21/01/2011

No podemos aceptar los daños colaterales y la violación de los derechos humanos, dice

La CNDH acusará a la Marina ante la PGR por abuso de autoridad y homicidio

Se trata de 2 denuncias por la muerte de civiles durante el operativo contra Arturo Beltrán Leyva

Foto
La cada vez más frecuente utilización de miembros de la Marina en acciones contra el narcotráfico se mantiene en medio de la polémica por los daños colaterales que ha ocasionadoFoto Marco Peláez
Víctor Ballinas
Periódico La Jornada
Viernes 21 de enero de 2011, p. 14

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) informó a este diario que las dos denuncias que presentará contra la Secretaría de Marina en la Procuraduría General de la República (PGR) y en la Procuraduría de Justicia Militar (PJM) serán por homicidio y abuso de autoridad, en relación con los hechos ocurridos en diciembre de 2009 en Morelos, en donde murieron dos civiles en el operativo en que los marinos abatieron a Arturo Beltrán Leyva.

El segundo visitador de la CNDH, Marat Paredes Montiel, manifestó en entrevista que en los casos de las recomendaciones 72/2010 y 83/2010 emitidas en diciembre pasado y que fueron rechazadas por la Secretaría de Marina, se presentarán las denuncias penales en la PGR y en la PJM, porque insistimos: hubo uso arbitrario de la fuerza pública contra las dos víctimas y se vulneraron sus derechos a la integridad personal y al trato digno, así como a la legalidad y seguridad jurídica”.

Paredes Montiel sostuvo que la recomendación 72/2010 logró que, “tras una negativa a aceptarla, ahora la Secretaría de Marina dice: ‘no sé quién fue (los autores de los homicidios), si hubiera sido yo, sin concederlo, si fueron elementos de la secretaría, estaban justificados”.

Sí, abunda, eso dicen ahora, nada más que en ninguno de los casos incluidos en las recomendaciones referidas hubo cerco, tampoco se acreditó que haya habido elementos de disuasión, no hay registro de persecución ni de trampas ponchallantas, lo que hubo fueron disparos de frente.

Cuestionado sobre la posición oficial de la Secretaría de Marina de que el personal únicamente cumplió con su deber y que no aceptó las recomendaciones para no poner en riesgo la vida de su personal, el segundo visitador de la CNDH, sostiene: “De ninguna manera es aceptable ese discurso. No es justificable y no podemos aceptar los ‘daños colaterales’ de tratar a las personas como cosas y justificar la eliminación de los derechos humanos con el argumento de la seguridad”.

–Ahora la Secretaría de Marina dice que su personal disparó porque las víctimas los embistieron con sus vehículos cuando les marcaron el alto.

–Es falso. Miente la Marina. No hubo cercos en ninguno de los dos casos.

El funcionario detalla: en el caso de la recomendación 72/2010, “era un comerciante, un padre de familia que se encontraba a una cuadra de su casa, en la colonia Del Empleado, en Cuernavaca. Había ido a entregar un pedido, El que hubiera ingerido alcohol, lo que no está acreditado, de ninguna manera justifica lo agresión. Su vehículo recibió 53 disparos. “A la víctima le destrozaron el cráneo. Esa acción es injustificable y no se puede proteger a los responsables con el argumento de que ‘cumplían su deber’. Los testigos en ningún momento señalan que haya habido un cerco, eso es muy importante. Los disparos son de frente.

“Además hubo muchos más disparos, algunos se incrustaron en las paredes de las casas que se encontraban cerca. Los testimonios que tenemos relatan que escucharon decir –a los marinos–, ¡se nos va… se nos va!, y luego siguieron los disparos. Cuando se acercaron los vecinos, les dijeron que lo mataron porque lo confundieron con un sicario. Era un padre de familia, un civil desarmado, no representaba riesgo.”

Y en el caso de la recomendación 83/2010, “en la que marinos dispararon a una mujer que salía de su domicilio en el fraccionamiento Los Limones, en Cuernavaca, es similar. Tampoco hubo cerco, eso es importante, era un ama de casa, muerta a 170 metros de su casa, frente a donde fue el enfrentamiento.

El argumento de que los conductores, en ambos casos, iban a exceso de velocidad no se sostiene. Si uno va a toda velocidad y te disparan, los vehículos se impactan o con otros vehículos o en las casas, en ninguno de los dos casos se impactaron.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario