01/04/2011

Marchan miles en repudio a la propuesta priísta de reforma a la LFT

Sindicatos, dispuestos a impedir la crucifixión de trabajadores

Analizan plantón en San Lázaro y endurecer protestas para detener a PRI y PAN

Foto
Miles de trabajadores pertenecientes a diversos sindicatos marcharon ayer del Zócalo capitalino hacia el Congreso de la Unión en rechazo a la iniciativa priísta de reforma laboralFoto Víctor Camacho

Patricia Muñoz Ríos
Periódico La Jornada
Viernes 1º de abril de 2011, p. 22

Los gremios que integran la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), el Frente Sindical Mexicano –encabezado por los electricistas– y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) afirmaron ayer estar dispuestos a ponerse en plantón permanente en la Cámara de Diputados, llamar a huelga general, subir el tono de las movilizaciones y realizar más marchas en el centro del país y otros estados, a fin de impedir la aprobación de la reforma a la Ley Federal del Trabajo (LFT) propuesta por PRI-PAN y que crucifiquen a los trabajadores en Semana Santa.

En el contexto de la marcha que ayer protagonizaron del Zócalo a la Cámara de Diputados, la cual fue nutrida y estuvo acompañada por múltiples grupos estudiantiles, la centrales repudiaron la iniciativa de reforma priísta porque que es una traición para los trabajadores de México; lograron que se suspendiera la sesión en San Lázaro, paralizaron avenida Congreso de la Unión y dijeron que volverán a tomar la calle el próximo 7 de abril, en una mayor concentración contra la imposición de este proyecto.

Además de los trabajadores telefonistas, los de la UNAM, electricistas y maestros de la CNTE, estuvieron presentes los gremios minero e Independiente de Trabajadores de la Salud, así como miembros del Partido Comunista, de la Unión General de Trabajadores de México y del Colegio de Posgraduados del Colmex, entre otros, así como personajes como el presidente de la Asociación Nacional de Abogados Democráticos, Manuel Fuentes Muñiz.

En la marcha las consignas fueron contra el PRI, la reforma laboral y el gobierno de Calderón; los mayores contingentes los llevó la CNTE, cuyo dirigente de la sección 18, Jorge Cázares, y el representante de la 22, Sergio Espinal, sostuvieron que ante la intención perversa de los priístas y panistas de imponer a toda costa la reforma, sólo quedan la movilización, marchas estatales, mítines y el plantón permanente en la Cámara de Diputados.

Contrato de prueba a Calderón

El líder del STUNAM, Agustín Rodríguez, planteó que aunque los senadores se comprometieron a que no habrá fast track en la reforma y que van a tomar en cuenta las voces opositoras, los sindicatos independientes se van a mantener movilizados. También apoyó la propuesta de ponerse en plantón permanente en San Lázaro, llamar a una movilización más amplia para el 7 de abril, luego de la cual van a analizar acciones más drásticas, a fin de evitar una sorpresa en Semana Santa.

Martín Esparza, dirigente del Sindicato Mexicano de Electricistas, dijo que a los partidos sólo les interesan los trabajadores para que voten, pero no les importa acabar con sus derechos, con la Ley Federal del Trabajo y con el 123 constitucional, por lo que propuso que al presidente Felipe Calderón y al próximo mandatario se les den contratos a prueba –como propone la reforma priísta– y que a los miembros del gabinete se les contrate por outsourcing para que no tengan derechos.

Antes, Hernández Juárez dijo que se compromete a llamar a una huelga general si se aprueba la reforma del PRI-PAN tal como está, porque viola los más elementales derechos de los trabajadores y significa un amplio golpe al sindicalismo nacional.

Por los mineros de Cananea, Clemente Félix Lara indicó que las iniciativas del tricolor y del blanquiazul están proponiendo el esclavismo moderno.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario