27/12/2010

Según testigo, hombres armados se llevaron como a 150; son ocho: autoridades estatales

Confirma Procuraduría de Justicia de Oaxaca otro plagio de migrantes

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos inicia investigación y envía a visitadores


Víctor Ballinas y Octavio Vélez
Reportero y corresponsal
Periódico La Jornada
Lunes 27 de diciembre de 2010, p. 5

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) inició de oficio una investigación por un nuevo secuestro de migrantes ocurrido entre la noche del pasado martes, en los límites entre Veracruz y Oaxaca. El plagio lo confirmó la Procuraduría General de Justicia de esta última entidad, y señaló que son ochos las víctimas.

El caso se conoció tras una denuncia pública que hizo el sacerdote Heyman Vásquez, director del albergue Hogar de la Misericordia, ubicado en Arriaga, Chiapas, por lo que la CNDH intervino de oficio y envió visitadores a esa entidad. Ya se entrevistaron con el religioso y con uno de los testigos de los hechos denunciados.

La comisión informó además que hizo del conocimiento de este nuevo caso de presunto secuestro al Instituto Nacional de Migración (INM) y a la Secretaría de Gobernación.

Destacó que los representantes de este organismo asesoran e informan sobre sus derechos humanos a los centroamericanos, y verificarán que las autoridades cumplan su obligación de apoyarles y hacerlo con apego a la ley.

En entrevista telefónica, el sacerdote Heyman Vásquez dijo a este diario: “El pasado jueves 23 de este mes un migrante llegó al albergue entre las 20:30 y 21 horas, y me narró que tomó el tren la noche del día 21, y horas después, saliendo de Ixtepec, Oaxaca, como a media hora de distancia, se subieron al vagón en que iba cuatro hombres armados.

“Él agregó que ya iba despacio el tren, en el tramo Ixtepec-Matías Romero, Oaxaca, pues se dirigía a Medias Aguas, Veracruz, y la orden fue: ‘bajénse’. El testigo dijo que no los robaron ni los revisaron, sólo les ordenaron bajarse”.

Testigo de los hechos, el migrante que logró escapar dijo: “yo me tiré a unos matorrales, y me escondí. Oí gritos de mujeres. Corrí cuando el tren ya no se veía y regresé a Ixtepec. Ahí me quedé unas horas, y me vine al albergue –de Arriaga–, donde llegué el jueves 23”.

El sábado 25 de diciembre, señaló el religioso, “nos enteramos de que el salvadoreño Tomás Fermán Villatoro fue asesinado. Su sobrino Rolando habló por teléfono al albergue y nos contó que su tío fue ejecutado y que él estaba escondido. Tomás y él estuvieron aquí en el albergue, los tenemos registrados. Les tomamos fotografías, y esas fueron las que le mostramos al testigo del secuestro, y nos dijo, ellos viajaban conmigo en ese tren. Llevaban la misma ropa de la foto, pero se los llevaron”.

–¿Usted denunció el secuestro de 150 migrantes?

–No me consta. Mario, el testigo dice que en el tren viajaban como 150. Pero con lo que nos contó Rolando, el sobrino del salvadoreño muerto, podemos imaginar que se llevaron a muchos. El número no lo sabemos.

Añadió que “ya personal de la CNDH habló conmigo, y con el testigo. Aquí estaba, pero pedimos que le dieran protección, pues temí que vinieran por él. Ya se lo llevaron a Tapachula, lo tienen resguardado las autoridades federales, y la CNDH ya habló con él. Incluso personal del consulado de El Salvador ya fue a entrevistarse con él.

El sacerdote añadió: Aquí tenemos ahorita a otro migrante guatemalteco que fue secuestrado el día primero de diciembre. Le pidieron mil dólares y él habló con su esposa, les dio el teléfono a sus secuestradores y negociaron con ella; el pago quedó en 800 dólares. Lo liberaron después de cuatro días de cautiverio, estuvo escondido unos días, y tiene mucho miedo de lo que le pueda pasar.

Este migrante secuestrado y liberado previo pago dijo a Heyman Vásquez: Íbamos como 40 en ese tren. Se subieron entre cinco y nueve personas armadas y nos llevaron a varios. Nos metieron a unos vagones que están estacionados a las orillas de Medias Aguas. Eramos 12 personas en cada vagón. Ahí nos tuvieron un día, y luego nos llevaron a la montaña. Allá tienen a más secuestrados.

La versión oficial

La Procuraduría General de Justicia de Oaxaca confirmó oficialmente el secuestro de ocho migrantes centroamericanos, que se desplazaban en un tren procedente de Ciudad Ixtepec, Oaxaca, el martes pasado.

El subprocurador regional de Justicia, Gustavo Francisco García Bautista, dijo que los hechos se pudieron corroborar con la denuncia penal presentada por el salvadoreño Rolando Antonio Fermán, por el homicidio de su tío Tomás Fermán Villatoro, cometido por cuatro de los plagiarios.

Explicó que el salvadoreño, junto con su connacional José Ramón Ramírez Dubán y el hondureño Hernán Sigfredo Martínez Rodríguez, denunciaron haber sido privados de la libertad el pasado martes 21, cuando el tren se detuvo en Ciudad Ixtepec.

Los secuestradores, quienes les pidieron los números telefónicos de sus familiares para solicitar dinero a cambio de su libertad, los llevaron a un lugar conocido como El Cementerio, cercano a Ciudad Ixtepec, donde los tuvieron privados de su libertad y fueron custodiados por cuatro sujetos más, señaló.

Según García Bautista, los delincuentes trasladaron a seis indocumentados más a un camión un día después, y se llevaron a los ocho con rumbo a Matías Romero, aunque posteriormente caminaron por el monte para evitar un retén militar, y en el trayecto privaron de la vida a Tomás Fermán Villatoro, con un disparo.

Explicó que tras las indagatorias en Ciudad Ixtepec, se detuvo a Juan Carlos Castillejos Morales, El Carrito, originario de Arriaga, Chiapas, y a José Ramón Núñez Flores, El Pelón, de nacionalidad hondureña. La policía busca a un nicaragüense, conocido como El Nica, quien fue señalado de cometer el crimen, y a uno más apodado El Gordo.

El cadáver de Fermán Villatoro fue encontrado en el paraje Aprovechamiento de Paso Real, municipio de San Juan Guichicovi.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario