23/01/2011

Las organizaciones denuncian las acusaciones falsas contra civiles en que incurren marinos

Torturas y crímenes, tácticas que utiliza ahora la Semar: ONG

El caso de Daniel Rodríguez, uno de los que han documentado grupos de derechos humanos

La dependencia sólo niega todo; se le ha dado excesivo poder, señalan los activistas

Foto
Daniel Rodríguez Morales, torturado por marinos, uno de los casos documentados por las ONGFoto La Jornada
Sanjuana Martínez
Especial para La Jornada
Periódico La Jornada
Domingo 23 de enero de 2011, p. 5

La Secretaría de Marina (Semar) ha demostrado utilizar como sistema el recurso de la negación, ante las denuncias por violación a derechos humanos contra su personal. Los casos de torturas, asesinatos, allanamiento de morada, privación ilegal de la libertad o fabricación de delitos se acumulan.

La Semar negó en una carta enviada a La Jornada, el pasado 17 de enero, que haya tenido desaparecido a Daniel Rodríguez Morales y que lo haya torturado, como denunció el joven. La misiva fue enviada luego de la publicación de un reportaje sobre el operativo que realizó en la calle Uranio, colonia San Pedro 400, en San Pedro Garza García, Nuevo León, donde violó garantías individuales, según el testimonio de los vecinos (domingo 16 de enero).

Daniel y media docena de testigos afirman que el operativo fue el 15 de octubre pasado, mientras la Marina sostiene que fue el 16 y que el detenido fue puesto a disposición de la autoridad el día 17 sin que se violaran sus derechos humanos. Sin embargo, el 17 fue domingo y coincide con la versión de Daniel de que fueron llevados hasta el lunes 18. El joven estuvo desaparecido tres días (viernes, sábado y domingo) durante los cuales fue torturado, según el testimonio de Blanca Eva Morales, madre del detenido.

Es un caso que ofrece todo lo necesario para denunciar la tortura de marinos y llevarlo a instancias internacionales. Es una muestra evidente de que la tortura, una práctica aberrante, es sistemáticamente utilizada como medio de confesión en Nuevo León, dice Consuelo Morales Elizondo, directora de Ciudadanos en Apoyo a Derechos Humanos, AC (CADHAC).

Al ingresar al penal de Apodaca, Nuevo León, donde Daniel está preso por un delito que dice le fabricó la Semar, esta reportera pudo ver las fotografías que prueban la tortura que sufrió a manos de marinos. (Viernes 21 de enero). Otros nueve detenidos también defienden su inocencia.

Chivos expiatorios

La Marina emitió un comunicado fechado el 17 de octubre del año pasado, señalando a Daniel como parte de una célula de Los Zetas junto a nueve supuestos cómplices a los que ni siquiera conocía y con los que ahora convive en la cárcel: Fernando Flores López, Ranulfo Rangel Quintero, Mario Eduardo Castillo Grimaldo, Erick Alberto Yepes Ramírez, Carlos Alejandro Rangel Martínez, Orlando Nájera Mendoza, Rigoberto Elías García, Carlos Alberto Ovalle Hipólito y José Lorenzo Rangel Aguillan: “Ellos también son inocentes. La Marina detuvo el mismo 15 de octubre a tres lavacoches en Soriana, a otros tres los sacó de un taller mecánico y dos eran traileros (privados de su libertad el día 14 en la noche); uno trabaja en Vitro y es de Tepic y el otro labora en una empresa de Querétaro. Uno más es menor de edad y está preso en el tutelar. Todo es un montaje. Ellos me gritaban mientras me torturaban: ‘A nosotros nadie nos manda, ni siquiera el Presidente. Hacemos lo que queremos’. Me dijeron que nos detuvieron con base en una denuncia anónima. Un supuesto señor con pantalón de mezclilla que ahora no aparece”, comenta Daniel.

Para Consuelo Morales los detenidos, al igual que muchos otros, son inocentes: Nos parece muy grave que la Marina, una institución que antes gozaba de credibilidad, esté actuando fuera de la ley. Este caso evidencia que hay muchos más en el país en las mismas circunstancias. No hay quien controle el actuar de la Armada de México y ahora las cárceles están llenas de inocentes y chivos expiatorios, dice la activista al señalar que la asociación que dirige abre sus puertas a la familia Rodríguez Morales. Francisco Morales, tío de Daniel, se acercó en un principio y después decidió no recibir el apoyo de CADHAC. Yo invito a los familiares a no dejar esto en la impunidad. Cuando son liberados algunos ya no quieren saber nada por miedo, pero esto sólo genera más impunidad.

En lo que va del sexenio de Felipe Calderón, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos ha recibido más de 174 quejas contra la Semar, pero sólo ha hecho seis recomendaciones que la Marina no ha aceptado. Un total de 21 quejas son por detención arbitraria, 17 por trato cruel, 16 por retención ilegal, dos por privación de la vida y una por tortura.

En el caso de las dos muertes de Morelos, Andrea Martínez, viuda de Ignacio Aguilar, denunció que estaba siendo presionada y chantajeada por la Semar, que le ofreció dinero a cambio de que retirara su queja ante la CNDH, versión que la Marina rechaza, al igual que negó las denuncias de tortura y detención ilegal por parte de Daniel Rodríguez Morales.

La Marina miente. Niega conocer las violaciones a derechos humanos. Esta forma de proceder es porque se le ha dado un poder excesivo que cada vez tendrá mayores repercusiones negativas para la vida civil. Una vez que se ha desatado su participación en acciones ilegales, no le importa mucho escalar más la acción ilegal porque cuentan con el respaldo del Ejecutivo, que es donde se ampara de los abusos que está cometiendo. Son incapaces de reconocer esos abusos, dice José Martínez, vocero de la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos.

Esta organización ha recibido decenas de casos de gente encarcelada sin fundamento jurídico: Hay muchos inocentes en la cárcel. El número de acusados falsamente es muy elevado, aunado al hecho de que cada vez más estas instituciones, como el Ejército y la Marina, no actúan en función de investigaciones, sino de supuestas denuncias anónimas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario