07/07/2011

Reconoce liderazgo de AL en la creación de tribunales especializados en el género femenino



Apremia la ONU a abatir la desigualdad laboral y la violencia contra las mujeres


Ariane Díaz
Periódico La Jornada
Jueves 7 de julio de 2011, p. 15

América Latina y el Caribe cuentan con casos emblemáticos que lograron modificar la legislación en beneficio del género femenino, de acuerdo con el informe El progreso de las mujeres en el mundo: En busca de la justicia, hecho por ONU Mujeres. El documento se difundió ayer en Nueva York.

El informe señala que el caso de Maria da Penha (Brasil) permitió legislar contra la violencia doméstica; el de Martha Solay (Colombia) defendió el derecho legal de las mujeres al aborto, y el caso del feminicidio en Campo Algodonero (México) abonó a frenar la discriminación sistémica.

Esos casos obligaron a los gobiernos a modificar las leyes y a tomar medidas eficaces para defender los derechos femeninos.

El reporte de dicha entidad de la ONU (el cual analiza el acceso a la justicia de las mujeres en prácticamente todos los continentes) destaca el porcentaje de representación femenina en los parlamentos de la región, que alcanza o supera 30 puntos en seis países (Argentina, Bolivia, Costa Rica, Cuba, Ecuador y Guyana).

Además, cuatro jefes de Estado o de gobierno de la zona son mujeres (Argentina, Costa Rica, Brasil y Trinidad y Tobago).

El informe reconoce el liderazgo de Latinoamérica y el Caribe en la creación de tribunales especializados para frenar la violencia contra las mujeres.

También celebra la existencia de la Casa de la Mujer Indígena (Cami) en México, espacio que brinda asesoría y apoyo sicológico a mujeres que sufren violencia en el hogar.

La Cami contribuye además a crear conciencia sobre los derechos de las mujeres y a cuestionar las actitudes patriarcales de algunos jueces, señala el documento.

En contraparte, el primer informe de la entidad de la ONU recién creada –encabezada por la ex presidenta de Chile Michelle Bachelet– subraya la urgencia de atender la desigualdad laboral, la crítica situación de las empleadas del hogar, la violencia doméstica y la falta de autonomía de numerosas mujeres.

De acuerdo con las cifras incluidas en el reporte, en 11 países de la región hasta una tercera parte de las mujeres han sufrido violencia física, y 16 por ciento ha sido objeto de agresión sexual alguna vez en su vida.

Estudios realizados en Costa Rica, Paraguay y Perú muestran que dos de cada 10 mujeres sufren algún tipo de agresión sexual, pero pocas o ninguna lo denuncia ante las autoridades.

En Bolivia, República Dominicana, Colombia, Perú, Honduras y Haití al menos una cuarta parte de las mujeres no tiene voz ni voto en las decisiones cotidianas que se toman en el hogar.

El informe recomienda 10 acciones a los gobiernos, las cuales han demostrado su eficacia, pues ya se aplican en algunos países. Puede consultarse en línea en progress.unwomen.org

No hay comentarios.:

Publicar un comentario