17/12/2010

En el foro Voces de esperanza ante la conflictividad social en México realizan repaso del año

Agresiones a movimientos sociales y violaciones a derechos humanos marcaron 2010: activistas

Colectivos y asociaciones civiles, obligados a no bajar la guardia y ser solidarios, señalan


Fernando Camacho Servín
Periódico La Jornada
Viernes 17 de diciembre de 2010, p. 26

El año en curso estuvo marcado por diversas agresiones contra los movimientos sociales del país, y por violaciones generalizadas a los derechos humanos, lo que obliga a los colectivos y asociaciones civiles a no decaer en su actividad y a conservar la solidaridad y la esperanza como los valores más importantes.

De esta forma, diversos activistas resumieron los acontecimientos más importantes vividos en 2010, durante el foro Voces de esperanza ante la conflictividad social en México, en el que participaron representantes de algunas de las organizaciones populares más activas del país.

En un ambiente de indignación y remembranza, pero al mismo tiempo de celebración y homenaje a los luchadores sociales del país, el acto tuvo lugar en la Casa de la Solidaridad, y comenzó con un mensaje del obispo emérito de San Cristóbal de las Casas, Samuel Ruiz García.

Trinidad Ramírez, del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, de San Salvador Atenco, subrayó que en el año que está por terminar los niveles de represión y acorralamiento contra los movimientos populares alcanzaron un nivel altísimo, y frente a ello, la única respuesta posible es la lucha y la organización.

De su lado, Rodolfo Chávez, del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa La Parota (Cecop), destacó que, a pesar de todo, en el caso de esta hidroeléctrica el balance es positivo, ya que la organización de los pueblos ha impedido desde hace varios años dicho proyecto, que ocasionaría el desplazamiento de más de 25 mil personas.

Por su parte, el académico Enrique González Ruiz, integrante de la Comisión de Mediación entre el Ejército Popular Revolucionario (EPR) y el gobierno federal, destacó que a pesar de la cantidad de desapariciones forzadas cometidas desde hace años por las sucesivas autoridades del país, la población en general sigue muy poco consciente del tema.

Precisamente por ello, es necesario que la sociedad civil se organice para romper el círculo de impunidad, reincidencia y cinismo que ha generado en el país la comisión reiterada de este delito de lesa humanidad.

En el mismo tenor se pronunciaron Atzelbi Hernández, del Movimiento de Aspirantes Excluidos de la Educación Superior; Rita del Castillo, de la Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos; Marta Sánchez, del Movimiento Migrante Mesoamericano, y Elizabeth Flores, de la Pastoral Laboral de Ciudad Juárez.

Todos ellos, y las decenas de personas que ayer los acompañaron para celebrar después una posada navideña, remarcaron la necesidad de no olvidar los agravios que han sufrido y seguir en la lucha por la justicia y el castigo a los culpables, aunque también reivindicaron la esperanza como referente moral que no deben perder de vista.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario