22/10/2010

Diputados denuncian intento de pevemistas y priístas de dar un nuevo golpe al IMSS

Rechazan propuesta de que el instituto entregue vales de medicinas si no surte recetas



Roberto Garduño y Enrique Méndez
Periódico La Jornada
Viernes 22 de octubre de 2010, p. 14

El creciente deterioro de los servicios que presta el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y los afanes del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) de cumplir su promesa de campaña de entrega de vales de medicina propició que, por vez primera en la actual legislatura, los partidos de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Acción Nacional (PAN) impidieran a la mancuerda priísta-pevemista dar un paso más en el proceso de desmembramiento y privatización del instituto.

Mientras los diputados de PRD y PT tomaron la tribuna del salón de plenos para denunciar que PRI y Verde querían asestar un golpe más a los derechohabientes del IMSS, al pretender que éstos obtengan en las grandes cadenas y corporaciones farmacéuticas los medicamentos con que no cuenta el instituto, el PAN optó por hacer vacío a la votación nominal que ordenó el presidente de la mesa directiva, Jorge Carlos Ramírez Marín, y consiguió que se decretara falta de quórum en el salón de plenos y, en consecuencia, se diera por concluida la sesión de ayer.

El jaloneo

El conflicto se inició luego de que el vicecoordinador del PVEM, Pablo Escudero, planteó una adición a la reforma del artículo 91 de la Ley del Seguro Social, con el fin de que cuando las farmacias del instituto no cuenten con el abasto suficiente, las recetas se surtirán utilizando cualquier medio de cambio electrónico o convencional, como vales, bonos, tarjetas o algún otro mecanismo oficial que se entregará al asegurado.

De inmediato sobrevino una larga serie de alegatos contra la propuesta promovida por PVEM y PRI, partidos que hasta ese momento manifestaban contar con el respaldo del PAN.

El argumento principal en el salón de plenos se decantaba por ampliar el presupuesto del Seguro Social, fortalecer el ramo de medicamentos, y no permitir la compra externa de éstos.

La inconformidad contra la propuesta se manifestó con la inclusión de una solicitud de moción suspensiva registrada en el orden del día por la perredista Teresa Incháustegui. No obstante, a la hora de su turno la legisladora no se encontraba en el salón de pleno y la protesta formal y parlamentaria quedaba en el limbo.

Entonces Porfirio Muñoz Ledo aseveró que la naturaleza del IMSS ha sufrido dos graves ataques, el primero de los cuales fue la construcción de las Afore, ya que la capacidad de expansión del instituto se acabó con la creación de las mismas. El segundo es otra reforma, en los hechos criminal: el haber subrogado las guarderías. La guardería no es un beneficio social, es un seguro obligatorio que tiene que ser prestado de modo directo.

Muñoz Ledo dio muestra de su experiencia parlamentaria al ocupar la tribuna durante 36 minutos, ya que aceptó, con la venia de la presidencia camaral, cuanta pregunta se le formuló desde las bancadas del PRD y el PT, lo cual provocó nerviosismo entre priístas y verdes.

Pablo Escudero discutía acaloradamente con el panista Roberto Gil, quien mantuvo la postura de no ir en conjunto con los pevemistas, sobre todo porque la conducción de la bancada blanquiazul se encontraba acéfala a causa de una afección de salud de la coordinadora, Josefina Vázquez Mota. También al centro de las curules, Beatriz Paredes y Francisco Rojas buscaban salidas al entuerto en que los metió el PVEM.

De pronto las bancadas del PRD y PT se apoderaron de la tribuna. Ahí el presidente de la mesa directiva, Jorge Carlos Ramírez Marín aguantó los embates de Leticia Quezada y Agustín Guerrero, quienes pretendían arrebatarle el micrófono de la presidencia. Con dificultad el priísta ordenó que se sometiera a votación nominal la adición propuesta por Pablo Escudero.

En ese momento, Alejandro Encinas, coordinador del PRD, negoció con el PAN que definitivamente no votara en favor del vale de medicinas.

A esa postura se sumaron perredistas, petistas y un sector importante de priístas.

Al concluir el tiempo de la votación el número total de votos llegó a 179, de los que 158 fueron a favor por 21 en contra. Ese número no era suficiente para alcanzar el mínimo de 251 requerido por la ley, por lo cual Jorge Carlos Ramírez Marín decretó el final de la sesión y convocó para el martes próximo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario