29/12/2010

La asamblea exigió cumplir acuerdo de reubicación firmado con autoridades el 5 de julio

Hemos dado pruebas de la tala clandestina y delitos que cometen esos paramilitares

Denuncia comunidad tzotzil de Mitzitón nuevas agresiones del Ejército de Dios
Hermann Bellinghausen
Enviado
Periódico La Jornada
Miércoles 29 de diciembre de 2010, p. 13

San Cristóbal de las Casas, Chis. 28 de diciembre. La comunidad tzotzil de Mitzitón, ubicada en la zona rural del municipio de San Cristóbal, denunció nuevas agresiones violentas de miembros identificados del Ejército de Dios (de la iglesia evangélica Alas de Águila), a quienes considera paramilitares:

Al compañero Domingo de la Cruz Vicente se lo llevaron a la casa de Francisco Gómez Díaz y Gregorio Gómez Jiménez, donde los paramilitares ya hicieron una cárcel para irnos encerrando. Es como una reja de metro y medio donde lo metieron y ahí lo bañaron de gasolina, lo orinaron, lo desnudaron y lo siguieron golpeando como una hora. Este compañero se encuentra terriblemente golpeado, lo trataron como ni a un animal, y ya bien maltratado lo llevaron a una camioneta cerca de la casa ejidal y ahí lo dejaron.

Otros tres pobladores de Mitzitón, adherentes de la otra campaña, igualmente agredidos por unos 20 miembros del Ejército de Dios, quedaron bien golpeados y le rajaron su cabeza, con sus puños, palos y piedras. A diferencia de Domingo de la Cruz, sí lograron escapar Manuel de la Cruz Vicente, Julio de la Cruz Vicente y Lucio de la Cruz Vicente.

Los hechos ocurrieron el día 23. Según denuncian los ejidatarios, cerca de las 18:30 horas sus compañeros fueron atacados mientras se dirigían a la casa ejidal. A pocos metros de llegar, los alcanzaron aproximadamente 20 individuos: Como estaba oscuro no se pudo reconocer a todos, pero sí miró bien que ahí estaban Miguel Díaz Gómez, Luis Rey Pérez Heredia, Carmen Gómez Gómez, Feliciano Jiménez Heredia, Roberto Jiménez Heredia, Víctor Heredia Jiménez, Tomás Díaz Gómez y Julio Hernández Gómez.

A las 20:30, los mencionados “se pusieron a hacer un tiroteo cerca de donde está nuestro letrero de adherentes a la otra campaña, se oyeron bastantes disparos, tal vez vaciaron dos cargadores”. Hacia las 23 horas ya estaban los cuatro compañeros golpeados en su casa, ahí llegaron otra vez los paramilitares queriendo sacarlos para quererlos matar. Y detallan que llegaron en dos camionetas sin luz. Toda la noche se sucedieron tiroteos, y desde entonces casi todas las noches disparan cerca de casas de nuestros compañeros.

Los ejidatarios sostienen: Ya tenemos muchas denuncias públicas, suficientes para que los investiguen. Hemos dado pruebas ante las autoridades de las agresiones, la tala clandestina y toda clase de delitos que esos paramilitares cometen en contra de nosotros.

No obstante, el gobierno no hace nada ni cumple su palabra, porque para él su palabra no vale nada, por eso vienen aquí sus representantes y firman acuerdos y luego se hacen como si no pasó nada.

Desmienten, una vez más, que el problema sea religioso: Con lo que no estamos de acuerdo, y no vamos a permitir, es que se sigan cometiendo delitos en nuestra comunidad, y se siga utilizando al Ejército de Dios para atacarnos y detener nuestra lucha y nuestra organización y camino hacia la autonomía y los derechos que tenemos como pueblo indígena que somos.

En asamblea general, la comunidad acordó exigir cumplimiento al acuerdo firmado con los funcionarios del mal gobierno el 5 de julio y que hasta ahorita no ha cumplido: la reubicación de los paramilitares.

Añaden que si algo llega a suceder en nuestro pueblo, el responsable directo será Juan Sabines Guerrero (con) Felipe Calderón Hinojosa, por dar impunidad a delincuentes y no cumplir.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario