiz y Evencio Nicolás Martínez, ¿Quiénes quieren aniquilar al municipio Autónomo de San Juan Copala?
Tenemos claro que desde la presidencia municipal de Santiago Juxtlauca, con el respaldo de Carlos Martínez presidente municipal por el Partido Unidad Popular y actualmente diputado local por el PRI, así como desde el control de esa presidencia de los hermanos Mejía, se administraron los recursos para atacar la Caravana. Son ellos quienes operan la UBISORT como grupo de contrainsurgencia, paramilitar y control social.»
Un año para reafirmar que las instituciones que imparten Justicia a nivel federal y estatal son parciales e incapaces, no tienen interés real de esclarecer la situación, pero sobre todo para generar las condiciones necesarias para la construcción de paz y reconciliación de los Pueblos ¿Será más redituable el negocio de tráfico de armas o la cultura de la violencia ? ó ¿Será que quienes presumen en defender la legalidad están corrompidos y dirigidos por una clase política añeja que no se ha ido de nuestro estado Oaxaqueño?
La política está secuestrada por grupos de poder, caciques políticos al servicio del Priismo y un Estado autoritario que busca criminalizar a la sociedad, al movimiento social, a las defensoras y defensores de los Derechos Humanos. Sus más de 27 grupos paramilitares en Oaxaca son entrenados y supervisados por el ejército quien “defiende” nuestra soberanía asesinando niños, mujeres y personas inocentes que son mexicanos como cualquiera de nosotr@s.
Un año para decir que las palabras no tienen más que una consigna: “Ni perdón, Ni olvido”. No perdonamos la crueldad, la manera tirana y cobarde con la que asesinaron a Bety y Jyri. No olvidamos quiénes fueron los que dieron la orden para incendiar al estado de manera violenta y demostrar que no importa ni el color de la solidaridad y la fraternidad, mucho menos la raza o credo que profesas, sino a cambio de lograr intereses económicos que se tejen en las entrañas de la política oaxaqueña, sin importar a quien se asesine, secuestre, desaparezca y encarcele ¿Cuántos más de nosotros seguiremos en su lista? ¿Cuánta sangre tiene que derramarse para que comprendamos que es urgente y necesario parar la política de exterminio que se teje por un Estado en descomposición?
Hoy las garantías constitucionales son sólo discursos demagógicos de diputados, senadores, militares y desde una desgastada presidencia de la república en voz de Felipe Calderón ¿Con qué palabras señor embajador Negrin seguirás mintiendo a opinión pública internacional? ¿Acaso creen que se puede esconder más de 36 mil personas asesinadas en nuestro país por el crimen organizado como si fuera una aguja en el pajar? ¿No se les hará Justicia a estos miles de asesinatos? ¿Más de 70 defensores y líderes sociales asesinados por defender los derechos humanos? ¿Será usted y Calderón quiénes hablan de Justicia con los padres de Jyri Jaakkola y el pueblo finlandés? Existe la vergüenza.
Somos muchos los que queremos que este país cambie, es urgente. Convocarnos a unificar nuestras luchas y criterios para lograr la construcción de un actor social y político capaz de detener leyes dirigidas al despojo, al saqueo de nuestros territorios, a la criminalización de nuestras luchas, al desmantelamiento de la autonomías y economías campesinas, a la eliminación de los Derechos sociales y los Derechos humanos y colectivos. Hoy nos toca enfrentar leyes como la de Seguridad Nacional, herramienta para institucionalizar una Dictadura anunciada y vivida en este país. Detener estas iniciativas es una obligación de todas y todos: no basta con la denuncia.
Exigimos la detención inmediata de los asesinos de Bety y Jyri quienes están plenamente identificados y hasta hoy caminan libres sin que la justicia haga caso de nuestras demandas, exigencias y denuncias ¿A caso las más de 240 mil cartas que llegaron a PGR exigiendo justicia no significan nada? ¿Las exigencias de más de 25 países en el mundo quienes se pronunciaron por este cobarde asesinato en consulados, actos públicos, correos, movilizaciones, actos culturales, plantones, marchas, prensa escrita, medios de comunicación alternativos, platicas, Foros, volantes, revistas y más, ¿No les dicen nada? ¿Dónde quedan sus palabras?
Nuestros muert@s, los que ustedes tratan de invisibilidad, borrar de la historia, esconderlos, callarlos, están vivos. Su voz, sus palabras se han sembrado cada vez más en el corazón de miles donde nace la rabia, crece la indignación, se trasforma en memoria viva! ellas y ellos son el símbolo de la Unidad porque nos unimos a pesar de nuestras diferencias, caminando con la mirada en alto, porque no tenemos miedo, porque estamos dispuestos a cambiar este país de una buena vez, larga fue la noche de estos 500 años de dolor y tragedias, de esclavitud y desprecio contra los pueblos que hoy se rebelan y resisten.
Por eso Bety Y Jyri viven y están presentes. Su camino como el de muchos es un ejemplo vivo, de un modelo nuevo de la solidaridad internacional que está dispuesto a caminar y arriesgar su vida para lograr el otro mundo posible que soñamos, que nace de abajo, a la izquierda y del lado del Corazón. Este llamado que hacemos a todas y todos es para que actuemos, manifestarnos en todas las formas que sean posibles, las que estén a su alcance para decir y gritar Justicia, para no olvidar.

Justicia para Bety y Jyri! ¡Cárcel para los asesinos! ¡Ni perdón, ni olvido!


Esta recopilación también puede ser consultada en: Sididh

No hay comentarios.:

Publicar un comentario