27/04/2011

Lo que se vive en el país "es terrorismo", asegura Ashis Nandy

Usar la violencia contra el narco produce aniquilación de grupos sociales: investigador
Karina Avilés
Periódico La Jornada
Miércoles 27 de abril de 2011, p. 11

La estrategia de México en contra del crimen organizado es similar a la que se sigue globalmente contra el terrorismo, y el hecho de que se haya tomado la decisión de matar a su propia gente y de que sean mexicanos los que asesinen a mexicanos tendrá consecuencias en la sociedad, pues deberá pasar una generación y media para que se asimile esa cantidad de violencia, sostuvo Ashis Nandy, uno de los intelectuales hindúes más influyentes a escala mundial.

El sociólogo, investigador emérito e integrante del Instituto de Estudios Avanzados en Humanidades de la Universidad de Edimburgo advirtió que cuando se recurre a la violencia para resolver problemas de esa naturaleza termina, incluso, produciéndose la aniquilación de grupos sociales.

Afirmó: pensar que borrando a una generación entera de traficantes de drogas se va a terminar definitivamente con la violencia es una ilusión.

Hoy día, México vive una violencia de masas, donde son los pobres matando a los pobres, y los efectos a mediano plazo serán una mayor brutalización y endurecimiento de la sociedad mexicana.

En una conferencia de prensa realizada en El Colegio de México (Colmex), Ashis Nandy, quien fue uno de los primeros que criticaron las medidas de suspensión de los derechos civiles durante el único estado de emergencia de la India independiente, en tiempos del régimen de Indira Gandhi, enfatizó que es indispensable demandar que el combate al crimen se mantenga dentro de los límites exigidos por las garantías procesales y las convenciones de derechos humanos.

El experto en violencia de masas recordó que la experiencia histórica de los genocidios, en Armenia, en el Holocausto o en los hechos violentos de la división entre India y Pakistán, ha evidenciado que sólo una generación y media después a la vivencia de estos hechos traumáticos, es posible tener una imagen más completa, compasiva y sabia del pasado.

Por otro lado, expresó que no es necesario pactar con la delincuencia para llegar a una clase de entendimiento; de hecho, parte del problema es pensar que los criminales están más allá de la humanidad y son inasequibles.

Nandy, quien se encuentra de visita en el país para dar una serie de conferencias, consideró que la violencia que se vive en el territorio nacional es terrorismo.

Añadió que la violencia terrorista es una respuesta a situaciones de absoluta desigualdad. De hecho, consideró que las causas de este fenómeno en México encuentran explicación en una combinación de la extrema pobreza y de las posibilidades de movilidad social y seguridad económica que ofrece el crimen organizado.

Más vale, advirtió, acostumbrarse a la idea de que una parte pequeña de esa violencia sobrevivirá, mientras persistan las desigualdades económicas y políticas en la sociedad mexicana.

La estrategia de este país para combatir el problema es similar a la de la lucha contra el terrorismo, bajo la idea de que si se aplica suficiente violencia se resolverá el problema, lo cual no ocurrirá.

El especialista manifestó que después de que haya pasado el momento de mayor violencia en México surgirán las huellas y las cicatrices, y podrá verse a qué nivel ha llegado la brutalización de algunas porciones de la sociedad mexicana, y si los vecinos ya no se hablan con otros a causa de la desconfianza.

Al enfatizar que la violencia lo único que produce a largo plazo es brutalizar más a una sociedad, expresó que el combate al crimen por la vía de la educación y la cultura no es una idea romántica.

La cultura mexicana es extraordinariamente resistente y posee gran cantidad de recursos. El hecho de que estos últimos no se hayan utilizado para combatir a la delincuencia no significa que no existan. Siempre hay una dimensión política para resolver los problemas, y la población de México tiene la capacidad para sobreponerse a la violencia, finalizó.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario