19/03/2011

En muchas entidades hay guerra en la calle y en Chihuahua parece haberla en especial contra las mujeres

Allá nos sentimos muy solitos, cuando venimos acá vemos que somos muchos: Enriqueta Gómez

Defensores de derechos humanos comparten experiencias en San Cristóbal de las Casas


Hermann Bellinghausen
Enviado
Periódico La Jornada
Sábado 19 de marzo de 2011, p. 12

San Cristóbal de las Casas, Chis., 18 de marzo. Por unos días, San Cristóbal es epicentro, muy discretamente y sin interés para los medios de comunicación, de la conciencia y la experiencia en los derechos humanos fundamentales, hoy tan devaluados, y la reflexión sobre los avatares de ejercer su defensa, promoverlos, impedir que se hundan por completo en el mar de la violencia, el miedo y el olvido. No dejamos la lucha ni la historia que tenemos, explica doña Enriqueta Gómez, campesina tzeltal, madre de familia y responsable de derechos humanos en la comunidad de Jotolá (Chilón), donde éstos suelen estar seriamente amenazados.

La sucesiva celebración del encuentro Con la memoria, los pueblos construimos la verdad y la justicia, convocado por organismos chiapanecos, y la 41 asamblea nacional de la Red Todos los Derechos para Todos, ha reunido a defensores independientes de diversas procedencias. Como decía doña Enriqueta, quien nada más representa a su comunidad: Allá nos sentimos muy solitos, cuando salimos y venimos acá vemos que somos muchos, que tenemos compañeros.

No muy distinto acompañamiento debe sentir Karim Rivera Lares, sicóloga del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres en la capital de Chihuahua, cuando refiere que de seis defensores asesinados recientemente en México, tres lo fueron en su estado, siendo Marisela Escobedo la más conocida. Las condiciones adversas a las que están expuestos los practicantes de esta defensoría se han incrementado. En muchas entidades hay una guerra en la calle, y en Chihuahua parece haber una en especial contra las mujeres.

Así, ese centro, que empezó como un proyecto para capacitar mujeres contra la violencia doméstica, ha terminado, como todas las luchadoras, madres, hermanas y esposas de Chihuahua y Juárez, enfrentando casos de violaciones, asesinatos, torturas, desapariciones, desintegración familiar. Reina el miedo a denunciar, pues las familias que lo hacen, expone Rivera Lares, quedan amenazadas, indefensas, y aunque tengan medidas cautelares, no sabemos qué tanto de veras es protección. La mujer es víctima también de la viudez, el abandono con los hijos, y en Chihuahua botín de guerra.

En tanto, esta región de Chiapas es pionera en esta defensoría, en buena medida por inspiración del obispo Samuel Ruiz García, ante la increíble servidumbre en que sobrevivían los pueblos indígenas tres décadas atrás. Hoy, las participaciones más elocuentes son de los propios indígenas: doña Enriqueta, Jerónima y Amalia de San Sebastián Bachajón, o Las Abejas de Acteal (cuyo discurso político ha madurado notablemente). En tanto, Nataniel Hernández, director del Centro Digna Ochoa en Tonalá, ha sido encarcelado dos veces en tres semanas, por el delito de cumplir con su trabajo.

Tiempos delicados

También el EZLN tiene un papel trascendente en esta maduración de la protección y defensa de los derechos de los de abajo. El subcomandante Marcos envió un saludo a la asamblea de la red, que se celebra de hoy al próximo domingo: Cuarenta y una asambleas son muchas, es cierto, pero parece que la de este año se celebra en tiempos particularmente delicados. Delicados por una violencia extendida y profundizada en todo el territorio nacional, y delicados por la violación/negación de los derechos humanos que es la consecuencia de esa violencia que se ejerce fundamentalmente desde el Estado.

Los atentados a los derechos fundamentales (vida, libertad, bienes, verdad), apunta el líder zapatista, “ahora no sólo son padecidos por los sectores sociales llamados ‘vulnerables’. La violencia desbocada, con el gobierno federal encabezando la macabra cabalgata, no sólo se extiende por todo el territorio nacional y asuela todos los rincones de la vida cotidiana. Ahora también ‘democratiza’ su arbitrariedad, haciendo víctimas en todos los estratos sociales”.

Y advierte a los defensores de distintas entidades del país: Un agravio tan nacional y tan actual debiera provocar una reacción de igual extensión en idéntica temporalidad, pero ya se ve que el calendario que de arriba se asigna, el electoral, impone otras prioridades. Por eso también estos tiempos son delicados. Porque allá arriba exigen tomar posición en la falsa disyuntiva electoral. No necesito extenderme en los peligros que, para el camino y el paso que ustedes abrazan, representan estos llamados a la urgencia.

El mensaje completo del subcomandante Marcos

No hay comentarios.:

Publicar un comentario