30/03/2011

Claman justicia en el asesinato de Juan Francisco Sicilia Ortega

Alto a la guerra
demandan miles a Calderón en Cuernavaca

Foto
Ofrendas, mensajes y protestas contra la violencia, ayer en CuernavacaFoto Rubicela Morelos

Rubicela Morelos Cruz
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 30 de marzo de 2011, p. 7

Cuernavaca, Mor., 29 de marzo. Más de 500 personas marcharon por el centro de esta ciudad para exigir al presidente Felipe Calderón que ponga un alto a la guerra contra el narcotráfico, que ha dejado más de 40 mil muertos, porque a diario aumenta la violencia, la inseguridad y el número de víctimas inocentes, como el joven Juan Francisco Sicilia Ortega, hijo del poeta y novelista Javier Sicilia, colaborador de La Jornada y la revista Proceso.

La movilización, en la que participaron integrantes de organizaciones no gubernamentales e intelectuales, se inició en la iglesia de El Calvario, a las 17 horas, y concluyó en la plaza de armas, donde tuvo lugar un mitin.

Ahí, el escritor Francisco Rebolledo López reprochó a Calderón que haya iniciado una guerra absurda, estúpida, que nadie declaró; la declaró un señor frustrado, porque nunca pudo comprobar que ganó las elecciones de 2006, y que de un plumazo ha dejado a 44 mil mexicanos sin empleo al desaparecer Luz y Fuerza del Centro.

Emplazó a las autoridades federales y estatales a esclarecer el crimen contra Juan Francisco Sicilia Ortega, de 24 años de edad, cuyo cuerpo fue encontrado junto con los de otras seis personas en un vehículo abandonado la mañana del lunes en el fraccionamiento Las Brisas, del municipio de Temixco, y castigar a los responsables de los asesinatos.

Tuve el honor de conocer a Juan Francisco, un ser bello, un ser noble, un gran futbolista; además era hijo de un gran hombre: Javier Sicilia, un gran poeta, premio nacional de poesía, un luchador incansable por las causas de este país; y su madre, una mujer que sólo ha hecho el bien, y el pago es torturar a este muchacho, matarlo, asfixiarlo y meterlo a una cajuela, manifestó.

Al gobernador panista de Morelos, Marco Antonio Adame Castillo, lo emplazó a que en una semana presente a los verdaderos responsables de este horror, o que renuncie al cargo si no puede solucionar este caso.

En la plaza de armas, los manifestantes unieron sus manos para lanzar consignas como Ni un muerto más, Queremos vivir, Ni una muerta más. En la entrada principal del palacio de gobierno colocaron una ofrenda floral y veladoras.

La noche del pasado lunes, en dos puntos de la ciudad aparecieron sendas narcomantas con mensajes del cártel del Golfo, en los que se deslinda del asesinato de las siete personas y aseguran que ellos no matan a gente inocente. Culparon del crimen múltiple a 12 personas, entre ellas al presunto propietario de un bar llamado Amores Perros, a quienes acusan de pertenecer al cártel del Pacífico Sur.

Desprotegidos, los ciudadanos que colaboran, señalan ONG

Fernando Camacho Servín
Periódico La Jornada
Miércoles 30 de marzo de 2011, p. 5

El asesinato de siete personas en Morelos, aparentemente en represalia por haber denunciado actos del crimen organizado, demuestra que las autoridades no protegen a quienes deciden colaborar con ellas en el señalamiento de los delincuentes, lamentaron activistas de organizaciones sociales.

Sergio Méndez, director del área de defensa de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, afirmó que hay una responsabilidad directa del gobierno en la protección de la gente que presenta denuncias, lo cual desgraciadamente no se cumple.

No es la primera vez que quienes denuncian con mucha valentía cívica son asesinados de forma tan artera. Las autoridades son responsables de lo que ocurrió con estos jóvenes, y queda claro que están infiltradas y compradas por el crimen organizado, apuntó.

Si no se garantizan condiciones mínimas de seguridad, “no se le puede exigir a los ciudadanos que tengan una cultura de denuncia. Es preocupante que el gobierno solicite la participación de la gente de manera incluso frívola, cuando Marisela Escobedo y miembros de la familia Reyes han sido ejecutados” por señalar las actividades de los criminales.

Pedir que se fomente la denuncia es un discurso hueco, cuando es evidente que las autoridades están infiltradas. Cuando alguien denuncia, se pone de cierta forma en manos del Estado, y éste tiene la responsabilidad de protegerlo, subrayó.

Por su parte, Agnieszka Raczynska, secretaria ejecutiva de la Red Todos los Derechos para Todos y Todas, coincidió en que no hay garantías de seguridad para las personas que se atreven a interponer una denuncia, lo cual propicia las condiciones de impunidad.

Lo vemos claramente con los casos de las compañeras de Chihuahua, que son madres de niñas y mujeres asesinadas. Ellas han denunciado y llevado estos casos ante la justicia y al final del día también se vuelven víctimas, lamentó. Es muy preocupante, dijo, que las autoridades exhorten a la ciudadanía a señalar a la delincuencia, pero no les brinden protección.

Lo hicieron mediante una llamada telefónica a la 24 Zona Militar; su identidad fue filtrada

Ejecutados en Morelos habían denunciado a narcomenudistas

Entre las siete víctimas se halla Juan Francisco Sicilia, el hijo del poeta y novelista Javier Sicilia

Foto
Intelectuales, universitarios e integrantes de organizaciones civiles se concentraron en el zócalo de Cuernavaca para exigir justicia por el multihomicidio perpetrado el pasado lunesFoto Rubicela Morelos

Gustavo Castillo García
Periódico La Jornada
Miércoles 30 de marzo de 2011, p. 5

La Procuraduría General de Justicia de Morelos (PGJM) se encargará de investigar los asesinatos de siete personas, entre ellas Juan Francisco Sicilia Ortega, hijo del poeta y novelista Javier Sicilia. Según las primeras investigaciones, no existía vinculación entre cuatro de las víctimas, y los otros tres pertenecían a una misma familia.

Para las autoridades, una de las líneas de investigación a seguir tiene que ver con la formulación de denuncias que los occisos habrían realizado de manera telefónica a la 24 Zona Militar con sede en la capital morelense, y en cuyo caso se debió mantener en el anonimato la identidad de todos ellos, indicaron funcionarios federales y locales.

El Ministerio Público del fuero común inició la averiguación previa por el delito de homicidio, con el registro SC01/2689/2011, y en las primeras diligencias tomó conocimiento de los señalamientos que apuntan a que las identidades de los asesinados fueron reveladas a sus victimarios tras denunciar cuestiones de narcomenudeo en la capital morelense, situación que también fue señalada por los presuntos homicidas a través de un narcomensaje.

En tanto, la Procuraduría General de la República (PGR) anunció que colaborará con las autoridades de Morelos, y aunque realizará algunas diligencias, presuntamente el Ministerio Público actuará bajo el mandato de las autoridades locales sin atraer el caso al fuero federal; por ello solamente se inició un acta circunstanciada con el folio PGR/MOR/EV/066/2011.

Funcionarios locales señalaron que mediante las investigaciones en torno al caso de Juan Francisco Sicilia, de 24 años de edad, se han obtenido pistas relacionadas con su presencia en un bar de la zona centro de Cuernavaca, y su permanencia en el lugar durante varias horas; después se perdió su rastro hasta que su cuerpo fue localizado al filo de las seis de la mañana del lunes pasado en la calle Tampico, de la colonia Las Brisas, dentro de un vehículo en el cual había otros seis cadáveres, uno de los cuales no había sido identificado hasta el cierre de esta edición.

Las otras víctimas, supuestamente ultimadas por un grupo del crimen organizado, fueron María del Socorro Estrada, de 44 años, empleada de un hotel y habitante de Temixco; Jaime Gabriel Alejo Cadena, de 25 años, comerciante y vecino de la colonia Delicias; Álvaro Jaimes Aguilar, empleado de seguridad privada y avecindado en Temixco; Julio César y Luis Antonio Romero Jaimes –sobrinos de Álvaro–; el primero estudiante, el otro empresario, y vecinos también de la colonia Delicias.

Fuentes cercanas a la familia Sicilia Ortega indicaron que solicitarán a las autoridades federales un mayor involucramiento, inclusive, la atracción del caso por parte de la PGR.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario