18/01/2011

Pone en riesgo la seguridad de los alumnos, advierte especialista

Viola Nueva Alianza el derecho a la protección de datos personales
Foto
Uno de los mensajes enviados por el Panal a los alumnos de prescolar, primaria y secundaria
Karina Avilés
Periódico La Jornada
Martes 18 de enero de 2011, p. 8

La solicitud que hace el Partido Nueva Alianza (Panal) a menores de edad para que entreguen a ese organismo político los datos confidenciales de ellos y de sus padres representa una violación al derecho de la protección de datos personales, con consecuencias muy graves, ya ese hecho pone en riesgo la seguridad de los infantes, afirmó la investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Mónica González Contró, al alertar que la falta de una cultura en la materia es lo que ha generado situaciones críticas como el secuestro de menores y la trata de niñas y niños.

En relación con la distribución de propaganda electoral a niños de 3 a 15 años en las escuelas públicas por parte del Panal, lo cual fue revelado por La Jornada, la especialista en derechos de la infancia indicó que el caso implica, además de delitos de carácter electoral y penal, otras violaciones a las garantías de niños y niñas establecidas en la convención en la materia y la ley para la protección de sus derechos.

En entrevista, González Contró explicó que aunque los menores de edad no pueden participar en las elecciones tienen derecho a una información adecuada a su edad, veraz y libre, de tal manera que ellos puedan ejercer una opinión. Sin embargo, al entregar estos materiales en las escuelas, que es la vía que ha utilizado el Panal, apoyado en la estructura del sindicato magisterial encabezado por Elba Esther Gordillo, lo que existe es una clara manipulación y la carencia de veracidad.

Por otro lado, añadió la académica, es grave la violación al derecho de la protección de datos personales de los niños y de sus familias. Esto, porque en los cuadernillos de propaganda que se les entrega, el partido les pide llenar un cupón con sus datos o los de sus papás y entregarlos en las oficinas de ese organismo político.

Lo anterior representa un abuso contra los niños y de manera secundaria contra sus padres, porque éstos mandan a sus hijos a la escuela con la confianza de que ahí tienen garantizados sus derechos, sin embargo, se les manipula de esa forma.

Es grave solicitar este tipo de información a los menores, no sólo por lo que establece la legislación, sino porque solicitar por la vía escolar su nombre, dirección, teléfono, etcétera, puede poner en riesgo su seguridad”. En México, recordó, existen muchas experiencias de lo peligroso que puede ser el mal manejo de esos datos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario