17/01/2011

¡Basta de sangre!, un acierto: académicos


Ariane Díaz
Periódico La Jornada
Lunes 17 de enero de 2011, p. 14

Académicos universitarios celebraron la campaña ¡Basta de sangre!, impulsada por caricaturistas mexicanos como un llamado al gobierno federal para que cambie su estrategia contra el crimen organizado.

“Está logrando lo que se llama ‘toma de conciencia’ entre la población, aunque difícilmente la autoridad cambiará su estrategia, porque tiene invertido su capital político y económico”, apuntó Pablo Monzalvo, catedrático del diplomado en seguridad pública de la Universidad Iberoamericana.

Tienen invertido su capital político y muchos millones de dólares y pesos. La gente que está manejando la estrategia de la guerra contra la delincuencia ya está muy avanzada en su plan y muy difícilmente reconocerá que se equivocó, señaló.

El experto en seguridad nacional agregó que, por otro lado, las autoridades están en un momento político muy difícil, y es poco probable que cambien de estrategia porque, además, no tienen otro plan, sólo el que han ejercitado desde el principio, con algunos hitos de éxito, pero circunstanciales.

Monzalvo consideró que ya era tiempo de que se hiciera una campaña de esta naturaleza, por ser una estrategia de comunicación para hacer valer y sentir ante la población que ya basta de tanta violencia, la cual ha sido provocada por la ineptitud del Estado, que no está cumpliendo con su responsabilidad.

Por separado, Fernando Tenorio, del departamento de derecho de la unidad Azcapotzalco de la Universidad Autónoma Metropolitana, consideró que la intelectualidad mexicana ha ejercido, desde el principio de la administración calderonista, una férrea crítica a su lucha contra el crimen organizado.

El académico consideró que si el impacto de esta campaña lograra la organización de una consulta pública respecto del rumbo que debe tomar la estrategia contra el narcotráfico, el Presidente, que es el mandatario, no el mandante, debe obedecer a quien tiene la soberanía, y la soberanía está en el pueblo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario