30/01/2011

Recuerdan cientos de personas masacre en Villas de Salvárcar

Une a activistas de México y EU la demanda de No más sangre
Foto
Justo en la malla que marca la frontera entre Anapra y Sunland Park, activistas de organizaciones sociales y religiosas se manifestaron para pedir justicia por la masacre de Villas de Salvárcar, ocurrida hace un año, y el cese de la violencia. Del lado estadunidense se colocaron mantas con frases como no están solos. La Patrulla Fronteriza resguardó la zona para evitar incidentesFoto Alejandro Bringas

Rubén Villalpando, Miroslava Breach y Verónica González
Corresponsales
Periódico La Jornada
Domingo 30 de enero de 2011, p. 7

¡No más sangre! ¡No más impunidad! ¡No más feminicidios!, fueron algunas de las exigencias que portaron al pecho cientos de estudiantes, colonos, artistas, intelectuales, sacerdotes y seminaristas, que iniciaron un ayuno conmemorativo del primer aniversario de la matanza de Villas de Salvárcar, en Ciudad Juárez, Chihuahua, donde 18 personas murieron y 16 resultaron heridas.

En la protesta, que inició el sábado a las 9 horas en el Monumento a Benito Juárez, dentro de la jornada Camino a la Justicia, también participaron familiares de las víctimas, feligreses de ocho parroquias juarenses y representantes de unas 70 organizaciones de la sociedad civil, para señalar la falta de voluntad para esclarecer la masacre perpetrada el 30 de enero de 2010 durante una fiesta juvenil, por un grupo del que ocho presuntos miembros fueron detenidos.

La señora Luz Dávila –quien enfrentó al presidente Felipe Calderón por definir el suceso como un pleito de pandilleros–, cuyos hijos Marcos y José Luis Piña murieron en el atentado, hizo tañer una campana llevada del Distrito Federal en memoria de las 18 víctimas fatales, para dar inicio a las actividades que concluirán este domingo.

Dos horas después, una caravana de ayunantes marchó hacia la colonia Puerto de Anapra, vecina de Sunland Park, Nuevo México, donde tuvo lugar una ceremonia con cientos de asistentes de ambos lados de la frontera, dividida por un muro metálico construido por el gobierno estadunidense.

La jornada incluyó muestras de repudio por los asesinatos de Rubí Marisol Frayre y su madre, Marisela Escobedo, entre otros crímenes impunes. En el comunicado general, los participantes dijeron estar hartos de la violencia y las acciones de las autoridades contra el hampa, pues no dan resultados y continúa el derramamiento de sangre.

Y también: Vamos codo a codo con los padres y madres que perdieron hijos e hijas por la ineficacia del Estado para garantizar la vida, la justicia y la seguridad. No olvidamos a las mujeres desaparecidas desde 1993 y estamos aquí para decir a miles de huérfanos que esta sociedad los acoge y los cuidará...

En la capital de Chihuahua, decenas de miembros del movimiento Ciudadano por la Paz, encabezados por el ex diputado local perredista Víctor Quintana llegaron hasta la puerta del palacio de gobierno y se instalaron en ayuno con pancartas de protesta por la falta de resultados en las investigaciones del múltiple homicidio.

En otra marcha por la paz que tuvo lugar en la capital de Colima, cientos de creyentes convocados por la jerarquía católica demandaron poner alto a la violencia que produjo 170 asesinatos, ejecuciones, desapariciones y levantones durante 2010.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario