31/01/2011

La miseria, en la raíz del narco, la migración y conflictos sociales, enfatiza especialista

Pese a inversión y programas, la pobreza rural persiste; piden cambiar las políticas

Grupo de trabajo propone medidas para mejorar las estrategias y el gasto para el campo

Angélica Enciso L.
Periódico La Jornada
Lunes 31 de enero de 2011, p. 20

Para atacar la pobreza rural se requiere cambiar las políticas, porque a pesar de 50 años de esfuerzos, experimentos y programas, el problema sigue allí. Ahora la crisis alimentaria, la violencia y el crimen organizado –que no son exclusivos de ciudades– hacen urgente atacar la miseria.

Así lo advirtió Julio Berdegué, coordinador del grupo de trabajo sobre Pobreza Rural y Desarrollo que impulsan Rimisp-Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, la Universidad Nacional Autónoma de México y la Secretaría de Agricultura.

Este conglomerado propone el proyecto Conocimiento y cambio en pobreza rural, con el fin de mejorar estrategias, políticas e inversiones nacionales enfocadas a esta materia.

A pesar de las gigantescas inversiones que se han hecho contra la pobreza rural, sigue siendo un gran atraso. Tiene caras que nos asustan cada vez más, enfatizó Berdegué. Se trata, dijo, de un problema persistente y profundo; “no es sólo de dignidad humana y justicia social, sino que está en la raíz de muchas crisis de las sociedades: el narco, conflictos sociales, deterioro de recursos naturales, migración de millones de personas, conflictos políticos”.

El grupo de trabajo, formalizado hace unos días, integra a 25 miembros de los sectores público, privado, social y académico. Al mismo tiempo que se desarrolla el proyecto en México se harán otros similares en Colombia, El Salvador y Ecuador.

El proyecto

Berdegué detalló que la idea principal en cada uno de los países es que la pobreza rural es un asunto que no se resolverá mientras no se aborde con un consenso nacional. Más que hacer diagnósticos, el proyecto pondrá el acento en tratar de facilitar un diálogo de confianza.

Explicó que se seleccionaron esos cuatro países porque tienen niveles importantes de pobreza rural, y en los que, independientemente de lo que opinemos de sus políticas, hacen un esfuerzo significativo.

México ha intentado una gran cantidad de programas, proyectos y estrategias. Sin embargo, el problema está allí y no cede. Las políticas y los programas son importantes, pero no darán fruto si no repensamos en un abanico más amplio de ideas, de entendimientos, de voluntades.

En la región, la pobreza rural no está cediendo, no retrocede con la velocidad y la profundidad que necesitamos y que requieren no sólo las familias pobres, sino los países, señaló.

La pobreza rural está en la base de la desesperanza, del sentido de exclusión que millones de jóvenes mexicanos y latinoamericanos sufren, de la violencia, conflictos sociales y políticos en México y otros países.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario