29/01/2011

Aplicar únicamente represión conduce al fracaso, no a la solución

Prevención y programas sociales, la mejor opción contra violencia juvenil: expertos
Carolina Gómez Mena
Periódico La Jornada
Sábado 29 de enero de 2011, p. 8

Expertos en seguridad, prevención de la criminalidad e intervención con jóvenes coincidieron en que la mejor estrategia para revertir la violencia es invertir en prevención y en programas sociales, antes de optar por la mano dura o por estrategias de choque.

En el contexto de la realización del foro internacional Pensar en el futuro; la prevención que México necesita, Irvin Waller, director del Instituto para la Prevención de la Criminalidad de la Universidad de Ottawa y presidente de la Sociedad Mundial de Criminología, descartó que el camino sea sólo la represión, es decir, el uso de la fuerza policiaca o militar como única herramienta.

Según el experto la opción es la inversión social, la realización de diagnósticos de la situación, contar con liderazgos políticos y aplicar luego una represión inteligente, la cual –dijo– debe ser focalizada y con base en un análisis minucioso de la situación, pero también destacó que es primordial destinar la misma cantidad de recursos tanto a la prevención como al combate policiaco de la delincuencia.

En entrevista posterior, Waller señaló que para superar una situación como la que se tiene en México “debe haber una política inteligente que se focalice sobre las causas que originaron el problema, con lo cual en un plazo de alrededor de cinco años se podrían tener algunos resultados importantes en la reducción de tasas de homicidio y victimización; en mi libro Menos represión, más seguridad expongo que si sólo se aplica una acción de represión esto lleva al fracaso, y aquí los resultados (de la lucha contra el narcotráfico) indican que no es un éxito”.

Añadió que en México la represión es muy clara, pues el Ejército está en la calle, hay muchos más policías y se ha incrementado la encarcelación en más de 100 por ciento en los últimos 10 años, y especificó que aunque él no está en contra de la utilización de la fuerza pública para combatir el crimen, en estos casos lo que se debe aplicar es una represión inteligente.

Ernesto Rodríguez, director del Centro Latinoamericano sobre Juventud, resaltó la importancia de dejar de estigmatizar a los jóvenes, pues dijo que actualmente ser joven y excluido es percibido por autoridades y población como sinónimo de delincuente, cuando los jóvenes son actores estratégicos del desarrollo.

Añadió que debe haber una paridad en el gasto de prevención y mano dura y lamentó la ausencia en los países de la región de liderazgo para abordar el tema.

Carlos Alberto Cruz, fundador y director de la Asociación Civil Cauce Ciudadano (de México) lamentó que no existan programas de desarrollo para los jóvenes y aseguró que las experiencias que tiene la organización en las áreas en que trabaja, entre ellas Ciudad Juárez, Monterrey y la zona conurbada del valle de México, es que la mayor parte de los jóvenes se unen a la bandas por miedo; para no ser agredidos por sus miembros, y dijo que 62 por ciento de los pandilleros duros (los más violentos) han sido víctimas de abuso sexual en la infancia.

Marco Antonio Castillo, experto en temas de prevención de pandillerismo y delincuencia organizada juvenil, afirmó que las políticas represivas en contra de los jóvenes no dan resultado para inhibir la violencia, pero sí los espacios de educación alterna.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario