04/03/2011

Investigadores de la Universidad de Fordham constatan contradicciones entre el discurso político en materia de derechos humanos y la realidad


  • Integrantes del Centro Leitner de Derecho Internacional y Justicia de la Facultad de Derecho de la Universidad de Fordham, en Nueva York, Estados Unidos, concluyeron su visita a México.
  • Han constatado que el discurso pro derechos humanos y pro ambiente manejado por los gobiernos no corresponde con la realidad en comunidades afectadas por megaproyectos.

La Universidad de Fordham concluyó su visita de 9 días a México. Visitaron el municipio de Cerro de San Pedro, San Luis Potosí, afectado por la explotación de minerales; la comunidad de Temacapulín, en Jalisco, en donde los habitantes se han opuesto a la construcción de la presa El Zapotillo; el municipio de San José del Progreso en Oaxaca, también afectado por una mina; y la zona del plantón de los vecinos de la colonia La Malinche que se oponen a la construcción de la Supervía Poniente en el Distrito Federal.

La delegación del Centro Leitner se entrevistó con integrantes de movimientos en resistencia a los megaproyectos en las localidades antes mencionadas, con organizaciones no gubernamentales, con funcionarios de SEMARNAT y CNDH, y con la Oficina en México de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

De acuerdo con Katherine Glenn, coordinadora del proyecto de investigación de parte del Centro Leitner, las investigaciones, las entrevistas y las visitas “han puesto en evidencia la brecha existente entre el discurso político pro derechos humanos manejado por el Estado mexicano y la dura realidad que enfrentan los defensores de derechos humanos y del medio ambiente en México.”

“Dichas comunidades están librando una batalla contra dos gigantes: el gobierno y las empresas multinacionales,” consideró la investigadora. “La determinación de estas comunidades para proteger sus derechos es inspiradora, especialmente a la luz del trato hostil y frecuentemente violento que reciben de las autoridades procuración de justicia y de las propias empresas.”

El informe final con las conclusiones de sus investigaciones será publicado en junio del presente tanto en inglés como en español y será difundido en México, Estados Unidos y Canadá.

Falta voluntad del gobierno de Chiapas para resolver conflictos en San Sebastián Bachajón

  • La Red por la Paz Chiapas visita 9 indígenas tzeltales de San Sebastián Bachajón, adherentes a La Otra Campaña, detenidos en la cárcel penal de Catazajá, Chiapas.
  • Falta voluntad política del gobierno del estado en priorizar el diálogo para resolver conflictos en el estado.

28 de Febrero de 2011Chiapas, México/Red por la Paz

El pasado 27 de Febrero, como organizaciones civiles que integramos la Red por la Paz Chiapas, brindamos nuestra solidaridad con los 9 indígenas tzeltales de San Sebastián Bachajón, adherentes a la Otra Campaña, detenidos desde el 3 de Febrero, y sus familiares, en una visita al penal de Catazajá, Chiapas.

Nuestro solidaridad con los 10 detenidos (uno de ellos es menor de edad y por lo tanto se encuentra en el Centro de Rehabilitación Especializado para Adolescentes Villa Crisol en el municipio de Berriozábal, Chiapas) nace de nuestro rechazo frente a la nueva ola de violencia que prevalece en el estado. En este contexto de deterioro, vemos con preocupación la falta de voluntad y/o capacidad del gobierno del estado para intervenir en los conflictos existentes, evitando abordarlos, o bien buscando “soluciones” a corto plazo y de no lograrse, recurriendo a la represión en contra de grupos contrarios a su política.

Los recientes conflictos en el ejido San Sebastián Bachajón y en la comunidad de Mitzitón son una expresión más de esta conflictividad social.

Ambos conflictos han crecido en violencia y polarización de los grupos, al grado que una solución dialogada y pacífica se hace cada día más urgente, para que no se llegue a un grado de confrontación que haga imposible una solución. Las consecuencias son terribles: 1 muerto en Bachajón, varios heridos y 10 presos políticos de la Otra Campaña.

Los grupos en conflicto, en el caso de San Sebastián, Bachajón, habían establecido mecanismos de diálogo, para construir en conjunto soluciones que garantizarán la unidad del ejido, así como el control de los recursos naturales para beneficio de sus pobladores. Sin embargo, se suspendió esta vía negociada con la acción unilateral, respaldada por el gobierno del Estado, para ocupar por la fuerza la caseta de cobro, reprimir a una de las partes en el conflicto y condicionar la liberación de presos a la aceptación de las condiciones impuestas por
el gobierno. En vez de privilegiar el diálogo, el gobierno del Estado intervino reprimiendo y terminó administrando el conflicto tomando control definitivo de la zona.

Este método de administración del conflicto, ya se utilizó en los años 90 por los gobiernos de Ruiz Ferro y Albores Guillén, en las regiones Norte y Altos del Estado. El resultado de esta estrategia política fue el de un alto número de muertos, desapariciones, miles de desplazados y, sobre todo, la destrucción del tejido social.

Repetir esta manera de actuar, en la cual primero se alienta la confrontación entre pobladores y posteriormente ingresan la fuerza pública para contenerla, es un grave error en este tiempo de creciente violencia en el país.

El ejemplo más claro de la repetición de esta estrategia se encuentra en el conflicto de San Sebastián Bachajón. Conflicto cuya explicación no se limita a la disputa por el control de la caseta de cobro, para acceder al centro turístico de Agua Azul. El ejido de San Sebastián se encuentra en una región en la cual abundan los recursos naturales, región cuya riqueza natural es un atractivo turístico, la cual implica un interés territorial estratégico para inversión turística y privada y de despojo hacia los pueblos que habitan en este lugar.

Éste no es el único conflicto agrario o de explotación de los recursos naturales de la región, en el cual los pobladores no han logrado un acuerdo sobre la distribución de la tierra. No todos los pobladores de la región están dispuestos a permitir que la tierra sea una mercancía para los inversionistas.


Esta recopilación también puede ser consultada en: Sididh


No hay comentarios.:

Publicar un comentario