21/07/2011

Señalan la "creciente paramilitarización" en poblados zapatistas



Exigen integrantes de la otra campaña cese al hostigamiento y despojo
Hermann Bellinghausen
Enviado
Periódico La Jornada
Jueves 21 de julio de 2011, p. 23

San Cristóbal de las Casas, Chis., 20 de julio. La minoría oficialista de Jotolá, municipio de Chilón, ahora resulta que se afilió a la Organización Regional de Cafeticultores de Ocosingo (Orcao), lo cual es novedad. Las constantes agresiones en la comunidad tzeltal contra los adherentes de la otra campaña sólo cambiaron de adscripción.

Visto en el conjunto de hechos recientes en la región, que afectan a comunidades zapatistas, de la otra campaña o incluso de otras filiaciones, todo indica que presenciamos una paramilitarización (al menos una instrumentalización contrainsurgente) de la organización de cafetaleros, bajo el pretexto de presuntas disputas de tierras recuperadas por los zapatistas, lo cual también anuncia la inminencia de la temporada electoral en Chiapas.

Por su parte, haciendo eco a las nuevas denuncias de las juntas de buen gobierno (JBG) de Oventic, Morelia y La Garrucha, la Red contra la Represión y por la Solidaridad se pronunció contra hechos como los ocurridos en Nuevo Paraíso, municipio autónomo Francisco Villa, donde miembros de Orcao ocuparon violentamente las tierras de las bases de apoyo zapatistas. Como denunció la JBG El Camino del futuro, el accionar de Orcao viene vinculado a los lazos que dicha organización mantiene con los tres niveles de gobierno.

No son hechos aislados. Recientemente la JBG de Oventic denunció que las bases de apoyo del EZLN en San Marcos Avilés (Sitalá) viven una situación muy fuerte de tensiones y miedo por las agresiones y amenazas de los partidistas y por la presencia de patrullajes policiacos.

Esto, mientras la JBG de Morelia ha denunciado cómo integrantes de Orcao secuestraron y torturaron a bases zapatistas del municipio autónomo Lucio Cabañas.

Esta forma de camuflar el despojo del territorio por parte del gobierno, utilizando la intervención de grupos de corte paramilitar o de choque, es una estrategia de contrainsurgencia elaborada desde instancias gubernamentales. Queda claro que el despojo de la tierra es la actual arma que da acceso a sus planes económicos, pero no sólo esto, también es la forma mediante la cual intentan desgarrar un pueblo en resistencia, aniquilar su cultura y destruir la autonomía.

Citando a la JBG de Oventic (primero de julio), la Red advierte: Que no piensen que van a detener con provocaciones, amenazas, agresiones y persecuciones la lucha de los pueblos zapatistas por la construcción de nuestra autonomía y por la liberación nacional. Cueste lo que nos cueste, pase lo que pase pero seguiremos adelante, porque es nuestro derecho.

Recuerda que todas estas tierras fueron recuperadas en 1994 en el contexto del levantamiento del EZLN, y reapropiadas para el uso de las familias originarias; ni los corruptos políticos y sus grupos armados, ni los intereses financieros y sus ejércitos industriales tienen ningún derecho sobre ellas, la libertad en territorio zapatista no es la del libre comercio, si no la que construyen comunitariamente desde su autonomía.

El organismo de la otra campaña exige el cese inmediato del acoso y despojo en contra de bases zapatistas por parte de los tres niveles de gobierno y Orcao.

Pero también en Nuevo Jerusalén (Ocosingo), los pobladores solicitaron este martes la intervención de autoridades gubernamentales para que cesen las provocaciones de integrantes de Orcao, encabezados por José Pérez Gómez y Nicolás Bautista Huet, quienes han intentado despojarnos de solares armados con machetes, palos y hachas. Precisaron que de las 150 familias de Nuevo Jerusalén, cerca de la zona arqueológica de Toniná, sólo ocho pertenecen a Orcao.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario