02/12/2010

Un día nos dice a los priístas de qué vamos a morir y al otro nos pide ayuda, sostiene

Calderón, bipolar en su trato con las fuerzas políticas, acusa Francisco Rojas

Andrés Timoteo Morales y Ciro Pérez Silva
Corresponsal y enviado
Periódico La Jornada
Jueves 2 de diciembre de 2010, p. 12

Jalapa, Ver., 1º de diciembre. Las expresiones del presidente Felipe Calderón contra el Partido Revolucionario Institucional (PRI), al que acusó de haber fomentado la corrupción y el empobrecimiento del país, por supuesto que afectarán las relaciones con Acción Nacional en la Cámara de Diputados, afirmó el coordinador de la bancada tricolor, Francisco Rojas.

Si a eso vamos, podemos decir que con el PAN el país retrocedió 10 años; es una década perdida por el desempleo, la desigualdad social y la inseguridad pública, aseveró.

Fue más allá. Acusó a Calderón de ser bipolar en su desempeño como mandatario y en su trato con las fuerzas políticas.

Entiendo que Calderón es panista, adversario nuestro. Lo que no se puede es estar por un lado ofendiendo y por otro pidiendo ayuda para sacar la agenda legislativa. Esa bipolaridad es la que nos desconcierta, pues un día nos dice hasta de lo que nos vamos a morir y otro nos pide ayuda para sacar la agenda legislativa.

Agregó que los priístas mantendrán una postura de relación institucional en el Congreso, trabajarán para el país y no para el partido, por lo que se buscará que los ataques verbales de Calderón no frenen el trabajo legislativo.

Estamos en el Congreso para sacar leyes, no para ver cómo nos peleamos. Hemos dado muestras de una gran institucionalidad y no vamos a cambiar nuestra postura ni con el PAN ni con ninguna otra fuerza política, pero eso sí, no se vale que Calderón use la Presidencia de la República como un instrumento partidario en lugar de darle su lugar como institucion y lo que nosotros exigimos es respeto, remarcó.

Anticipó que se antepondrá el interés del país, porque no queremos regresar en 2012 al gobierno federal para hacer arqueología política.

Por separado, el senador Manlio Fabio Beltrones sostuvo que el país está harto de tantos pleitos, y llamó a priístas y panistas a anteponer los intereses comunes a los particulares.

La palabra reconciliación adquiere un alto valor en la República Mexicana cuando existen barruntos de querer seguir trabajando sólo para un partido político y no por el país, y sin importar lo que haya dicho el Presidente de la República, equivocado o no, el Congreso seguirá trabajando por los acuerdos que necesita la nación.

El gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, consideró que las acusaciones de Calderón contra el priísmo fueron agresivas, enrarecen el clima político y en nada ayudan a la cordialidad entre los partidos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario