22/07/2011

Crear comisión de la verdad, tema incómodo para el gobierno




Fabiola Martínez y Fernando Camacho
Periódico La Jornada
Viernes 22 de julio de 2011, p. 6

La exigencia de debatir sobre la creación de una comisión de la verdad que esclarezca las violaciones a los derechos humanos cometidas durante la guerra contra el narcotráfico provocó que altos funcionarios de las instancias que integran el gabinete de seguridad nacional evadieran el asunto, mientras activistas advirtieron que esta parte del diálogo es una de las últimas oportunidades que tiene el gobierno para escuchar a las víctimas.

Es un tema incómodo, admitió un subsecretario consultado. Otros, fuera de grabadora, recordaron que esas comisiones han surgido en países que tuvieron dictaduras militares, y llamaron a no adelantar vísperas al inicio de los trabajos temáticos.

“Vamos a incorporar todas las ideas presentadas aquí y, con base en ello, iremos avanzando. Emitir opiniones a priori tendría riesgos”, expresó Monte Alejandro Rubido, subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Seguridad Pública federal, quien explicó que el titular de la dependencia no asistió al encuentro por motivos de agenda.

Funcionarios de Gobernación se limitaron a replicar lo dicho por su jefe, Francisco Blake, de que el Estado mexicano cuenta con instituciones fuertes.

Buscan opciones de desobediencia civil

Integrantes de grupos sociales manifestaron su esperanza de que los diálogos con el gobierno den frutos, pero advirtieron que de no ser así buscarán otras formas de presión.

Julián Le Barón, cuyo hermano fue asesinado en Chihuahua, afirmó que si el Estado mexicano insiste en no escuchar a las víctimas de la violencia y niega su participación en este fenómeno, la alternativa será no consentir más dicha actitud. En tanto, la activista Eugenia Ogarrio adelantó que ya se está buscando asesoría de una universidad de India en tácticas de desobediencia civil.

Por su parte, el ex ombudsman capitalino Emilio Álvarez Icaza señaló que si el movimiento civil no es atendido, eventualmente vamos a tener que empujar con más fuerza. Ahorita estamos en un proceso de diálogo, y si no avanza podremos ver que no hay cooperación. Hay una oportunidad y esperamos que las instituciones del Estado la aprovechen.

En caso de que las autoridades no lo hagan, advirtió, el desencanto y la frustración serán mayores y vamos a tener que construir otros cauces. Espero que se avance, pero si nos vienen a decir que sólo es la delincuencia (la responsable de las muertes), vamos a tener que regresar a antes de (el diálogo del 23 de junio en) Chapultepec.

Alejandro Solalinde, director del albergue Hermanos en el Camino, subrayó que en esta ronda de pláticas se debe exigir a las autoridades que frenen el derramamiento de sangre y muestren un compromiso real de cumplir su palabra, ya que lo único que han exhibido es una obsesión por cuidar su imagen internacional.

Después de ver los nulos resultados de los encuentros con el gobierno, el sacerdote decidió acudir sólo a mesas de trabajo de nivel intermedio, pero con el Presidente (Felipe Calderón) ya no asistiré.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario