14/01/2011

Funcionarios no descartan que los números altos puedan usarse para falsear la realidad

Al Ejecutivo no le cuadran las cifras sobre homicidios dolosos

En cuatro años, Presidencia, Cisen, SSP federal y PGR han ofrecido cifras contradictorias

Posible, que las utilicen próximamente para sostener que disminuyó la violencia, señalan

Gustavo Castillo García
Periódico La Jornada
Viernes 14 de enero de 2011, p. 5

Las estadísticas gubernamentales acerca de los homicidios dolosos presuntamente cometidos por el crimen organizado (ejecuciones) no cuadran. Los datos difundidos durante cuatro años por la Presidencia de la República, el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal y la Procuraduría General de la República (PGR) se contradicen.

Un ejemplo: en diciembre de 2010, el titular de la PGR, Arturo Chávez Chávez, informó que del primero de diciembre de 2006 al 30 de noviembre de 2010 sumaban 30 mil 196 casos. Un mes después, el vocero del gabinete de seguridad nacional, Alejandro Poiré Romero, aseguró que en el mismo periodo se habían contabilizado 34 mil 416 asesinatos de ese tipo.

Eso significa que 4 mil 416 casos habrían ocurrido en diciembre del año pasado. Sin embargo, la base de datos dada a conocer el pasado miércoles por el gobierno federal señala que en diciembre de 2010 sólo se cometieron mil 144 homicidios dolosos.

Las cifras oficiales son confusas: su banco de datos marca con cero los casos en que no se reportó ningún homicidio doloso; pero existen muchos casos de municipios de Oaxaca y Querétaro, sólo por citar dos, en los que no se tuvo información; eso ocurrió, por ejemplo, en agosto de 2010.

Datos oficiales y periodísticos

Las estadísticas resultan aún más contradictorias cuando se comparan con los conteos periodísticos. En el caso de este diario, los registros de diciembre de 2006 a diciembre de 2010 arrojan 28 mil 801 asesinatos presuntamente cometidos por el crimen organizado, contra los 34 mil 612 que reportó el miércoles Poiré.

Respecto de las contradicciones oficiales, funcionarios del gabinete de seguridad nacional no descartaron que las altas cifras gubernamentales pudieran ser utilizadas en los próximos dos años para sostener, sin que sea verdad, que disminuyó la violencia y se paralizó a las organizaciones criminales.

En ese contexto, las fuentes consultadas recordaron que en 2007 la SSP federal dio a conocer un informe denominado Estudio de las ejecuciones, primer año de gobierno diciembre 2006-noviembre 2007.

En el documento, la dependencia que dirige Genaro García Luna informó que en ese periodo se cometieron 2 mil 561 ejecuciones. Pero la base de datos del gobierno federal que dio a conocer Poiré Romero reportó 2 mil 888.

A su vez, los conteos de La Jornada, sustentados en las notas periodísticas diarias, registraron 560 asesinatos en diciembre de 2006 y 3 mil 537 de enero a diciembre de 2007.

Los registros de este diario refieren que en 2008 ocurrieron 5 mil 903 casos; en 2009, 7 mil 42, y en 2010, 11 mil 759, y durante la gestión de Felipe Calderón han ocurrido 28 mil 801 casos.

Las cifras que ofreció el gobierno federal en su base de datos señalan que en 2008 hubo 6 mil 837 casos; en 2009, 9 mil 614 y el año pasado 15 mil 273, para un total de 34 mil 612.

Sin embargo, un reporte oficial elaborado por el Centro de planeación, análisis e información para el combate a la delincuencia (Cenapi), refería: en 2007 se cometieron 2 mil 712 homicidios; en 2008, 6 mil 262, y en 2009, 8 mil 10 muertes violentas.

Supuestamente la base de datos elaborada por el gobierno federal, que puede consultarse en la página de Internet de la Presidencia de la República, tiene la finalidad de dar seguimiento al fenómeno de la violencia asociada a la delincuencia organizada, y se instruyó a las dependencias del gobierno federal con competencia en la materia, desarrollar un registro sistematizado y confiable de los homicidios generados en este contexto.

Para esa finalidad se creó un grupo de trabajo interinstitucional cuyo objetivo es recopilar, integrar y discriminar información de sus respectivas instituciones, con el propósito de crear una base de datos confiable que coadyuve a la generación de análisis oportuno de la delincuencia organizada, señalan las razones y metodología de la base de datos.

Sin embargo, al consultar las estadísticas gubernamentales y solicitar datos específicos, el sistema proporcionó cifras contradictorias, ya que el mismo día que se dio a conocer la base de datos se solicitó información acumulada de todas las entidades de 2006 a 2010 y el sistema se bloqueó.

Además, como se reportó también, en otro caso se solicitaron datos de 13 entidades, entre ellas el Distrito Federal, de 2006 a 2010, y en una primera búsqueda para la capital mexicana se reportaron 3 mil 345 casos en 2008, pero en otra petición se obtuvieron 144 asesinatos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario