29/03/2011

Dejarlos libres, lo peor que podemos hacer como sociedad: Villa Rivera

Antes que militarizar a jóvenes, se requieren espacios académicos y culturales: expertos

Foto
Jóvenes en la glorieta de InsurgentesFoto Yazmín Ortega Cortés
Karina Avilés
Periódico La Jornada
Martes 29 de marzo de 2011, p. 20

En lugar de plantear la militarización de los jóvenes que no estudian ni trabajan, conocidos como ninis, se deben crear espacios de formación académica y cultural y propuestas atractivas para ellos, coincidieron la directora general del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Yoloxóchitl Bustamante, y el director general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Enrique Villa.

Al rechazar la propuesta del gobernador de Chihuahua, César Duarte, de que los jóvenes realicen un servicio militar obligatorio por tres años, la directora del IPN indicó: Lo que menos se me ocurría pensar es en militarizarlos, cuando lo que se desea en este país es volver a la tranquilidad, a una sociedad que pueda disfrutar de las calles, de la cultura, del arte y que pueda salir por las noches a caminar en su colonia.

Entrevistados en el contexto del foro nacional Mujeres en la ciencia, la tecnología y la innovación en México, Bustamante enfatizó que lo que se necesita para los llamados ninis es generar opciones de formación académica atractivas, vinculadas con el mercado laboral, y también se requiere diversificar la oferta de estudios.

No hemos logrado que ellos sepan qué tan trascendente es esta etapa de su formación en la que pasan de ser niños a ser ciudadanos y tienen que adquirir conocimientos de ciencias, de humanidades, de civilidad, para contar con los elementos que les permiten ejercer una buena ciudadanía, refirió.

Hay cosas que los jóvenes podrían aprender a hacer, no nada más llegar a los niveles de licenciatura, que nuestro país necesita mucho en esa dirección, pero podrían empezar a tener formaciones más prácticas que les llevasen a resolver sus situaciones económicas, cuando es eso lo que los limita.

Existen aprendizajes que pueden ser hasta divertidos para motivarlos, y después buscar otros caminos formativos de mayor complejidad, agregó Bustamante.

Recordó que en el IPN hay un programa de cómputo dirigido a los jóvenes que no estudian ni trabajan, aunque todavía falta mucho por hacer, pero es una tarea en la que todos tienen que estar comprometidos.

Bustamante indicó que en el Politécnico estaremos llegando a un estado de equilibrio dinámico, donde el número que salga será el de los que ingresen pues no habrá posibilidades ya de crecer en el nivel de bachillerato. La estrategia es impulsar la retención y la aprobación, por lo tanto, se tendrán menos espacios disponibles. Sin embargo, se impulsará el bachillerato a distancia como opción para aumentar la cobertura, indicó.

Por su parte, el director general del Conacyt, Enrique Villa Rivera, dijo que se tienen que desarrollar un conjunto de actividades que permitan recuperar ese tejido social que no ha tenido oportunidad de ingresar a una institución educativa.

Al mismo tiempo, se deben buscar alternativas de crecimiento de empleo estable y confiable y, en el plano cultural, impulsar que en las colonias más pobres el tiempo libre de los niños y jóvenes esté asociado a una actividad formativa.

“Lo peor que podemos hacer como sociedad es dejarlos libres. Se ha mostrado que el reclutamiento de jóvenes por grupos delictivos es cada vez a edades más tempranas; son caldo de cultivo favorable, son pasto seco que por falta de alternativas pueden optar por la cultura del menor esfuerzo. ‘Sé que voy a vivir poco, pero lo poco que voy a vivir lo voy a vivir como rey’, es un poco lo que piensan estos jóvenes.”

Por ello, es necesario insistir en las estrategias que permitan abatir el rezago en educación, el desempleo y fortalecer las políticas culturales. Con mandarlos al servicio militar no se resolverá el problema, subrayó.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario