13/01/2011

Guarda minuto de silencio en la sesión de la Comisión Permanente

Diversas organizaciones sociales ponen en duda la versión oficial del crimen

Enrique Méndez y Víctor Ballinas
Periódico La Jornada
Jueves 13 de enero de 2011, p. 17

Con un minuto de silencio, la Comisión Permanente del Congreso de la Unión lamentó el asesinato de la activista social y poeta Susana Chávez, quien fue asesinada en Ciudad Juárez, Chihuahua. En tanto, organizaciones de derechos humanos consideraron que la versión de la fiscalía del estado en el sentido de que el crimen sobrevino por una riña con tres jóvenes drogadictos y no por el activismo de Chávez es poco creíble, por el perfil de la víctima.

Al inicio de la sesión de la Permanente, el presidente de la mesa directiva, Jorge Carlos Ramírez Marín (PRI), expresó la consternación del Congreso por el asesinato de la activista, quien trabajó por el esclarecimiento de los feminicidios en la entidad y fue la autora de la frase Ni una muerta más.

El legislador expresó la calidad del activismo de Susana Chávez en favor de las mujeres de Ciudad Juárez y su lucha por esclarecer los feminicidios, y exaltó su trayectoria como escritora y poeta.

Para honrar la memoria y el impulso y causa de la señora Susana Chávez, pido a todos ustedes ponernos de pie y guardar respetuosamente un minuto de silencio, dijo Ramírez Marín, quien también expresó las condolencias de la Permanente por el fallecimiento de la hermana del senador Carlos Aceves del Olmo, Rosa María Aceves, y de la madre del diputado Jorge Juraidini, Petruca Rumilla.

El cuerpo de Susana Chávez, de 36 años, fue localizado el jueves 6 de enero y trasladado al servicio forense de Juárez, en calidad de desconocida, y su cadáver fue identificado el lunes por sus familiares.

Por su parte, Alma Gómez, coordinadora del área de educación del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres, recordó que según datos del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas, de cada cinco asesinatos de defensores de esas garantías en el país, tres de ellos ocurren en Chihuahua, lo cual habla de la situación particularmente grave que se vive en la entidad.

Las declaraciones del presidente del Congreso estatal (Enrique Serrano Escobar), en el sentido de que las organizaciones de derechos humanos queremos lucrar con la figura de Marisela Escobedo, son los mismos argumentos que pensábamos ya desterrados, y hoy nuevamente son la justificación de las autoridades, apuntó.

Al entorno de inseguridad, ahora se le suman concepciones de este tipo, en donde casi nos dicen que estorbamos, que mejor nos vayamos a rezar a la catedral. Por un lado tenemos rabia e impotencia, pero por el otro un sentimiento de que no nos vamos a dejar. El Estado tiene la responsabilidad de proteger a todos, y no sólo buscar pretextos para no cumplir con su trabajo.

Por su parte, el coordinador general de la Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos Humanos, Felipe Ruiz, señaló que la versión de la fiscalía chihuahuense sobre el asesinato de Susana Chávez no es creíble, ya que dicha interpretación no corresponde con el perfil de la activista.

Aunque admitió que no podía asegurarlo con total certeza, Ruiz consideró altamente probable que su muerte se haya debido a su trabajo de promoción de los derechos humanos, y no a una riña casual con tres jóvenes drogados.

“Es triste, pero creo que vamos a continuar bajo este régimen de violencia, impunidad e inseguridad. Los feminicidios siguen prevaleciendo en el estado, y el miedo entre la gente cada vez es mayor”, lamentó.

Con información de Fernando Camacho

No hay comentarios.:

Publicar un comentario