21/12/2010

Tragedia en Puebla

Es muy difícil sustraer el petróleo, porque luego hay que meterlo a una refinería, afirma

Labastida Ochoa duda que la causa del estallido sea un derrame por robo de crudo


Víctor Ballinas y La Jornada de Oriente
Periódico La Jornada
Martes 21 de diciembre de 2010, p. 5

Francisco Labastida Ochoa, presidente de la Comisión de Energía del Senado, destacó ayer en entrevista: “tengo muchas dudas sobre la explosión ocurrida en los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) en San Martín Texmelucan, Puebla.

La información disponible da cuenta, dijo, de que al río Atoyac llegó un líquido espeso, chapopote, y eso quiere decir que era petróleo crudo. ¿Se roban el crudo? Es muy difícil que se lo roben, porque hay que meterlo a una refinería. Esto hay que investigarlo.

El también ex secretario de Energía sostuvo: Se dice que hubo una serie de explosiones; una hipótesis es que vino el primer estallido originado por una fuga de petróleo, y si es así, se debió al mal estado de las instalaciones.

El legislador priísta, con amplia trayectoria en el sector energético, subrayó: 40 por ciento de la tubería de Pemex tiene más de 40 años. Estamos hablando de que hay más de 15 mil kilómetros de tuberías que hay que reparar y sustituir, porque están en pésimas condiciones. Entonces, ¿cuáles fueron las causas del accidente? Una fuga por robo o por malas condiciones de las tuberías o en los sistemas de bombeo.

En una investigación, cuestiona el senador, “ninguna hipótesis debe dejarse fuera, porque si no se estaría haciendo una indagatoria para justificar una solución preconcebida.

Las investigaciones deben hacerse con todas las hipótesis abiertas, y una primera es que el accidente se debió a una fuga por el mal estado de las instalaciones.

Labastida Ochoa insistió: “Yo no sería de la conclusión de que el accidente se debió a una fuga por robo. Si es petróleo, ¿qué lo originó?

Esto, precisó el priísta, me lleva a dos preguntas subsecuentes: si fue un intento de robo, obviamente deben ubicar al culpable, pero también se debe responder por qué Pemex no ha invertido en los sistemas de última tecnología para evitar el saqueo de combustible. Pero si fue derivado del mal estado de las tuberías, que se le meta dinero a la sustitución de los ductos.

Agregó: No se me hace lógica la información de que haya crudo en el río Atoyac. Dicen que su curso estaba lleno de chapopote. Es crudo, así que si se lo roban, ¿cómo lo van a meter a una refinería? Oigo muchas declaraciones de que se castigue a quienes se roban el combustible, pero, y si el accidente fue derivado de las malas instalaciones, ¿qué les van a hacer a quienes caigan en negligencia?

En lugar de meterle dinero a Chicontepec y aguas profundas –Pemex invierte 4 mil millones de dólares al año–, “no están atendiendo esta prioridad súper urgente –de sustituir instalaciones en malas condiciones–, lo cual llevaría a la conclusión de que debiera redireccionarse la inversión en Pemex”.

El senador agregó que el director de Pemex asistirá al Senado después de la primera semana de enero de 2011. Tendremos cuatro o seis reuniones con él. Desde luego que ahí analizaremos esta explosión, concluyó.

El ingeniero Hebraicaz Vázquez Gutiérrez, líder del Movimiento Nacional Petrolero, señaló que la explosión del domingo pasado no fue producto de una toma clandestina hecha por un grupo delincuencial, porque no hay mercado para la venta clandestina de petróleo crudo, que en este caso transportaba el oleoducto desde Teapa, Tabasco, hasta la ciudad de México.

Resaltó el hecho de que es posible que a corto plazo haya otro accidente similar e incluso mayor por la sostenida falta de mantenimiento a la red de tuberías de Pemex en todo el país.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario