13/01/2011

La agresión se suscitó luego de que "se hicieron de palabras", sostiene

Susana Chávez bebía con sus asesinos: fiscalía del estado

La activista social fue sepultada ayer en el panteón Tepeyac, de Juárez

Foto
Susana Chávez
Rubén Villalpando
Corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 13 de enero de 2011, p. 17

Ciudad Juárez, Chih., 12 de enero. El titular de la Fiscalía General del Estado (FGE), Carlos Manuel Salas, dio a conocer que la activista y poeta Susana Chávez, a quien se le atribuyen las frases ni una muerta más y he perdido la cuenta de tus huesos, asesinada el jueves anterior, murió a manos de tres varones –entre ellos un menor de edad– con quienes ingirió bebidas alcohólicas y con los que aparentemente sostuvo una discusión.

La FGE dio a conocer la semana pasada la detención de Rubén Cárdenas de la O, El Balatas, como presunto responsable del homicidio de Susana, localizada sin vida a las 00:41 horas del 6 de enero anterior en la esquina de las calles Cristóbal Colón y Ramón Corona, de la colonia Cuauhtémoc. El Balatas, detenido el viernes anterior, fue acusado junto con sus cómplices Aarón Roberto Acevedo Martínez, El Pelón, y a Carlos Gibrán Ramírez Muñoz, El Pollo, arrestados ese mismo día.

Las autoridades investigadoras indicaron que los presuntos responsables se encontraban bajo la influencia de agua celeste –derivado de la efedrina, que se consume inhalado o bebido– y alcohol.

Los tres implicados afirmaron que el 5 de enero estaban en compañía de El Balatas, quien los invitó a su casa, ubicada en Cristóbal Colón y Ramón Corona. “Aproximadamente a las 22 horas se les acabaron las bebidas y fueron a comprar más a una tienda de conveniencia, y al salir de la tienda se encontraron a una femenina que no conocían, quien al parecer se encontraba tomada; abordándola El Balatas, quien la invitó a la casa a tomar cervezas y ésta dijo que sí”, cita una ficha informativa de la FGE.

“Al llegar todos a la casa que se encontraba en resguardo de El Balatas empezaron a platicar, a bailar y a tomar bebidas embriagantes, al pasar las horas se hicieron de palabras con la mujer, ya que los ofendió, y entre los tres la llevaron a la regadera, en donde le cubrieron el rostro con cinta adhesiva en color gris y la empezaron a ahogar, hasta asfixiarla”, se agregó.

“Después, entre Sergio Rubén Cárdenas y Aarón Roberto Acevedo, para simular una muerte tipo ejecución, le amputaron la mano con un serrucho que encontraron en la vivienda”, señala el comunicado.

De acuerdo con la ficha informativa, entre los tres arrastraron el cuerpo, lo sacaron de la vivienda y lo dejaron en el cruce de las calles Cristóbal Colón y Ramón Corona; después Aarón Roberto Acevedo Martínez y Carlos Gibrán Ramírez Muñoz se fueron cada uno a sus casas. Sergio Rubén Cárdenas de la O se quedó deambulando por la escena del crimen y olvidaron la mano cercenada de la víctima en el interior de la vivienda.

Agentes policiacos localizaron la extremidad amputada y la decomisaron, junto con el cuerpo de Chávez. La necropsia estableció que la causa de muerte fue asfixia por sofocación, y descartó que sufriera un ataque sexual.

Este jueves 13 se realizará la audiencia de vinculación a proceso contra los tres involucrados, informó la FGE.

Los padres de la activista y escritora juarense Susana Chávez exigieron a las autoridades estatales cadena perpetua para los homicidas, y lamentaron la violencia que la ciudad padece.

Mi hija no merecía morir así. Ella era una mujer que amaba a la ciudad y a todos sus amigos; nunca hizo mal a nadie y siempre se mantuvo interesada en colaborar con movimientos sociales, dijo la madre de Susana, mientras se velaba el cuerpo en la vivienda de la hoy finada en la colonia Cuauhtémoc, una de las más tradicionales de Juárez.

Susana fue sepultada la tarde de este miércoles en el panteón Tepeyac, luego de una misa de cuerpo presente y un recorrido de su féretro por calles de Juárez. En el último post en su blog www.suchaca.blogspot.com, el 29 de julio de 2010, escribió: Sentí dolor antes de que se recrudeciera toda la violencia que estamos viviendo los ciudadanos de esta mi natal Juárez. Pero ahora siento vacío, desamparo e impotencia, supongo que como muchos. Pensar en mejorías para mí está en verde, pero la esperanza la tengo aun porque soy mujer de fe. ¡Viva Juárez!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario